La adecuación del Templo de Diana evocará el antiguo foro de la colonia

El suelo será cubierto por losas de mármol de Estremoz similares a las que cubrían originalmente la plaza principal de Emerita Augusta. El edificio que enmarcará el yacimiento tendrá la textura de la piedra

JUAN SORIANO
La adecuación del Templo de Diana evocará el antiguo foro de la colonia

La creación de una plaza y la adecuación a la visita del yacimiento del Templo de Diana evocará el espacio original romano, para lo que contará con un suelo de mármol y con paredes de piedra artificial. De esa forma, la zona ofrecerá una imagen cercana a la que tenía en la ciudad del siglo I, cuando el foro de la colonia acogía la vida social, económica, política y religiosa de Emerita Augusta.

La intervención recoge la propuesta del arquitecto extremeño José María Sánchez, quien se alzó con el primer premio en el concurso de ideas que fue convocado por el Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida a finales del año 2005.

Una vez terminado el proyecto básico, el Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura aprobó la pasada semana la contratación de estas obras por un importe de 3.618.767,15 euros. Los trabajos saldrán a concurso y tras su adjudicación se procederá a su ejecución.

El proyecto

Como explica la Consejería de Cultura de la Junta, el nuevo edificio busca crear un entorno adecuado al Templo de Diana, actualmente rodeado de paredes laterales y traseras de edificaciones. «Se tiene como objeto retomar la idea de edificio perimetral que existía y separaba el espacio sagrado del templo de los foros de la ciudad», el pórtico del que se guardan restos en la calle Sagasta.

Este edificio enmarcará al monumento en tres de sus costados, a modo de un telón de fondo neutro que engrandezca al templo romano. Con ello se taparán las medianeras que afean el conjunto. Abarcará los restos de la calle Santa Catalina y una casa pendiente de expropiación en la calle Alonso Zamora Vicente.

De cara al público, esta plataforma tendrá dos espacios diferenciados. La planta baja, concebida como una plaza pública por la que circulará la vida de la ciudad, estará a la altura del templo y ocupará todo el espacio del yacimiento. El suelo se pavimentará con piezas de piedra de dimensiones equivalentes a las originales. «Se trata de losas de mármol de Estremoz, de dos metros por uno, similares a las utilizadas en el foro romano», apunta Cultura.

La planta superior, que estará a la altura del arranque de las columnas del templo, ofrecerá un recorrido turístico en torno al monumento.

El espacio entre esta plataforma y las medianeras será cubierto por locales que tendrán un uso comercial, turístico, administrativo y cultural. La Junta espera contar con cerca de 1.500 metros cuadrados de superficie útil.

La construcción de hará con un conglomerado de hormigón y mármol para obtener una textura y un color similar a la piedra. Como señala el autor del proyecto, «se pretende utilizar los mismos materiales que en el foro romano, pero con la tecnología de ahora».

Respeto a los restos

La intervención permitirá la conservación de los elementos arqueológicos del yacimiento romano, para lo que se habilitará una especie de planta semisótano. La previsión es dejar unos vacíos frente al Templo de Diana y a lo largo de la calle Romero Leal bajo los cuales se dejen a la contemplación restos de diferentes épocas.

Este proyecto ha sido tenido en cuenta para la concesión a José María Sánchez de una beca de un año de duración por parte de la Academia Española de Roma, donde se encuentra en la actualidad en pleno trabajo de investigación de los edificios públicos romanos.

Cultura estima que la actuación «recupera el centro de la ciudad en época romana, entendiendo el espacio público romano y su trazo original, mediante un lenguaje contemporáneo y una tecnología acorde a nuestro tiempo. Una nueva plaza que compagine de un modo sencillo el uso simultáneo del ciudadano de Mérida y del visitante».

Fotos

Vídeos