La oferta de cine crece con una sala comercial de 700 butacas en Arroyo de la Luz

José Luis Barbero (Cáceres, 1961) se encarga de montar los rollos de películas y colocarlos en el proyector. Es el alma del cine de Arroyo

MARÍA JOSÉ TORREJÓN
EN LA CABINA DE PROYECCIÓN. José Luis Barbero, operador de cabina del cine, monta una película.|JORGE REY/
EN LA CABINA DE PROYECCIÓN. José Luis Barbero, operador de cabina del cine, monta una película.|JORGE REY

«En los multicines de Cáceres se consume cine, aquí se disfruta del cine», asegura Santos Jorna, alcalde de Arroyo de la Luz, sentado en una de las 700 butacas rojas que vertebran la sala del viejo cine Solano de la localidad cacereña. El cine Solano ya no es ese edificio decadente en el que varias generaciones de arroyanos descubrieron los encantos del séptimo arte. Ni siquiera se llama así. Ahora es el cine-teatro municipal de Arroyo de la Luz. El Ayuntamiento lo compró a la familia propietaria y lo sometió a una reforma integral, que ha costado tres millones de euros y que han sido sufragados por la Junta de Extremadura. El nuevo cine, que ha sabido conservar la estructura y la esencia del antiguo, se inauguró en febrero. Y ahora acaba de estrenar una programación periódica.

Arroyo de la Luz explota su cine como sala comercial y desafía a un sector en crisis. Renueva la cartelera todas las semanas. Las proyecciones son los sábados y los domingos, a las ocho de la tarde. Y la entrada cuesta tres euros. Los títulos seleccionados no son películas de estreno, pero sí largometrajes recientes. Por ejemplo, este fin de semana han proyectado la última entrega de Indiana Jones y la próxima semana llega a esta gran pantalla 'Kung Fu Panda'.

El cine de Arroyo de la Luz amplía la oferta de Cáceres. Un servicio de una localidad de la periferia enriquece el abanico de alternativas de la capital. Situado a 20 kilómetros de la ciudad, el cine de Arroyo ofrece algo que no hay en Cáceres: una gran sala con 700 butacas. En la sala de mayor tamaño de los Multicines La Dehesa -los del centro comercial Ruta de la Plata- caben 381 personas, mientras que la sala más grande de los Multicines Cáceres tiene capacidad para 243 espectadores. La última sala tradicional que tuvo Cáceres fue la del cine Coliseum, que cerró en la década de los noventa. La obra social de Caja Duero ha recuperado el viejo cine Capitol, pero no funciona como una sala comercial. Durante los veranos, acoge un ciclo de cine diario gratuito con títulos recientes y durante el resto de la temporada programa ciclos monográficos.

El nuevo cine Solano es un cine de los de antes pero con todas las comodidades de los de ahora. Conserva su gallinero, tiene calefacción y aire acondicionado bajo los asientos, sistema de sonido dolby-digital y está adaptado a personas con discapacidad.

Cuenta Santos Jorna que ha recibido ofertas de empresas interesadas en explotar el cine pero que, de momento, el Ayuntamiento afrontará la aventura en solitario. No puede ocultar el entusiasmo que le produce haber rescatado de la excavadora un pedazo de la historia de su pueblo. El complejo cultural iba a convertirse en un bloque de viviendas. «La cultura ha vencido al ladrillo», señala. Su idea es sacar el máximo partido a este espacio con una programación paralela de ciclos y talleres.

Aunque la sala de las 700 butacas rojas es la principal instalación del cine Solano, el complejo cultural tiene otros dos espacios. Por un lado, está un coqueto corral de comedias de madera -se abrió al público en 1912 y fue el primer cine del complejo hasta que en 1961 se estrenó la sala grande-, que se destinará a conciertos y a salón de baile para los mayores. El cine-teatro municipal de Arroyo de la Luz también cuenta con un espacio al aire libre, que funciona como cine de verano. Tras permanecer cerrado durante algo más de una década, el viejo cine Solano busca, con aires renovados, una segunda oportunidad.

"Aunque esté en Arroyo, es el mejor cine de Cáceres"

José Luis Barbero (Cáceres, 1961) se encarga de montar los rollos de películas y colocarlos en el proyector. Es el alma del cine de Arroyo. Fue, además, de los últimos operadores de cabina que trabajó en el cine Coliseum de Cáceres.

- Cerró un cine y ha abierto otro. Eso no le pasa a cualquiera...

-Tuve la oportunidad de trabajar en el Coliseum durante el último año que estuvo abierto. Y tuve un buen maestro, el señor Plata. Cuando se cerró el Coliseum, lo sentí mucho. Ahora me alegro de poder estar trabajando en la cabina de proyección del cine de Arroyo y quedar para la historia de este pueblo como el primer operador de este cine. Es el mejor cine que tenemos en Cáceres, aunque esté en Arroyo.

-¿Y qué película le gustaría proyectar?

-'Cinema Paradiso'. Tengo muchas galas de verla.

Fotos

Vídeos