Descarrila en San Vicente de Alcántara el tren Madrid-Lisboa con 38 pasajeros

No hubo víctimas en el segundo accidente de este convoy en la zona en 14 meses. Los viajeros fueron evacuados en autobús desde la estación de Arroyo-Malpartida

Varios técnicos trabajan en la zona para que la vía recupere la normalidad. / E.J.R./
Varios técnicos trabajan en la zona para que la vía recupere la normalidad. / E.J.R.

Alrededor de las cinco de la mañana de ayer, el Talgo Trenhotel Lusitania que realizaba el trayecto Madrid-Lisboa con 38 pasajeros volvió a convertirse en objeto involuntario de noticia al descarrilar, por causas aún desconocidas, en el punto kilométrico 394,500, a 13 kilómetros aproximadamente de la localidad de San Vicente de Alcántara.

Este municipio, poco más de un año después, se levantó de nuevo sobresaltado al escuchar la noticia en las distintas emisoras de radio y cadenas de televisión, rememorando el descarrilamiento que sufrió este mismo convoy como consecuencia de las fuertes lluvias caídas el día 6 de Noviembre de 2006. En aquella ocasión se dirigía hacia Madrid y el número de pasajeros era de 73.

No hubo vuelco ni heridos

Nuevamente, y por fortuna, en el descarrilamiento de ayer no hubo vuelco ni caída alguna de los diez coches que componían el tren. Tampoco hubo que lamentar heridos o muertes, siendo atendidos todos los ocupantes por el personal de a bordo del convoy dentro del último vagón, al que fueron trasladados por precaución.

Tras recibirse una llamada de alerta en el Centro de Urgencias y Emergencias 112, fueron puestos en marcha efectivos de la Guardia Civil de Badajoz, Cáceres y Valencia de Alcántara, así como de bomberos de los parques de ambas Diputaciones Provinciales. Todos ellos se personaron inmediatamente en el lugar del descarrilamiento e iniciaron posteriormente las labores de evacuación de los ocupantes en un tren de media distancia que, procedente de Cáceres, les trasbordó hasta la estación de Arroyo-Malpartida. Desde allí continuaron su viaje en autobús hasta Lisboa.

Por otra parte, según informaron a última hora de la tarde de ayer fuentes del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), dependiente del Ministerio de Fomento, «aún se desconocen las causas que provocaron el descarrilamiento, aunque podría tener que ver con la infraestructura de la vía».

Dichas fuentes agregaron que «en principio se va a proceder al encarrilamiento de los coches que componían el convoy del Talgo Trenhotel Lusitania y a su traslado a las estaciones de San Vicente de Alcántara y Arroyo-Malpartida con objeto de que quede libre la vía férrea y poder observar entonces en qué estado ha quedado ésta».

«Llevar a cabo este trabajo será lo más costoso de todo el proceso. Es aún muy difícil saber cuando recuperará la normalidad esta línea», aseguraron desde Renfe.

Rutas alternativas

Además, a última hora de la tarde de ayer, Renfe daba a conocer nuevos detalles sobre el incidente y, según informaron fuentes de esta compañía ferroviaria, en esta pasada madrugada estaba prevista la circulación del Talgo Trenhotel Lusitania a través de Fuentes de Oñoro (Salamanca), mientras que el trayecto Lisboa-Madrid estaba programado que se realizará por carretera.

Asimismo, fuentes de Renfe explicaron que en el lugar del suceso trabaja personal suyo, de Adif y técnicos de Talgo, con el objetivo de encarrilar el convoy lo antes posible. Sin embargo, recalcaron la dificultad para fijar plazos y realizar previsiones en torno a la vuelta a la normalidad de la línea accidentada.

Fotos

Vídeos