Espigas de pata negra

'Torres de Briz' ha conseguido este año el galardón al mejor jamón de bellota presentado a la VIII edición del concurso de Caja Rural de Extremadura

Mª. ÁNGELES MORCILLO
Galardonados. De izquierda a derecha, A. Martínez, Carmela Sanabria. Mariano Señorón, Eduardo Ramos, Mª Dolores Aguilar, Florencio Torres, A. Martínez, José de la Cruz Santiago, Y José Manuel Jover. Los premiados con quienes les han entregado la distinción. |BRÍGIDO/
Galardonados. De izquierda a derecha, A. Martínez, Carmela Sanabria. Mariano Señorón, Eduardo Ramos, Mª Dolores Aguilar, Florencio Torres, A. Martínez, José de la Cruz Santiago, Y José Manuel Jover. Los premiados con quienes les han entregado la distinción. |BRÍGIDO

Una cita de pata negra. Allí estaban las empresas que, según el jurado, han elaborado, curado y presentado el mejor jamón de Extremadura.

Los premios del VIII Concurso de Jamones Ibéricos Dehesa de Extremadura 'Premios Espiga', organizados por Caja Rural de Extremadura, se entregaron ayer en la Finca 'El Toril', cerca de Mérida, en un ambiente frío en el exterior, pero distendido y festivo dentro del salón ceremonial.

El buen tiempo acompañó al aperitivo de bienvenida que se celebró en la terraza de la finca y que propició los primeros saludos y contactos entre los allí presentes. Hizo buen tiempo dependiendo de para quién. Los profesionales del sector estuvieron de acuerdo en que mucho mejor si hubiera estado lloviendo. «Hace mucha falta la lluvia para el campo y para que los resultados ganaderos sean fructíferos. Ha sido todavía poca el agua que ha caído en nuestros campos», vino a decir el director general de Explotaciones Agrarias de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Antequera.

Además de éste, también asistieron al acto, entre otros, el ex-consejero de Economía y Trabajo de la Junta de Extremadura, Manuel Amigo, la vicepresidenta segunda y consejera de Economía, María Dolores Aguilar, el presidente de Caja Rural de Extremadura, Mariano Señorón, así como consejeros de la caja e industriales del sector jamonero.

Una vez dentro, y después de la comida, tras los postres y el café tuvo lugar la entrega de los premios.

Este año la codiciada 'Espiga de Oro' se la ha llevado la empresa 'Torres de Briz', representada por Florencio Torres. La pieza que presentó a concurso, y que casualmente tuvo el número 1 en el registro de entrada, ha sido elegida como el mejor jamón. El galardón fue entregado por el presidente de Caja Rural, Mariano Señorón y la consejera de Economía, María Dolores Aguilar.

'Señorío de Montanera' se llevó la 'Espiga de Plata', recogió el premio Eduardo Ramos de manos de Carmela Sanabria, del Instituto Agroalimentario de Extremadura y Mariano Señorón.

La 'Espiga de Bronce' recayó este año sobre la empresa 'Jamones y Embutidos Ángeles', regentada por los hermanos Miguel Ángel y Alberto Martínez. Les fue entregado el premio por José de la Cruz Santiago, vicepresidente de Caja Rural, y José Manuel Jover, de la consejería de Economía.

Señorón confirmó que la elección del mejor jamón es un proceso muy difícil. Afirma que es un producto muy igualado y que son pocos los matices que los catadores pueden diferenciar para llegar a premiar a uno de ellos.

La consejera aseveró que la Junta de Extremadura apuesta por el producto estrella de la región y confirmó las buenas expectativas del mercado chino para el jamón. «Con esta promoción y apoyo que se le da a este tipo de productos se hace una labor importante que hay que reconocer como tal y a la que hay que darle el valor que tiene».