El maestro del grafiti para un hotel

El grafitero más reconocido de España, Suso33, plasma su arte en el muro trasero y el parking del hotel Don Manuel, con la pretensión de convertirlo en una referencia en la ciudad

SERGIO DANIEL BOTE
SUSO33. El afamado artista del grafiti posa tras una de las paredes del aparcamiento que está decorando con sus trazos./J.REY/
SUSO33. El afamado artista del grafiti posa tras una de las paredes del aparcamiento que está decorando con sus trazos./J.REY

Suso33 está reconocido como el número uno del grafiti en España, pero hasta ahora su renombre sólo había llegado de oídas a la ciudad. Esto cambiará, para bien o para mal, una vez que termine la tarea que los promotores del futuro hotel Don Manuel le han encargado: realizar un inmenso mural exterior de 16 por 40 metros que pretende convertirse en su seña de referencia, además de transformar las paredes del aparcamiento subterráneo en algo «vivo y dinámico».

La parte trasera del antiguo colegio San Antonio -cuyo solar ocupará este hotel- lindaba con varias casas casi en ruinas que se intentaron adquirir, sin éxito. Esta circunstancia obligó a que la fachada del nuevo hotel que asoma a la calle San Justo sea un inmenso muro ciego.

Para Pilar Acosta, directora-gerente de la empresa promotora del complejo, Viassa, «había dos posibilidades: intervenir o no intervenir; y nosotros nos decidimos por esta última». Así, encargaron la misión de hacer «algo arriesgado y atrevido» en el muro a Suso33, un artista pluridisciplinar que es capaz de conjugar todas las facetas del grafiti, incluida la académica (no en vano ha impartido conferencias en varias universidades españolas).

Su proyecto es transformar la pared trasera del hotel para «que no sea un muro, sino un gran lienzo». Como inspiración, la propia historia: cientos de niños cacereños que jugaban en el patio del colegio franciscano. El título del mural es 'Cuerpos dinámicos', pues en él Suso33 pretende explotar «la soltura y la espontaneidad del ser humano», a través de una serie de figuras humanoides esbozadas en tonos sepia. Con ello, quiere crear contraste con el predominio de líneas rectas de la arquitectura sobre la que 'grafitea'. Este gigantesco boceto mural es una evocación, según el propio artista, del 'Hombre de Vitrubio' de Leonardo da Vinci.

Para realizarlo, Suso33 se sirve herramientas nada convencionales: una grúa y un fumigador de plagas, que rellena con una mezcla de pintura plástica, látex y acetato de polivinilo (indicada para que dure en el tiempo).

Encaramado en lo alto de su peculiar 'atalaya', dibuja trazos amplios «que puedan tener una lectura visual desde lejos».

De lejos o de cerca, los promotores de esta iniciativa son conscientes del rechazo que puede generar entre los puristas, y más teniendo en cuenta la proximidad con la Ciudad Monumental. Pero el artista lo tiene claro: «quedará perfectamente integrado en el casco histórico». No es la primera vez que plasma su arte en la zona vieja de una ciudad, este mismo verano ha pintado varios solares de la zona histórica de Logroño. Su obra, además, ha ocupado espacios del Museo Reina Sofía, el Thyssen y el Caixa Fòrum.

Un parking humanizado

La intervención de Suso33 en el hotel Don Manuel no se limita sólo al exterior, sino que incluye las paredes del parking subterráneo de dos plantas, de 1 kilómetro de perímetro. «No queríamos un parking al uso», recalca Pilar Acosta, por lo que el artista se encargará de transformar un lugar que suele ser «gris y oscuro» en algo vivo.

Para lograr este objetivo, está recubriendo -humanizando- el aparcamiento con «rostros de personas y degradados de color».

Mediante esta propuesta arriesgada, se pretende que el complejo hotelero sea «un gran referente en la ciudad, la idea es aportar», en palabras de la gerente de Viassa, entusiasta del proyecto.