Jiménez Carrero ofrece a Plasencia su colección de 150 cuadros

Inaugura una exposición en San Martín, que muestra su nueva etapa El rojo es el 'El color de los sueños' del pintor y enmarca a los personajes que cobran más protagonismo y fuerza

A.S.O.

La ciudad le acogió como a un placentino más y le hizo hijo adoptivo. Y pregonero de sus ferias y embajador turístico. Ahora él tiene un gesto que le honra. Ofrece a Plasencia su colección de 150 cuadros que detalla su trayectoria artística desde los comienzos. Lo anuncia en la presentación de la exposición 'El color de los sueños' que mantiene hasta el siete de enero en la iglesia de San Martín.

Es Enrique Jiménez Carrero, que vuelve a exponer en la ciudad después de cuatro años. Con ello abre y cierra ciclo. Inicia una nueva etapa creativa y cierra las exposiciones individuales en la ciudad después de haber pasado por todos los espacios existentes.

Muestra permanente

Pero quiere que su obra se quede en la ciudad. Por eso el ofrecimiento. Desde el agradecimiento y la sensibilidad. «Ahora me gustaría que mi colección de 150 cuadros se quedara en Plasencia», dice. Como muestra permanente. Una generosa oferta a entidades o instituciones que quieran oírla.

Sobre el lugar, afirma que «no sé dónde, y no me corresponde a mí decir cuándo o de qué manera; yo aporto mi trabajo». Pero si llega el caso, agrega, hasta en una nave del polígono industrial. «Yo haré el esfuerzo que tenga que hacer», concluye.

No es una ocurrencia. Explica que es algo que madura desde hace tiempo. Y con lo que quiere dar un atractivo más a los visitantes de Plasencia. «Para que la gente venga y no se vaya tan deprisa y tenga cosas que ver».

Sorprendente montaje

En San Martín ha hecho un sorprendente montaje. Para presentar la transición a una nueva etapa. La clave está en el 'sancta sanctorum', un recinto donde se conjugan color, luz y oscuridad. Donde conviven el rojo y el negro en armonía. Son dos claves. Él lo explica. «Son los colores de los sueños. El negro es la oscuridad y el rojo, el color con el que sueño ahora». Una nueva etapa que espera sea larga y creativa. Con más acentos surrealistas. «En estos cuatro años, indica, hay un progresivo guiño al surrealismo».

Los personajes y su tratamiento lo denotan. «Ahora trato de que el personaje se salga de cuadro», apunta. Y los fondos rojos uniformizan los iconos sobre los que ha cimentado su estilo. Ahora su pintura se depura, pierde lo anecdótico -aunque mantiene las referencias- y va a lo esencial. «Casi obvia la escena y se centra en el personaje, en lo que cuento, de modo que cada vez me planteo que lo más importante no es presentarlo de una forma realista sino dar la posibilidad de imaginar, de soñar a la gente», aclara Jiménez Carrero.

El cambio también es técnico. Sutil. «Ya no me apoyo tanto en las parte técnica para plasmar una realidad; ahora me interesa destacar lo que cuento en ellas y la reacción del espectador» declara el pintor.

Fotos

Vídeos