Aumenta la preocupación por el paro

Crece el número de las personas que se declaran católicas en tiempos de crisis

REDACCIÓNMADRID
Decenas de personas esperan a las puertas de una oficina de empleo en Madrid./ Afp/
Decenas de personas esperan a las puertas de una oficina de empleo en Madrid./ Afp

La preocupación de los españoles por el desempleo no toca techo en las encuestas del CIS y ha subido un punto más en su último barómetro de diciembre hasta una nueva cota histórica, ya que el 72,5% de los ciudadanos lo considera el principal problema.

Únicamente se ha moderado la preocupación sobre los problemas de índole económica, que aunque continúan como la segunda inquietud ciudadana, mencionada por el 54,6%, ha bajado 3,5 puntos respecto al anterior barómetro. No obstante, la visión que los ciudadanos tienen sobre la situación económica continúa deteriorándose, ya que el 66,8% la califica como "mala" o "muy mala" y además un 46,6% pronostica que en un año estará peor.

El muestreo, realizado entre el 3 y el 10 de diciembre, justo después del asesinato de Ignacio Uria a manos de ETA, sitúa el terrorismo como tercer problema, citado por el 29%, cifra que supone un repunte de 7,3 puntos. También se acababan de conocer los datos del desempleo de noviembre, cuando el número de parados aumentó en 171.243 y la cifra global de personas sin trabajo se aproximaba a los tres millones.

La vivienda preocupa menos

El barómetro de diciembre señala que tras el paro, los problemas económicos y el terrorismo, la inmigración es la siguiente preocupación de los encuestados, citada por el 19,5%; baja ocho décimas respeto al mes anterior. La inquietud por la vivienda continúa descendiendo, y queda en quinto puesto, con un porcentaje del 15,5, coincidiendo con la bajada de los tipos de interés y la caída del precio de los pisos.

Cuando se pregunta a los ciudadanos por las cuestiones que más les afectan personalmente, el 49,2% cita los problemas económicos, el 37,2% el desempleo (2,4 décimas más que en noviembre) y el 14,4% la vivienda.

De la economía en general el 66,8% de los encuestados opina que está "mal" o "muy mal"; sólo un 3,7% dice que está "bien" o "muy bien" y el 28,8% la define como "regular". Con vistas al futuro, los más pesimistas con la economía, que en noviembre sumaban el 43,7%, suben al 46,6%. Al mismo tiempo se reduce el número de los que confían en una mejoría, al pasar de un 14 a un 12,7%; quienes piensan que la coyuntura económica no cambiará son el 32,6%.