«Perera tiene mucha más técnica que José Tomás y un toreo mucho más largo»

El sevillano dará el primer pregón taurino de la Feria de San Juan en la Real Sociedad Económica de Amigos del País, hoy a las 20.30 h, en un acto presentado por el cronista Alberto González

ARACELY R. ROBUSTILLO|
El escritor y articulista, Antonio García Barbeito, en una imagen de archivo. / HOY/
El escritor y articulista, Antonio García Barbeito, en una imagen de archivo. / HOY

Escribe libros, artículos, hace radio y televisión, cuida a sus cinco perros y a sus cinco gatos, en su huerto cultiva tomates y berenjenas que son la envidia del vecindario y todavía tiene tiempo para leer un rato porque ese es, en realidad, su vicio confesable. Sevillano y sevillista de 'pro', Antonio García Barbeito (Aznalcázar, Sevilla, 1950) cuenta entre sus amistades toreros de la talla del mítico y polémico Curro Romero. Tal vez ese sea el secreto de su pluma, una de las más taurinas del elenco de articulistas españoles consagrados.

Su buen hacer le ha valido varios premios y una reputación que le ha hecho merecedor de convertirse en el primer pregonero taurino de la feria de San Juan de Badajoz. Esta tarde, a las 20.30 horas, en un acto que tendrá lugar en la Real Sociedad Económica de Amigos del País, García Barbeito obsequiará a los pacenses con el deleite de su dialéctica. El tema no tiene secretos para él.

-¿Por qué cree que han pensado en usted para que sea el primer pregonero de la feria taurina de Badajoz?

-Sospecho que por la referencia que tienen de mí de la feria de Olivenza. Esa puede ser la razón. También supongo que influye el hecho de que soy aficionado a la Fiesta y me gusta escribir de toros. Soy, de hecho, más taurino en lo literario que como asistente asiduo a los ruedos. El toro es un animal que se presta a invocarlo a través de un lenguaje precioso lleno de imágenes y de metáforas. Me encanta esa faceta literaria del toreo.

-¿A qué edad se remonta su relación con el mundo del toro?

-En mi infancia hay varias referencias muy cercanas. En mi pueblo, Aznalcázar, pastaban varios hierros: Concha Sierra, Pablo Romero, Luis Algarra... Yo siempre he sido muy miedoso. Recuerdo con terror un día, tenía yo unos 8 años, que un toro se escapó de un encierro y se metió en el pueblo. Otro día, estaba con mi padre en el campo cuando pasaba otro encierro muy cerca y tengo grabada en la memoria la imagen de mi padre, junto a mí, agachados detrás de una valla para protegernos de los animales. Esas anécdotas me marcaron tanto que, de hecho, quedaron reflejadas en mis primeros escritos taurinos.

-Pese al miedo, y años después, se reconcilió con los toros...

-Tendría yo poco más de veinte años cuando me hice amigo del torero Manolo Cortés. Por eso seguí muy de cerca su carrera en los ruedos y empecé a cogerle el gusto. Un poco después, conocí al también torero Fernando Cepeda, al que me une una gran amistad y, por supuesto, Curro Romero, que también fue uno de los responsables de que me picara el 'bicho' del toreo.

-¿Cuándo dio el paso y empezó a escribir sobre la Fiesta?

-Pues más o menos en la misma época. En el año 1985 me encargaron mi primer artículo taurino en el Correo de Andalucía, con el que yo colaboraba entonces, y así empece. Recuerdo que escribí sobre la corrida del Domingo de Resurección. Llovió sin tregua. Lo titulé 'Claroscuro'. Aquello fue el inicio de una relación que se alargó 12 años más. Fue un tiempo en el que vi muchos toros, todas las ferias de Sevilla y de los alrededores. De hecho, tengo que decir que me gustan mucho más las capeas que las corridas de toros, son mucho más literarias.

-¿Se siente un privilegiado al ser considerado 'uno más' en un mundo tan cerrado, como dicen, es el del toro?

-He tenido la suerte de tratar muy de cerca a mucha gente de este mundo. Es verdad que cuando empecé a relacionarme con ellos ya era una firma con cierta trayectoria. De ese entorno, yo me quedo con la parte de campo y el toro en libertad, más que la lidia en sí. Es ahí donde está lo literario, cuando se encuentran en un paraje salvaje el hombre, el caballo y el toro.

-Ha sido usted testigo de excepción de la evolución del toreo en España en los últimos 20 años, ¿podría hacerme un balance?

-Pues, de manera oficial, la evolución que ha impuesto el reglamento. Y en lo oficioso, ha cambiado bastante la formación de los diestros. La verdad es que hoy se torea mejor que nunca. Para mí, la técnica del toreo hoy es infinitamente mejor a la de años atrás. Los toreros de este siglo están muy entrenados y eso es fundamental. Pasa lo mismo que con los futbolistas. Los toreros de hoy en día son atletas, casi todos. Tienen una preparación extraordinaria y muchísimo 'toreo de salón' a sus espaldas. Eso lleva a que la técnica llegue a estar exquisitamente depurada y estamos viendo un toreo que no lo hemos visto nunca.

-La inspiración de la mayoría de escritores son musas incorpóreas, quizá no confesables, en su caso, supongo que son toreros con nombres y apellidos, ¿cuál de ellos le inspira más?

-En el toreo, como en el resto de las manifestaciones artísticas, soy siempre partidario de lo que me duele. En nuestros días, el torero que más me hace disfrutar es el de Miguel Ángel Perera. Creo que es el matador más importante que tenemos ahora mismo, junto a José Tomás, pero siendo muy distintos. Perera tiene mucha más técnica que Tomás, tiene un toreo mucho más largo. No digo que uno sea más bueno o más malo. Son distintos, pero a mí me gusta más Perera y si tengo que elegir, me quedo con él. Sí te digo que empresarialmente, si no estuviera José Tomás, él sería el que estaría mandando. De hecho, con el tiempo, y a poco que lo respeten los toros, va a ser la gran revolución del toreo.

-¿Qué ha puesto a José Tomás donde está, entonces?

-Que es único y muy diferente a todo lo demás. Es un fenómeno muy bien montado y un mito que se ha hecho a sí mismo. Sí que es cierto que le está viniendo muy bien a la Fiesta y ha venido muy bien para que cayeran algunos de sus sucedáneos.

-¿Qué marca al torero que manda en la Fiesta?

-Aquel torero que es completo. El toreo es muy complicado y tiene muchos detalles. Me gusta Perera, José Tomás, Talavante, 'El Cid', 'Morante de la Puebla', 'Enrique Ponce', Castella, 'El Juli' me gustan muchos toreros por distintas razones, porque yo no soy aficionado de un sólo torero. Luego hay otros cientos de ellos, que los cambiaría por ver un partido de baloncesto, que no me gusta nada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos