Las ayudas extremeñas a la natalidad son para todos y no pagan IRPF

El decreto aprobado ayer por el Consejo de Gobierno beneficia a cualquier nivel de renta Es para el segundo y sucesivos hijos, y hay que llevar un año empadronado en Extremadura

J. L. AROCA

Da igual lo que ganen, todas las familias que tengan un segundo o sucesivos hijos recibirán 300 euros mensuales el primer año, y además ese dinero no cuenta para el impuesto de la renta (IRPF). Hacerlo universal, para todos, era la única manera de que no tributaran.

Con esta medida aprobada ayer por la Junta, Extremadura deja el lugar de cola, junto a Asturias, en cuanto a las ayudas económicas que presta a la familia.

Conforme a lo previsto, los padres de niños nacidos desde el 19 de junio pasado recibirán 300 euros mensuales el primer año de vida del niño, 150 el segundo y 100 el tercero.

La novedad es que si se trata de partos múltiples la unidad familiar recibirá 50 euros mensuales adicionales por cada niño, que se suman a las cantidades anteriores. Además en el caso de cualquier bebé que sea discapacitado en un mínimo del 33 por ciento hay derecho a prestación económica desde el primer hijo.

Estas ayudas directas son parte de una estrategia regional de apoyo a la familia que se irá concretando en los próximos meses y de la que habló ayer el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara.

Dudas fiscales

El Consejo de Gobierno aprueba por fin el decreto que se espera hace meses. La tardanza se debe a que la Junta ha hecho gestiones con el Gobierno central, y con la Agencia Tributaria, hasta que ha dado con la tecla para que la subvención no tribute en IRPF: hacerla universal, para todos.

Esto va en contra de la idea inicial que era dejar fuera a las personas que superaran determinada renta económica. La solución adoptada ahora es «la única manera de estar exentas de tributación, la ley nos exige eso», explica Fernández Vara.

Debido a que los tipos actuales de la familia (concepto que hay que tomar en sentido amplio) son diversos, el derecho a percibir la prestación será de la persona que posea la guardia y custodia del recién nacido.

El decreto regulador se publica el martes que viene en el Diario Oficial de Extremadura y sus efectos económicos son a partir del 1 de enero próximo.

Desde el 19 de junio

Tienen derecho a cobrar todos quienes hayan sido padres de segundos y sucesivos hijos desde el pasado 19 de junio inclusive, pero la primera mensualidad a abonar es la de enero 2008; los meses transcurridos hasta esta última fecha no cuentan a efectos de pago.

La ayuda está estipulada por años naturales de vida del bebé y durante los primeros 12 meses son 300 euros; en el caso de nacidos antes del 1 de enero de 2008, cobrarán esa cantidad hasta la fecha en que cumplan un año de edad, a partir de ahí entrarán en la segunda anualidad de 150 euros al mes.

La Junta va a intentar según su presidente que la tramitación de estas subvenciones resulte lo más sencilla posible, y que los beneficiarios puedan salir del hospital donde fue el parto con el máximo de documentación tramitada.

Las solicitudes pueden hacerse en todas las ventanillas únicas y en particular en los centros de atención administrativa de la Comunidad. Los papeles necesarios son básicamente el libro de familia (fotocopia compulsada), el certificado de estar empadronado en Extremadura al menos un año antes del parto, y comprometerse a seguir en esa situación mientras dure la prestación.

«Lógicamente, si la situación personal es más compleja harán falta más papeles», advierte el presidente de la Junta. Es el caso de padres separados, o la guardia y custodia.

Compatible con otras

La prestación mensual extremeña a los segundos y sucesivos nacimientos es compatible con la ayuda estatal única de 2.500 euros que va a dar el Gobierno nacional, y también con la que éste ya otorga a las madres trabajadoras durante los tres primeros años del niño, 100 euros mensuales.

La decisión tomada ayer por el Consejo de Gobierno de la Junta sitúa a Extremadura en el campo de quienes prefieren mantener los impuestos y ayudar luego de esta manera a las familias, subraya Fernández Vara.

Hay quienes son partidarios de sufragar la economía familiar reduciendo los tributos, y los que como en este caso optan por mantenerlos para ayudar a las familias «que lo necesitan».

Claro que la fórmula escogida por la Junta de Extremadura, ayudas universales que no distingan situación económica de los beneficiarios, provoca el mismo debate que suscitó la fórmula estatal de los 2.500 que igual llegarán a un mileurista que a un banquero.

La injusticia redistributiva que supone tratar a todos por igual, con 300 euros al mes, ¿está compensada por el hecho de evitar que esa cantidad tribute en IRPF? Afirmativo. «Para excluir a las rentas más altas, a muchas familias las condenaríamos a pagar a Hacienda, vaya una cosa por la otra», alega Vara.

La estimación, si contaran para el IRPF, es que una familia media tendría que dar a Hacienda el 22 por ciento de los 3.600 euros que le corresponde el primer año.

Fotos

Vídeos