Las enfermedades asociadas al frío obligan a abrir un ala cerrada del Perpetuo Socorro

EVARISTO F. DE VEGA

La ola de frío que azota a la región desde hace días ha obligado al Servicio Extremeño de Salud a abrir un ala del hospital Perpetuo Socorro que sólo se utiliza cuando la demanda de camas aumenta de forma considerable. El dato fue facilitado ayer por el gerente del área de salud de Badajoz, Carlos Gómez, quien no pudo confirmar si la epidemia de gripe que afecta a otras zonas de España ha influido en esta medida. «Aún no tengo datos epidemiológicos sobre la gripe, pero el Servicio de Vigilancia Epidemiológica no ha detectado todavía una epidemia de gripe». De momento son las personas de mayor edad con broncopatías y problemas de insuficiencia cardiaca quienes más se han visto afectadas por el frío, provocando ingresos que no se dan en otros momentos del año. «El ala de hospitalización que hemos abierto estos días está en la cuarta planta y cuenta con 25 camas». Gómez también afirmó que durante la Navidad han sido cerradas la UCI del Perpetuo Socorro y los quirófanos que se utilizan para hacer operaciones programadas, una medida que también se adopta en verano para facilitar que el personal se coja las vacaciones sin perjudicar a esos servicios.