«Hay críticas que me acusan de germanofilia y otras de lo contrario»

La primera edición de su 'Diccionario sobre el Tercer Reich', que recoge unos 800 términos sobre este periodo histórico, se agotó en las librerías en 15 días

ARACELY R. ROBUSTILLO
SATISFECHO. Gregorio posa contento con la primera edición de su diccionario que ha tenido una gran acogida. / EMILIO PIÑERO/
SATISFECHO. Gregorio posa contento con la primera edición de su diccionario que ha tenido una gran acogida. / EMILIO PIÑERO

Pocos escritores noveles pueden decir que han vendido la primera edición de su libro, unos 8.000 ejemplares en este caso, en tan sólo 15 días. El extremeño Gregorio Torres Gallego, licenciado en Filosofía y Letras, puede apuntarse el tanto con una obra cuanto menos peculiar: un diccionario sobre el Tercer Reich alemán que recoge unos 800 términos y 260 ilustraciones, editado por Susaeta.

Publicado el mes pasado, culmina la labor de investigación y el afán coleccionista de este director de banco afincado en la localidad pacense de Olivenza desde los tres años. El interés de Gregorio por este periodo histórico, que comprende desde 1933 a 1945, le ha llevado a recopilar un gran fondo bibliográfico y visual del que sin duda nacerán futuras publicaciones. El comienzo ha sido sin duda prometedor.

-¿Cómo se le ocurrió la idea de escribir un diccionario del Tercer Reich?

-A mí siempre me ha interesado este periodo histórico. Llevo desde el año 1999 escribiendo artículos para revistas especializadas en historia militar a nivel nacional y después de escribir más de 70, me atraía la idea de hacer algo menos perecedero sobre el Tercer Reich. Pensé que como se había escrito tanto del tema, desde el punto de vista histórico y lineal, tal vez sería novedoso tratarlo desde un formato diccionario. Partí de mi experiencia sobre los problemas a los que me había enfrentado yo a la hora de documentarme sobre el tema.

-¿Por qué ha querido centrarse en estos años (1933-1945)?

-Yo creo que son unos años que no dejan indiferente a nadie y que a todos nos han interesado en algún momento de nuestra vida, aunque en mi caso, no ha sido flor de un día. De hecho, he ido cultivando con el paso de los años ese afán por saber algo más sobre este periodo. Fui 'profesionalizando' mi interés sobre el tema y de ahí ha salido este libro y puede que salga alguno más, porque la editorial ya me ha encargado presentarle alguna prueba más en esta línea y es posible que me publiquen un atlas visual, también de esta época.

_¿La disposición del diccionario obedece a una estructura alfabética tradicional o se ha basado en otros criterios ?

-No, el orden es absolutamente normal: va de la A a la Z, como cualquier otro diccionario. La idea es que se localice con mucha facilidad cualquier palabra, término, expresión, lema o nombre propios. -¿Qué tipo de palabras se pueden encontrar?

-Hay de todo, desde títulos de libros, pasando por películas, lemas, siglas, armas, batallas, lugares....

-¿Cuál era su objetivo a la hora de ponerse a trabajar en el diccionario?

-Que todas esas palabras que aparecen en documentales, libros o películas relacionados con esta época estén al alcance de gente que, en principio, no está familiarizada con este periodo histórico.

-El libro cuenta con 260 ilustraciones, ¿de dónde proceden?

-Tenía, originariamente, unas 400 pero por recortes de maquetación se han quedado en 260. Todas ellas proceden de mis archivos personales. Tengo mucho material de la época: postales, prensa, documento, condecoraciones, fotografías de particulares, libros etc...

-¿Cómo ha logrado reunir esa cantidad de material?

-Como le decía, este es un tema que siempre me ha interesado y debido a que hoy en día, con el tema de Internet se puede acceder a un mercado muy amplio, la verdad es que lo he tenido relativamente fácil. Además, he viajado mucho y he visitado muchos lugares de Europa, de manera que también me ha facilitado bastante la labor. Es cierto que es 'carillo', pero siempre encuentras algo que se puede ajustar a tu presupuesto.

-¿Qué cree que le va a sorprender más al lector?

-Se trata de un trabajo revisionista que no sólo habla de los males del régimen, sino también de otras cosas que tal vez son más desconocidas y que se han pasado por alto. Por ejemplo, el hecho de que los alemanes no fueron los primeros en cometer crímenes de guerras masivos. En uno de los términos se descubre que fueron los polacos los que masacraron a unas mil personas en una fecha tan temprana como es el 3 de septiembre, cuando la guerra no había hecho más que comenzar. O, por ejemplo, que no fueron los alemanes los primeros en bombardear ciudades en retaguardia, si no que fueron los ingleses. También hay otros detalles sorprendentes como que en el año 1938, 20 millones de alemanes tuvieron vacaciones de lujo en trasatlánticos pagadas por el gobierno de la época. Hay muchas curiosidades también relacionadas con la Wolksvagen, que fue una empresa creada por Hitler para que todos los alemanes, independientemente de su poder económico, pudieran permitirse tener un coche en aquella época.

-¿Ha escrito el diccionario pensando en un público determinado?

-La idea ha sido, precisamente, no dirigirlo a ningún público en concreto. Creo que, en ese sentido, he acertado porque el hecho de que se haya vendido en tan corto espacio de tiempo quiere decir que no lo ha comprado solamente la persona estudiosa del tema, si no el gran público. Mi intención es que el diccionario sea una brújula que te ayude a adentrarte en el escabroso mar de la bibliografía sobre la Segunda Guerra Mundial en general, y sobre el régimen nazi, en particular. Hay muchísimo material sobre el tema, pero yo considero que precisamente por ello, lo que le hace falta al gran público es una herramienta para desentrañar los pequeños detalles, una suerte de enciclopedia. Mi idea es que se convierta en una obra de referencia para todo aquel interesado, por los motivos que sean, en el tema.

-Ha afrontado usted un tema polémico, ¿le han llegado muchas críticas positivas o negativas?

-Ha habido un poco de todo. Yo creo que de ambas se puede aprender. Lo bueno es que ninguna coincide, de manera que eso significa que no hay nada demasiado polémico. Sí que he recibido críticas que me acusaban de germanofilia, por una parte, y de todo lo contrario. De manera que supongo que he cumplido con mi objetivo de ser imparcial, al menos, todo lo que uno lo puede ser cuando se habla de unos hechos verdaderamente monstruosos y salvajes. Aunque también hay que decir, y así lo recojo, que tras la guerra, los alemanes también sufrieron una represión cruel.

-¿Cómo han recibido sus paisanos de Olivenza la noticia de que ha escrito un diccionario sobre este tema?

-Reconozco que es un tema que se presta a estar a la defensiva porque hay muchos prejuicios, porque uno escribe sobre el imperio japonés y a nadie se le ocurre acusarle de nada, pero si se escribe sobre este tema o se muestra interés por él, a la gente le da por pensar que, de una u otra manera, simpatizas con ello. Cuando, en realidad, todo se reduce a que me interesa la Historia, en general y este periodo, en particular y me gusta investigarlo.

Fotos

Vídeos