«Nos guste o no, la refinería ya ha sido juzgada por los electores»

«No vengo a hacer lo mismo que se venía haciendo. Creo que la sociedad cambia, que la realidad extremeña va cambiando y que los partidos se tienen que ir adaptando a la realidad»

ANTONIO CID DE RIVERA A. C.
José Antonio Monago durante un momento de la entrevista en Badajoz./ JOSÉ VICENTE ARNELAS/
José Antonio Monago durante un momento de la entrevista en Badajoz./ JOSÉ VICENTE ARNELAS

Cambio de rumbo. El PP de Extremadura elegirá el próximo sábado a quien va a dirigir sus designios los próximos cuatro años. José Antonio Monago, hoy por hoy único aspirante con avales suficientes para ser presidente regional del partido, propone una manera muy distinta de liderar la oposición en Extremadura. -¿Va a ser usted presidente del PP de Extremadura? -Todo parece indicar que sí; mentiría si dijera lo contrario. Hay un proceso previo de obtención de avales, que es una condición para ser candidato a presidente y por el número de avales que yo tengo, que está en torno al 90%, todo parece indicar que sí. -El otro candidato, Pedro Acedo, dice que no va a tirar la toalla. -Bueno, aquí hay unas normas que vienen fijadas en los estatutos del partido y deberán cumplirse. -¿Hoy por hoy se puede decir que el único candidato que tiene los avales es usted? -Sí. Para ser candidato hay que tener 106 avales y que no estén duplicados. Si las matemáticas siguen siendo como eran cuando yo iba al colegio no hay margen. Hay 520 avales en juego y de ellos tengo algunos más de 450. Quedan libres unos 70 y para llegar a 106 hay un déficit importante. -¿Y por qué este follón con hasta cuatro candidatos? -Es normal que cuando un partido está en la oposición, y sobre todo tanto tiempo, haya más de un candidato. Cuando se está en el gobierno, en cambio, sólo uno. -¿Por qué no se ha intentado una candidatura de consenso? -Yo he dado muchos pasos para que sea así y, de hecho, nombres que han salido a la palestra como Teresa Angulo, Luis Alfonso Hernández, Bibiano Serrano o Javier Casado se han unido en torno al proyecto que yo quiero liderar. Lo que pasa es que no hemos podido conseguir un pleno. -¿Cómo está el PP ahora? -El PP cuenta con una gente maravillosa, sobre todo en los pueblos. Son personas que llevan mucho tiempo esperando un cambio en la región y dando su confianza a sucesivos presidentes regionales. Yo he notado ilusión ahora en todas las comarcas que he visitado y han sido muchas. Esa es nuestra principal fortaleza, que después de 26 años sin gobernar en la región tengamos representación en todos los pueblos de Extremadura. -¿Y usted no cree que su partido entró en una crisis en 2007, tras perder las elecciones, y aún no se ha recuperado? -Puede que el anuncio de la no continuidad de Carlos Floriano generara muchas incertidumbres, pero eso es muy lógico en una organización. Cuando no se sabe quién va a recoger el testigo de la dirección de un partido, es normal que haya incertidumbres. Lo contrario hubiera sido sorprendente. -Ha habido militantes como Luis Ramallo que han dicho que el PP debería llamarse POP, partido de la oposición permanente. -Hacer chascarrillos sobre nuestra formación no contribuye a hacerla crecer, flaco favor se le hace de hecho. Por el respeto que le tengo a Luis porque fue antecesor de esta posición que yo pretendo ocupar ahora, no voy a hacer valoraciones a ello. -¿Se rebela usted ante posiciones conformistas, algo que le han echado en cara al PP los últimos años? -Eso es algo que hay que pedirle a cualquiera que quiera liderar este proyecto, el no conformismo, pero yo vengo de un ayuntamiento ganador. Si algo sé, y he aprendido en los últimos años, es a ganar elecciones. En el ámbito local, pero ganar. Por tanto, no vengo a hacer más de lo mismo ni a cubrir una etapa. Mi objetivo es trabajar con mucha intensidad hasta las elecciones de 2011 y presentar una opción ganadora. -¿Se han hecho las cosas mal? -Ha habido cosas que se han hecho mal y no pasa nada por reconocerlo. Yo creo que no hemos conectado con la calle, no hemos conectado con la gente, hemos tenido muchos problemas de comunicación, quizás porque nos hemos dedicado a debates que no le interesaban a la sociedad extremeña. Creo que a la sociedad extremeña lo que le preocupa en estos momentos es el empleo, fundamentalmente; la agricultura y la ganadería, la vivienda, las infraestructuras, la educación y la sanidad. Y poco más. A eso voy a dedicar todas mis energías, lo demás considero que es distraer la atención de los ciudadanos. -¿Qué opinión tiene de Carlos Floriano? -Creo que se ha dejado el pellejo en el intento y, por eso, me merece todos los respetos. En la vida a veces no sólo basta con trabajar, hay que tener suerte. -¿Qué diferencia va a haber entre la gestión de Carlos Floriano y la de José Antonio Monago? -Vamos a cambiar muchas cosas. A mí me gusta mucho trabajar en equipo, creo que quien represente al PP no debe ser una persona que vaya adelante para que los demás vayan detrás, el modelo tradicional de liderazgo del PP en Extremadura. Quiero que se identifiquen los equipos y las personas que están al frente. Me refiero a equipos en el campo territorial, el de la comunicación, la organización... etc. Si la gente identifica que la alternativa al modelo socialista no es una persona sino un grupo de personas que está preparado para poder gobernar, podremos generar confianza. -¿Cree