La liberación del ex presidente Alemán y la reactivación del Parlamento evidencian un «pacto secreto»

Los medios anunciaban unas negociaciones para "ceder" la supremacía a los sandinistas de la Asamblea Legislativa a cambio de el sobreseimiento definitivo de la condena del ex gobernante

EFE |MANAGUA
Arnoldo Alemán, presidente entre 1997 y el 2002, fue condenado a 20 años de cárcel en el 2003 por fraude contra el Estado y otros cargos de corrupción y cumplía su condena sin poder salir del país en su finca de las afueras de Managua. /Reuters/
Arnoldo Alemán, presidente entre 1997 y el 2002, fue condenado a 20 años de cárcel en el 2003 por fraude contra el Estado y otros cargos de corrupción y cumplía su condena sin poder salir del país en su finca de las afueras de Managua. /Reuters

Las casi simultáneas decisiones de liberar al ex presidente Arnoldo Alemán, condenado a 20 de cárcel por corrupción, y la reactivación del Parlamento, donde sus seguidores protestaban los pasados comicios municipales, evidencian denunciado "pacto secreto" con el que el Gobierno sandinista se ha hecho con el control del Legislativo.

Medios de prensa locales, analistas políticos y comentaristas ventilaron durante toda esta semana las negociaciones que adelantaban los intermediarios de Alemán con el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional para "ceder" la supremacía liberal en la Junta Directiva de la Asamblea Legislativa a cambio del sobreseimiento definitivo de la condena del ex gobernante.

A pesar que el propio Alemán ha asegurado en un comunicado que su exigencia de libertad no era parte de ninguna negociación, la decisión de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia se registraba como la luz verde para que, tras más de dos meses de inactividad, el Parlamento eligiera una nueva junta directiva y de respaldo sandinista.

Aunque la presidencia de ese órgano rector es sandinista desde su primer periodo, iniciado en el 2007, el partido en el poder no contaba con el apoyo de todos sus siete integrantes.

Una balanza a favor de los sandinistas

Y con sólo dos miembros de la nueva junta nominalmente sandinistas, el presidente, René Núñez, y la segunda secretaria, Alba Palacios, han conseguido que la balanza política les favorezca con el apoyo de dos miembros del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) de Alemán, dos de la Alianza Liberal Nacionalista y un tránsfuga del Movimiento Renovador Sandinista (MRS) que respalda al Gobierno como "independiente".

No se ha considerado en la elección de la Junta Directiva ni al antisandinista MRS, con tres diputados en la Asamblea, ni a la denominada Bancada Democrática, cuyos 15 representantes siguieron a Eduardo Montealegre cuando fue expulsado del ALN, a mediados de febrero del 2008.

Montealegre, candidato a la alcaldía de Managua con el movimiento "Vamos con Eduardo", en alianza con el PLC, ha encabezado una intensa campaña de denuncia por fraude en las elecciones del pasado 9 de enero, de la que se hicieron eco los diputados liberales y provocó la desconfianza de la comunidad internacional y algunas sanciones económicas contra el gobierno de Managua.

Esta misma mañana el político opositor daba un espacio a la posibilidad de que los rumores de pacto entre Alemán y el presidente, Daniel Ortega fueran falsos, con un voto de confianza en la nueva junta directiva, en la que esperaba estuviera representada su formación o encabezada por un liberal.

Condenado por fraude contra el Estado

Arnoldo Alemán, presidente entre 1997 y el 2002, fue condenado a 20 años de cárcel en el 2003 por fraude contra el Estado y otros cargos de corrupción y cumplía su condena sin poder salir del país en su finca de las afueras de Managua.

En el 2007, tras rechazar la configuración de los Comités del Poder Ciudadano (CPC), órganos de gobierno popular que controla Rosario Murillo, esposa de Ortega y portavoz de su gobierno, la Corte Suprema de Justicia, en la que hay una mayoría de magistrados designados por los sandinistas, le revocó el beneficio de país por cárcel y le recluyó a su hacienda "El Chile".

Aunque en enero del 2008 se le restituyó la condición de libertad dentro del país, Alemán reclamaba el sobreseimiento total de su caso y se autoproclamó "rehén" del gobierno sandinista. En círculos políticos se considera que su decretada libertad ha sido un regalo de cumpleaños para que celebre los 63 que cumple el próximo 23 de enero.