Fernando espera la lluvia para remontar

J. M. R.

Alonso volvió a llevar al Renault a lo más alto posible en una clasificación en la que la marca francesa pensó más en la carrera que en hacer un buen tiempo. Los diez primeros de la parrilla no pueden repostar tras la calificación, al contrario de lo que ocurría el año pasado, por lo que los pilotos que salen a partir de la undécima posición pueden trazar otro tipo de estrategia, ya que les está permitido repostar tras la calificación.

Por este motivo, la marca francesa y el piloto español, conscientes de que no podían progresar en la parrilla mucho más allá de la séptima posición, decidieron cargar mucha gasolina y hacer la calificación final en esas condiciones, lo que les dará cierta ventaja. «Al entrar tan justo en la crono tres, no merece la pena descargar mucha gasolina para luchar por el octavo puesto porque a partir del undécimo pueden elegir la estrategia y te van a dar problemas en carrera», explicó.

El piloto de Renault explicó que había optado por «cargar bastante y no luchar por ninguna posición para tener más gasolina y no temer a los que salen del puesto once para atrás». Sobre las maniobras de los McLaren, Alonso consideró que no habían tenido una gran incidencia: «No me ha perjudicado mucho, porque el que tenía por delante estaba a un segundo y medio de mí, por tanto no cambiando para nada mi posición».

En cuanto a la carrera, el bicampeón del mundo suplicó que lloviera. «En una carrera en seco, sin ningún abandono o accidente estaremos luchando por las últimas posiciones de los puntos, y si llueve puedes acabar fuera de carrera en la primera vuelta o llegar a la quinta o la cuarta posición. A río revuelto igual ganamos algo», argumentó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos