El gobierno local expresa su «satisfacción» por el desarrollo de las fiestas

G. C.

El portavoz del equipo de gobierno almendralejense, Fernando Bote, ha expresado su «satisfacción» por el desarrollo de las fiestas patronales.

Bote, que ha hablado de ello al estar la concejala de Festejos, Victoria Pérez, ya de vacaciones, apuntó que todos los actos, tanto en el ferial como en el resto de los escenarios, se han desarrollado con una «asistencia masiva» de público, lo mismo que ya ocurriese con los actos de la II Feria del Comercio y el Festival de Danza y Costumbres Festibarros, que se celebraron como preámbulo.

De todas las actividades, Bote destacó el acto central, celebrado en el atrio de la Piedad. La pretensión era hacer una «apuesta de innovación», cuestión que, «se ha conseguido con creces», aunque también se ha respetado la tradición.

También resaltó el «éxito importantísimo» de la caseta gastronómica como «una fórmula importante de poder potenciar la feria de día», ya que en todo momento estuvo llena.

En cuanto a los conciertos musicales, aseguró que ha habido una «acogida desigual», ya que mientras reconoció que el de Chenoa fue un «fracaso de público», con unos 300 asistentes, el de Andrés Calamaro tuvo una afluencia de unas 3.000 personas, a pesar de que ambos, a su juicio, tuvieron «una gran calidad».