Los tabaqueros piden el mismo precio que en Europa para aguantar hasta 2013

Las agrupaciones de productores denuncian el estancamiento de los precios frente la subida del gasóleo

ELOY GARCÍA
La mayor parte de los tabaqueros no confía en el futuro del sector. / E.G.R./
La mayor parte de los tabaqueros no confía en el futuro del sector. / E.G.R.

El viajero deja la autovía A-5 para adentrarse en el Valle del Tiétar, otrora rica tierra de cultivo del tabaco, cuya producción mantenía a algo más de veinte mil familias extremeñas. Sus recuerdos -se trata del hijo de un antiguo tabaquero- le han traído hasta estos parajes, hoy abandonados a su suerte, aunque mantienen la vieja estructura parcelaria como legado de lo que un día fueron. Aunque conmovido por la escena y deseoso de revivir otros tiempos, decide poner rumbo a su domicilio de la gran ciudad, donde al menos cuenta con un trabajo fijo. Tan poco halagüeño panorama parece acercarse más, a la vista de las cada vez peores expectativas que atraviesa el cultivo tabaquero. En esta ocasión las agrupaciones de productores de tabaco alertan de que si los precios no suben, la producción será inviable más allá de 2010.

Cada vez son más los profesionales del sector que están convencidos de que más pronto que tarde este relato ficticio se convertirá en una realidad. Así lo ha podido constatar este diario, que ha charlado con numerosos cultivadores de tabaco, los que van quedando, ya que buena parte está optando por abandonar el campo. Los mayores aprovechan la cercanía de la jubilación, mientras que los jóvenes emigran como décadas atrás lo hicieran sus padres y abuelos. Entretanto y a duras penas manteniendo la cuota de producción, quedan los de mediana edad. «Con nuestros años ya no nos quieren en ningún sitio. Para otros trabajos somos mayores pero la jubilación aun está lejos, así que tendremos que aguantar», lamentaba un tabaquero cuya edad roza el medio siglo.

Merma en la producción

Por su parte, las agrupaciones de productores se han unido para emitir un comunicado en el que se erigen como representantes del conjunto del sector, haciendo balance de la cosecha de 2007 y analizando las perspectivas para 2008. La producción total contratada el pasado año ascendió a 34.064 toneladas, mientras que «a día de hoy y casi con la totalidad de las entregas efectuadas, existe una merma de producción cercana al 15%».

A esta situación se une el estancamiento de los precios pagados por las empresas transformadoras respecto de las cosechas precedentes «en torno a los 0,62 euros el kilo para la variedad Virginia (más conocido como tabaco rubio) y 0,34 para el Burley (tabaco negro). Estos precios no representan más de un 1 ó 2% de subida respecto a los ingresos totales del productor, consolidándose los bajos precios históricos de los productores españoles frente a los de Francia o Italia». Aquí denuncian que las mismas empresas transformadoras pagan hasta 0,98 euros el kilo de tabaco en Italia y 0,91 en Francia, tratándose de una materia prima idéntica. De ahí que insten a las operadoras a negociar las tablas de precios españolas de de cara a la próxima campaña , equiparándolas a las del resto de la Unión Europea «para que así sea posible hablar de mantener la actual producción más allá de 2010». Una de las demandas en este sentido es que se mantengan las ayudas hasta el 2013.

Dramático contraste

Por otro lado, denuncian que esta situación de tarifas estables del tabaco contrasta dramáticamente con la fuerte subida experimentada por gran parte de los insumos necesarios para sacar adelante la producción tabaquera. De este modo recuerdan la escalada de precios experimentada durante los últimos años por el gasóleo, propano, abonos, fitosanitarios, energía eléctrica y mano de obra, «subidas conocidas de sobra por agricultores, ganaderos y los propios consumidores». Estos incrementos han supuesto que el coste de la misma producción haya aumentado entre un 15 y un 20%, estando previsto un nuevo aumento del 30% en abonos y fertilizantes de cara a la próxima campaña.

A este escenario se une el importante esfuerzo realizado por los cultivadores durante los últimos años en pro de aumentar la calidad de su producción, para lo que se han reformado secaderos, empleo de variedades de semillas autorizadas por la industria y escrupuloso seguimiento de instrucciones y recomendaciones técnicas realizadas por las transformadoras, que en su conjunto se traduce en un aumento extra de los costes de producción.

Por todas estas razones las agrupaciones hacen un llamamiento no sólo a empresas y administraciones, sino al conjunto de la sociedad de las zonas productoras, ya que «los esfuerzos que están realizando los productores para el mantenimiento del cultivo van a ser infructuosos si no se mejoran sustancialmente los precios que perciben, por lo que en tal caso se tendrán que plantear si continuan o no con la producción».

En este sentido, las agrupaciones han solicitado una reunión al presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y al consejero de Agricultura, a fin de trasladar la grave situación económica por la que atraviesa el sector.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos