Rosendo y Amaral se lo guisan

30 músicos, entre ellos 'Uoho' de Extremoduro, se ponen el delantal

ITSASO ÁLVAREZ
Ella preparó unos fideos con almejas y él, su plato preferido, el pisto manchego de su madre./HOY/
Ella preparó unos fideos con almejas y él, su plato preferido, el pisto manchego de su madre./HOY

Para cocinar el pisto manchego, su plato preferido, Rosendo tuvo que pedir sopitas a Aurelia, su madre. A Eva Amaral le salieron los fideos con almejas para chuparse los dedos. Álvaro Urquijo reveló el secreto culinario de esos lomitos de merluza con espárragos y gulas que prepara en las grandes ocasiones. Carlos Tarque sorprendió con un guiso que probó en Nueva Orleáns, el arroz jambalaya, e Iñaki 'Uoho' Antón completó el menú con un conejo en salsa al estilo Extremoduro. Y así, hasta 43 recetas 'rockeras'. Sara Íñiguez, conocida como Rubia, ha compartido en los últimos dos meses mesa y mantel con una treintena de artistas y ha reunido este menú musical en 'Recetas del Rock'N'Roll', que hoy presenta la Fundación Autor de la SGAE. «Los músicos de rock cocinamos, quizás con más razones que otros profesionales. Primero, de gira se come poco y mal; segundo, cuando no se está de gira, se tiene mucho tiempo libre para estar en casa. El tiempo, esa es la clave de la buena cocina. Algunos, incluso, tras el hartazgo de los sándwiches de los cáterings y las bolsas de patatas de las gasolineras se convierten en maravillosos cocineros», explica la autora, que también quiso meterse entre fogones para preparar un curry vegetariano. Aunque ahora, «después de tanto probar, me he puesto a dieta». Miembros de bandas tan populares como Lori Meyers, Deluxe, Tulsa, Extremoduro, Pereza, Los Planetas, Tequila, M-Clan, La Cabra Mecánica, Jarabe de Palo, Zodiacs, Elastic Band, Amaral, The Phantom Keys, Burning, Los Secretos, Mago de Oz, y personajes tan 'sui generis' como Ramoncín, Pablo Carbonell, Silvia Superstar, Rosendo o Coque Malla cuelgan la chupa y se ponen el delantal para desvelar sus más íntimos secretos... culinarios. ¿Y los hay gourmets!