posible ganar? -Ya se ganó en una ocasión. Fue en las elecciones generales del 2000 donde el PP fue el partido más votado en Extremadura. Hay recorrido, hay gente que en un momento determinado votó más al PP que al PSOE porque se le ilusionó en el contexto nacional. Eso quiere decir que hay un buen número de votantes que, llegado el caso, puede darnos su apoyo. -Entonces eso que decía Alfonso Guerra de que en Extremadura da igual a quién presenten porque esta región es socialista... -No me lo creo. Eso se decía de Badajoz cuando en 1987 había sólo ocho concejales del PP de un total de 27. En 1991 subimos a 10 y en 1995 obtuvimos la mayoría absoluta, y hasta hoy. Los territorios son de quien los gana, pero predeterminar la posición de la gente es un poco absurdo. Vara e Ibarra -¿Qué propuesta le puede hacer a la gente para que confíen en usted y no en Vara? -El proyecto de Vara no es nuevo, sino que continúa con la tradición de Ibarra, un modelo que lleva ya muchos años y, en consecuencia, está agotado. Prueba de ello es que, a pesar de la ingente cantidad de dinero que ha llegado de Europa, con ayudas a todos los sectores, seguimos liderando las posiciones más negativas en cuanto a índice de bienestar. Los indicadores económicos ahora están resultando especialmente negativos por la situación de crisis en la que estamos, pero con situación de crisis o sin ella lo cierto es que no hemos salido del vagón de cola en 25 años. -¿Qué pueden hacer ustedes? -Mire, el PSOE improvisa sobre la marcha y así lleva 25 años. El modelo económico debe pensarse, plantearse al inicio de cualquier proyecto político y no actuar al son de los vaivenes. Se han perdido muchas oportunidades y tenemos que hacer algo porque la cosa no siga así con una generación de políticos de centro derecha con ganas de hacer cosas por Extremadura. Yo creo que los cambios son buenos, siempre traen buenos momentos. En este momento la Junta de Extremadura está como si se hubiera subido a la cabina de un avión y tuvieran todas las luces de alerta encendidas y están viendo a ver cómo no se estrella el aparato sin saber a dónde atender. Personas distintas -¿Ve igual a Ibarra que Vara? ¿No cree que son muy distintos? -En la estética o el envoltorio sí, son caracteres o personalidades distintas, pero en el fondo, el modelo y los pilares del gobierno, son exactamente los mismos. -Vara ha impuesto un modelo de diálogo y pacto constante con la oposición. ¿Le parece bien? -Por supuesto, yo no tengo ningún problema en hablar. Es más, debe haber espacios para el diálogo y el entendimiento, ahí aspectos fundamentales para el futuro de Extremadura en el que gobierno y oposición deben estar de acuerdo. -¿Qué oposición va a plantear? -No voy a hacer una oposición dura porque sí, ni una oposición blanda tampoco. Voy a hacer oposición, que es lo que nos han encomendado los ciudadanos. Queremos hacer oposición didáctica y pedagógica, que se traslade nuestra forma de ver y de sentir la realidad extremeña. No nos vamos a dedicar sólo a criticar, también vamos a aportar soluciones. La refinería -¿Está a favor de la refinería? -Bueno, hago una reflexión previa. Yo creo que lo de la refinería es algo que ya han juzgado los electores. No estaba en la agenda del anterior programa electoral del PSOE pero sí estaba en éste y han ganado las elecciones. Esa es la realidad, nos guste o no. Segunda cuestión: es verdad que cuando se dice que hay que hacer un modelo alternativo, de energías verdes o limpias, a mí me gustaría que quien lo dijera trajera la empresa. Para hacer la alternativa a un proyecto industrial hay que poner otro encima de la mesa, pero no escribiéndolo en un papel de forma teórica, no, sino diciendo 'éste es el proyecto'. Por todo lo dicho, en estos momentos, habiendo dicho mayoritariamente la gente en la zona sí a la refinería, y no habiendo otros modelos en la zona, el PP yo creo que entiende este asunto como cosa juzgada. -La pregunta era si está a favor de la refinería. -Creo que la refinería si se hubiera podido poner en otro sitio mejor, pero si no hay otro sitio alternativo porque así lo dicen los estudios de empresa, y si cumple además con todos los requisitos medio ambientales, habrá refinería en Tierra de Barros. En un estado de derecho, un señor que presenta un proyecto que cumpla con la normativa tiene que salir adelante. -Pero el PP hizo una apuesta incluso electoral por el no a la refinería. -También lo hizo el PSOE con el no a las nucleares y la central de Almaraz va a renovar su vida útil con el silencio del PSOE. También dijo en su momento 'no' a la OTAN y al final su secretario general fue Javier Solana. -Es un cambio de posicionamiento claro. -Esa es una de las claves de lo que quiero hacer. Por eso le he dicho antes que no vengo a hacer lo mismo que se venía haciendo. Creo que la sociedad cambia, que la realidad extremeña va cambiando y que los partidos políticos se tienen que ir adaptando a la realidad. Es más, y lo he dicho publicamente en reuniones del partido, si no se cambia estaríamos en la Alianza Popular que votó 'no' a la Constitución; y yo no estoy ahí, se lo aseguro. Uno tiene que ver qué está pasando en la sociedad extremeña para adaptarse a los retos del futuro. Los puntos de interés de nuestros jóvenes hoy no son los de hace veinte años y el PP tiene principios esenciales a los que no vamos a renunciar, pero a otras cosas habrá que adaptarse.