La Policía Local asumirá labores de investigación y persecución de delitos CSI-CSIF exige cien policías locales más para dar seguridad a toda la ciudad

El sindicato denuncia que muchas noches sólo hay uno o dos coches para vigilar todo el casco urbano «El Lunes de Carnaval del pasado año sólo había dos», añade

JUAN SORIANO EVARISTO FERNÁNDEZ DE VEGA

La Policía Local de Mérida incorporará a su labor las tareas de investigación y persecución de delitos propias del Cuerpo Nacional. Para ello, prevé crear una unidad específica de Policía Judicial.

El delegado municipal de Seguridad Ciudadana, José Fernández, señala que el Gobierno local va a iniciar los trámites para firmar un convenio con el Ministerio del Interior para la creación de una Unidad de Policía Judicial en el cuerpo de seguridad emeritense.

Como explica el edil, este grupo contaría con un determinado campo de actuación, algo que debe refrendarse en el convenio a rubricar con Interior. De esa forma, los agentes municipales perseguirían ciertos delitos, muy relacionados con su actividad diaria, como son robos de vehículos, robos sin violencia, hurtos y violencia de género.

La Policía Local ya realiza este tipo de labores, como se puso de manifiesto en la reciente incautación de armas y películas pornográficas en un establecimiento de la ciudad. Pero en la actualidad debe pasar estos asuntos a la Policía Nacional. Con la creación de la Unidad de Policía Judicial, podrá tramitar los expedientes oportunos, con lo que la ciudad ganará un nuevo grupo que velará por la seguridad ciudadana.

En todo caso, esta unidad deberá trabajar de forma coordinada con el Cuerpo Nacional de Policía. «Tienen que ir estrechamente relacionados», apunta Fernández.

Aunque aún no hay plazo para su creación, ya que se están dando los primeros pasos para su puesta en marcha, el Gobierno local contempla una dotación de seis a ocho agentes que trabajarán de paisano. Debido a que ya no hay tiempo para la convocatoria de empleo público de 2008, estas plazas se incluirán en la oferta municipal del próximo año. La ampliación de las competencias de la Policía Local ya está contemplada en la Ley de Grandes Ciudades, a la que se ha acogido Mérida. Este texto recoge que se potenciará la participación de los cuerpos de municipales en el mantenimiento de la seguridad ciudadana, como policía de proximidad y con las funciones judiciales. ¿Sabe cuántos vehículos de la Policía Local salieron a la calle el Lunes de Carnaval del pasado año? ¿Y el número de coches patrulla que prestan servicio una noche cualquiera? ¿Cree que son suficientes? Las preguntas no son casuales, sino que forman parte de la explosiva rueda de prensa que ofrecieron ayer los representantes de CSI-CSIF en el Ayuntamiento de Badajoz.

La comparecencia había sido convocada para denunciar las dificultades por las que, a juicio de este sindicato, atraviesa la Policía Local, pero derivó en una sucesión de datos que aún no han sido rebatidos por el Ayuntamiento.

El encargado de poner el dedo en la llaga fue José Luis Delgado Márquez, un subinspector de la Policía Local de Badajoz que representa a sus compañeros en el sindicato más votado dentro del Ayuntamiento. «El día fuerte del Carnaval del pasado año, el lunes por la noche, sólo salieron a la calle dos coches patrulla, y este año puede pasar lo mismo».

Plantilla

Tan sorprendente revelación puso de manifiesto las dificultades que se encuentran los agentes municipales para cumplir sus funciones, un inconveniente que achacó el sindicato a la falta de efectivos. «Harían falta 100 agentes más en plantilla para prestar un servicio acorde a las necesidades del ciudadano», afirmó Delgado.

Este delegado sindical también dejó claro que la presencia de la Policía Local en las calles resulta muy escasa en las horas nocturnas, hasta el punto de limitarse a dos coches «e incluso uno» en multitud de ocasiones.

CSI-CSIF asegura que la escasez de efectivos está repercutiendo negativamente en la imagen que tienen los ciudadanos de su Policía Local. «En Badajoz hay más barriadas, hay más tráfico y hay más delincuencia, pero cuando el ciudadano llama para pedir ayuda ve que el agente no llega, o que llega tarde porque no hay personal suficiente para prestar un buen servicio».

José Luis Delgado abundó en que esa realidad se pone de manifiesto cada fin de semana en la Subinspección de San Roque, cuyos efectivos (17 agentes más dos que se incorporarán próximamente) no realizan servicios los fines de semana. «Eso obliga a intervenir a los dos, o como mucho tres coches patrulla que atienden toda la ciudad».

Desde el sindicato se destaca también que en esta importante barriada pacense las presiones comerciales prácticamente «han legalizado la infracción al haber excesiva flexibilidad y permisividad con los estacionamientos indebidos», sobre todo en Ricardo Carapeto y la carretera de La Corte.

Los argumentos ofrecidos por CSI-CSIF hicieron referencia también a la ratio de policías locales en la ciudad, un núcleo urbano que, según sus cálculos, cuenta en la actualidad con 1,2 agentes por cada mil habitantes. «En Cáceres están en 1,8 y en Mérida en el 1,6», aseveró Delgado.

«Ante la falta de efectivos policiales -continúa el sindicato-, en ocasiones se requiere por parte de la Jefatura que los servicios propios de la Policía los realice personal de Protección Civil o los mismos colaboradores de la asociación que solicita cubrir el servicio, tal y como ha ocurrido en pruebas ciclistas y carreras».

José Luis Delgado hizo referencia también a las quejas sobre falta de seguridad lanzadas días atrás por las asociaciones de vecinos de Badajoz al responder a un cuestionario de necesidades elaborado por el Diario Hoy. «El principal motivo de queja era la vigilancia, y es lógico. En Vaguadas y Llera no aparecemos, en la margen derecha se habla de un servicio fijo que no existe, y por las noches hay uno o dos coches».

En la calles

CSI-CSIF entiende que todos estos problemas se solucionarían si el Ayuntamiento de Badajoz reforzase su plantilla con 100 agentes más, un aumento que debería destinarse fundamentalmente al grupo de policías que vigilan las calles. «Ahora mismo sólo hay 60 profesionales que realizan tareas operativas, eso implica que el día que no se producen bajas ni contratiempos tengamos un máximo de 8 ó 9 policías en la calle».

«El problema de no tener gente suficiente para llegar a toda la ciudad está en que el respeto que nos habíamos ganado entre los ciudadanos se está volviendo en nuestra contra», concluyó Delgado.

De momento, CSI-CSIF no ha tomado ninguna medida de presión, pero sus responsables están dispuestos a plantear acciones de protesta para lograr que el Ayuntamiento les escuche.

Monago no responde

Los datos ofrecidos ayer por el sindicato aún no han tenido respuesta en el Ayuntamiento. El concejal delegado de Policía Local, José Antonio Monago, guardó ayer silencio, por lo que sólo están disponibles las cifras facilitadas a finales del pasado año por el superintendente jefe de la Policía Local, Miguel Sardiña, quien dijo entonces que una noche normal patrullan la ciudad tres coches patrulla (el fin de semana uno más), flota a la que se unen el coche del mando, un vehículo camuflado que actúa a veces, el furgón de Atestados de Tráfico y la grúa.

Mayor era aún, según explicó Sardiña, la presencia policial por las mañanas: cuatro coches patrulla en toda la ciudad, uno más para San Roque, el coche del jefe de turno, seis parejas para controlar el tráfico, y cuatro agentes de la Brigada Verde.