Una victoria para la tranquilidad

El Cáceres 2016 logra ante el Gandía Basquet su primer triunfo en LEB Oro con un juego comprometido y una gran actuación de Brown, secundado por Guaita, English y Williams

C. M. C.
Rod Brown, el mejor del partido, lanza ante la oposición de Jason Robinson./ MARISA NÚÑEZ/
Rod Brown, el mejor del partido, lanza ante la oposición de Jason Robinson./ MARISA NÚÑEZ

El Cáceres 2016 tendrá por fin una semana tranquila tras imponerse ayer al Gandía Basquet y conseguir su primera victoria de la temporada en LEB Oro, un triunfo que sólo peligró cuando el Cáceres se descentró en el tercer cuarto y a ocho minutos del finalel Gandía se puso por delante. El equipo de Piti Hurtado fue mejor, en ocasiones mucho mejor que los valencianos, y remató la faena en una recta final majestuosa (31-16 de parcial) que le permitió terminar el partido con una ventaja, ciertamente algo engañosa, de 17 puntos. Rod Brown, con 20 puntos y 27 de valoración estadística, fue sin duda el hombre de la noche.

El partido comenzó con un intercambio de triples. Los valencianos, por medio de Óscar González y Vrecko, se pusieron 0-6 en el marcador, pero enseguida respondió Guaita y el Gandía desapareció. Desde ahí hasta el minuto siete sólo anotaron un tiro libre, lo que propició que el Cáceres se colocara con un ventajoso 16-7. La estrella visitante, Jason Robinson, no se estrenó hasta el minuto ocho. Las diferencias se mantuvieron y se llegó a final de cuarto con un 21-15 para los locales. En el banquillo, Piti Hurtado había recuperado para este partido la corbata roja que el año pasado se convirtió en parte indisoluble de su imagen.

El segundo cuarto comenzó con los de Víctor Rubio amagando una remontada al cercarse 23-21 en el electrónico. Fue un espejismo. El Cáceres estaba jugando muy serio con un Mike English que parece haberse puesto definitivamente las pilas, ya que en este periodo anotó, recuperó balones, reboteó y, por si fuera poco, se encargó de Robinson en las defensas individuales, que Piti Hurtado iba alternando con zonas, aunque con mejor resultado de las primeras.

Más ventaja

El Cáceres jugaba mejor, pero no lograba marcharse en el el electrónico. De hecho, a dos minutos del descanso ganaba sólo de cinco (40-35), pero una técnica pitada al Gandía fue aprovechada por los locales para terminar este segundo cuarto con una ventaja de 10 puntos (46-36). La grada veía más cerca la primera victoria de la temporada. Mike English estaba ya en el descanso con 11 puntos en su casillero y una fantástica valoración estadística personal de 18. Por parte del Gandía sólo destacaba el base Matías Ibarra, mientras que Jason Robinson se quedaba con unos muy discretos cinco puntos.

Esta vez Rod Brown sí estuvo atinado en las penetracionesque tan mal resultado le habían dado contra el Burgos, y a César Bravo, hasta ahora desafortunado en sus actuaciones con el Cáceres, se le vio por fin más acertado de cara a canasta. También Harper Williams, con siete puntos y tres rebotes, estuvo entre los mejores de la primera mitad.

Tras la reanudación Piti Hurtado repitió cinco inicial. Un dos más uno de Williams aumentaba la ventaja a 13 puntos (49-36), pero entonces apareció Jason Robinson, que comenzó a reducir la distancia con dos canastas consecutivas. A Williams le pitaron pasos en dos ataques seguidos, y los valencianos se pusieron a tres (51-48) a los cinco minutos. Un nuevo triple de Guaita, seguido por una gran canasta en reverso, devolvieron al Cáceres los 10 puntos de margen (58-48) y a la afición cierta tranquilidad, que perdió rápidamente cuando a Guaita y Sanguino les pitaron tres faltas personales incomprensibles.

Mientras el público se encendía, el equipo rival se acercaba a sólo un punto (60-59) a base de tiros libres y un triple a un minuto de final de este tercer cuarto, que acabó 61-59 tras una falta con tiros a Harper Williams.

Comenzaba la recta final y el Cáceres sólo ganaba de dos. Una parte del pabellón culpaba a los árbitros, pero lo cierto es que el Cáceres, una vez más, se había descentrado en un momento crucial del partido y no había sabido administrar su ventaja. Tres canastas consecutivas del Gandía les pusieron por delante (61-65), lo que obligó a Hurtado a pedir un tiempo muerto antes de que la casa se acabara de desmoronar. Y a partir de ahí todo cambió.

Parcial de 14-0

Un nuevo dos más uno de un enchufado Williams interrumpió la racha valenciana, y Guaita volvió a poner por delante al Cáceres (66-65). Faltaban siete minutos para el final y el Gandía tenía a Ibarra y Nelson con cuatro personales. Un triple (otro) de Guaita a 5.26 colocaba de nuevo una ventaja de seis puntos (71-65), y ahora era el técnico visitante quien tenía que pedir tiempo muerto. No les sirvió para nada. Un minuto después el Cáceres ya ganaba de diez (75-65), y Matt Nelson estaba eliminado por cinco faltas personales. Parcial de 14-0. Un triple de Poves ponía un 82-69 con poco más de dos minutos por jugarse. El partido estaba ganado. Sólo había que, esta vez sí, saber administrar la ventaja. El Cáceres lo hizo y logró su primera y merecida victoria en la esta complicadísima LEB Oro.

Fotos

Vídeos