¿Cuatro millones a la basura?

Los guardarraíles instalados para los motoristas no son efectivos El Gobierno regional prepara un plan para reparar lo que ha hecho

J. L. AROCA
Kilómetro 1,100 de la carretera Cáceres-Badajoz; el cuerpo cabe bajo la nueva chapa. / HOY/
Kilómetro 1,100 de la carretera Cáceres-Badajoz; el cuerpo cabe bajo la nueva chapa. / HOY

CHAPUZA? ¿Casi cuatro millones de euros gastados para nada? Víctor del Moral, diputado regional del Partido Popular y alcalde de Malpartida de Cáceres, se ha dedicado durante unos días a revisar las curvas de carretera en las que la Junta instaló nuevos guardarraíles que no dañen a los motoristas en caso de caída.

Ayer se presentó en una comisión de la Asamblea de Extremadura y mostró fotos de cómo una persona cabe bajo esas nuevas barreras pensadas en principio para que el cuerpo humano 'rebote' y no choque contra los postes de soporte que se comportan como metálicos asesinos.

Su chaparrón lo tuvo que aguantar José Ignacio Sánchez-Mora, director general de Infraestructuras, que recibió estoico la regañina y tuvo la elegancia de admitir que sí, que la Junta se ha equivocado, aunque lo reduce a sólo «algunos puntos».

Otra chapa debajo

El problema es ya conocido; los motoristas -cada vez hay más- si sufren una caída en carretera salen despedidos y el cuerpo puede ir a un terraplén o chocar contra árboles, señales o, en este caso que hablamos, con los postes que sostienen los 'quitamiedos' que hay en curvas y otros puntos peligrosos.

Esos postes, con filos hacia fuera, hacen de cuchillas que amputan miembros, ocasionando en casos extremos la muerte.

La solución adoptada por el Ministerio de Fomento, y las comunidades autónomas para las carreteras de su competencia, es instalar otra chapa -bionda por la forma que tiene vista de perfil- en la parte inferior del poste, de modo que el cuerpo ni choque contra él, ni salga de la carretera o se vaya al carril contrario.

La buena voluntad de la Junta ha quedado demostrada. Se gastó en los últimos meses 3,88 millones de euros para instalar esa chapa suplementaria, y ha sido de las escasas cuatro o cinco autonomías que lo ha hecho.

Pero la forma en que lo ha resuelto resulta totalmente «chapucera» en opinión del diputado popular Del Moral; como demuestran las fotos en su poder, al menos en los puntos fotografiados la nueva barrera no vale para nada porque cabe perfectamente un cuerpo humano debajo.

Y es que el trabajo se ha hecho, añade, sin cumplir la normativa: primero, porque los soportes siguen ofreciendo un perfil de cuchilla en vez de plano; segundo porque esos postes deben estar cada dos metros para así recoger al caído, y están cada cuatro; y tercero y principal, porque la chapa inferior no está a una altura máxima de tres centímetros sobre la calzada, para evitar también el paso del motorista, sino que en algunos casos hay hasta 26 centímetros.

Lo exigible, añade el diputado, es desmontar la bionda de chapa actualmente existente, bajarla de altura y fijar en su parte inferior la nueva y suplementaria.

Así que habrá que desmontarlas porque lo hecho es una «chapuza» que «no vale para nada» e incluso puede ser más peligroso para el motorista o ciclista que lo existente hasta ahora.

Las actuaciones de la Junta han tenido lugar en 173 kilómetros de guardarraíl, todos ellos en curvas con radio inferior a los 500 metros; debido al presupuesto limitado la acción se ha reducido a los tramos más peligrosos de 2.315 kilómetros totales de carretera, pero todavía quedan otros 1.400 con curvas que arreglar.

En algunos puntos, efectivamente, «habrá que recolocar» la nueva chapa bionda, lamenta el director general Sánchez-Mora. «Lo hemos detectado y es lo mismo que le pasa al resto de comunidades que han hecho el trabajo». Hay previsto un «programa de corrección» que «haremos en breve», se excusa.

El diputado popular Víctor del Moral, tras esas explicaciones, sigue sin saber si es culpa del proyecto de reforma «o del contratista que se ha querido ahorrar dinero y no ha desmontado la barrera que había».

Aeropuertos

El director general de Infraestructuras le aclaró dudas sobre otros temas: la Junta estudia un enlace norte más cercano a Puebla de Obando en la futura EX-A4 Cáceres-Badajoz, pero descarta un acceso directo desde esa nueva autovía al aeropuerto de Badajoz porque la ganancia en tiempo del automovilista sería «escasa» pero el coste «alto». Habrá que seguir entrando desde la A-5.