El toro de la Juventud Cauriense da un gran recital en las calles

'Serranito' estuvo crecido en su recorrido por el casco antiguo y el astado 'Astronauta' resultó todo un guerrillero

ELADIO PANIAGUA SIMÓN
El ejemplar de la ganadería de María Antonia Serna ofreció un buen espectáculo a los asistentes. / KARPINT/
El ejemplar de la ganadería de María Antonia Serna ofreció un buen espectáculo a los asistentes. / KARPINT

Por fin apareció en las fiestas de San Juan el toro añorado por los corianos, y ha tenido que ser el abanderado de la Juventud Cauriense, Máximo Salado, quien haya dado en el clavo presentando el toro ideal para Coria que sumándose al juego de la selección nacional de fútbol, también dio todo un recital recorriendo prácticamente todas las calles del recinto amurallado. En síntesis: un toro de lujo que Coria le sabrá agradecer.

El toro tenía por nombre 'Serranito' y estaba señalado con el número 16, guarismo 3 y perteneció a la ganadería de María Antonia Serna Ferrer, con procedencia Santa Coloma-Parladé. El toro era negro entrepelado, bragado corrido, rabicano y caribello. Este toro fue lidiado en la tarde del día 26. Antes de la lidia se le entregó una placa al equipo alevín femenino de voleibol 'Medina Cauria-Óptica Solano', brillante campeón autonómico en su categoría.

La salida del toro a la plaza fue fulgurante, mostrando mucho poder y rematando con coraje en barrotes. Pero el toro se vino abajo, entregándose poco en la lidia y mostrándose reservón, colocándose en lugar cómodo en la plaza esperando a los mozos. Mostró nobleza en la muleta de Pascual que fue muy aplaudido por la concurrencia.

Todo el casco antiguo

A la tercera campanada salió por la puerta de Santiago hacia la plaza de la Cava. El toro se creció en su recorrido por las calles del recinto amurallado, dando todo un recital y recorriendo prácticamente todo el casco antiguo (plaza de San Pedro, calle del Cuerno, puerta del Sol, Seminario, plaza de San Benito, plaza de San Juan, plaza de la Catedral, Cuatro Calles y Rúa de los Paños). Pasadas las 22.30 horas, Eusebio Santano acabó con su vida de un certero disparo en un final laborioso.

En síntesis, apareció el toro deseado, que aunque en la plaza no se entregó, sin embargo en las calles tuvo un sobresaliente comportamiento.

'Astronauta'

Hace unos años por estas mismas fechas un toro de la ganadería de Jesús Pérez Escudero que tenía por nombre 'Astronauta' escribió una linda página en las fiestas de San Juan, porque haciendo honor a su nombre escaló 33 peldaños subiéndose a un segundo piso de un edificio.

En la madrugada del día 27, otro toro con este mismo nombre, hermano del anterior, fue un verdadero guerrillero tanto en el encierro como en la plaza. Curiosamente este toro también perteneció a la ganadería de Hermanos Pérez Escudero, estaba señalado con el número 18 y tenía por guarismo el 4. El toro era entrepelado y bragado.

En el encierro se erigió como protagonista abandonando a los mansos y buscando pelea con los mozos. El toro se quedó solo en el encierro con momentos de incertidumbre y al final los mansos regresaron de la plaza llevándoselo sin mayores problemas.

Salió a la plaza con mucho poder y los mozos le respetaron hasta tal punto que se erigió en dueño y señor de la situación. Sólo unos muletazos de los maletillas destacaron en esta madrugada, ya que los recortadores vieron que el astado no era el toro idóneo para lucirse, pues revestía serio peligro, persiguiendo con fuertes carreras a los mozos y rematando con genio en los barrotes. En una de estas carreras dio un puntazo en un brazo a uno de los mozos junto a los barrotes.

En el tiempo que estuvo en la plaza el toro dio varios sustos y los oportunos apagones evitaron algún serio percance.

A la tercer campanada salió raudo por las Cuatro Calles situándose unos minutos en la puerta de la Guía para volver de nuevo a la plaza, donde después de unos minutos salió por la calle de las Monjas en dirección a la plaza de San Pedro. En la calle de la Concordia puso en aprieto a tres jóvenes y la oportuna intervención de un recortador ('Pirino') evitó males mayores.

Un revolcón

El toro continuó dando un gran recital por las palmeras de la Cava y todas las calles del recinto amurallado, dando una lección de lo que debe ser un toro de las fiestas de San Juan. El toro enfiló a un mozo en la angosta calle Oscura, persiguiéndole hasta Cardenal Spínola donde le alcanzó dándole un revolcón sin consecuencias. Sobre las 6.00 horas, Felipe Moreno Fonseca terminó con su vida de un certero disparo.

Al mediodía de ayer tuvo lugar el encierro del toro 'Faraón' perteneciente a la peña El 27 cuyo asombrerado es José Luis de Juan Alfonso. El toro fue negro mulato, estaba señalado con el número 12, con guarismo 4, y pertenecía a la Ganadería de La Herguijuela, con procedencia Juan Contreras.

En el encierro el toro abandonó a los mansos y se fue en solitario hasta los corrales de la plaza. Posteriormente los mansos dieron algún susto, ya que uno de ellos no enfiló por el sitio habitual encontrándose la gente de cara con él. La cosa no llegó a más y no hubo ningún incidente más que reseñar. Por la tarde tuvo lugar la lidia de este mismo toro.