La Siberia también existe

J. R. ALONSO DE LA TORRE

La autovía de Badajoz a Valencia no es una entelequia, sino una carretera de gran capacidad de la que ya están en servicio 107'8 kilómetros entre Torrefresneda y Atalaya del Cañavate. Existen, además, otros tramos en obras y la autovía solo está muy parada en la zona extremeña. Una de las razones es que había que escoger entre ir por La Serena o ir por La Siberia. Elegir una u otra ruta suponía dar un empuje a una o a otra zona deprimida. Si les digo la verdad, no me hubiera gustado estar en la piel de quien haya tomado la decisión. Sobre la mesa, los datos eran los siguientes: La Serena: 37.658 habitantes y 14'19 por kilómetro cuadrado; La Siberia: 22.000 habitantes y 7'9 por kilómetro cuadrado. En ambos casos, muy por debajo no ya de la media española, sino de la media extremeña de 25 habitantes por kilómetro. En ambas comarcas están los cuatro pueblos que más población pierden de la provincia de Badajoz: Castilblanco, Puebla de Alcocer, Valdecaballeros y Peñalsordo. La Serena está más poblada, hay pueblos como Castuera, Cabeza del Buey o Quintana de la Serena que andan entre 5.000 y 7.000 habitantes (en La Siberia, solo Talarrubias y Herrera del Duque superan los 3.000). Los estudios coincidían en que la mejor opción era la de La Serena. Y por ahí irá la autovía. ¿Pero qué va a pasar con el Oriente de Badajoz, donde están los pueblos españoles más alejados de su capital de provincia (Helechosa, a 235 kilómetros de Badajoz)? Esa comarca mira cada vez más a Talavera y, aunque solo sean 22.000, hay que acercarlos con buenas carreteras. La Siberia también existe y es muy nuestra.

Fotos

Vídeos