El Kronos de Covarsí deberá volver a la sede del Colegio de Aparejadores

La pintura fue retirada por la familia Buiza cuando vendió el edificio de la Plaza de España La Audiencia de Badajoz ordena que el cuadro sea devuelto a su emplazamiento original

M.M.
El Kronos de Covarsí deberá volver a la sede del Colegio de Aparejadores

El dios Kronos deberá volver a la bóveda de la antigua casa Álvarez Buiza, en la Plaza de España de Badajoz, hoy sede del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos.

El cuadro pintado por Adelardo Covarsí, que es una alegoría al dios del tiempo, se encuentra depositado en el Museo de Bellas Artes desde que la familia Álvarez Buiza lo hizo retirar al vender la casa.

El colegio de Aparejadores no estaba de acuerdo con esa retirada y recurrió a la justicia. En primera instancia, el Juzgado le dio la razón a los Álvarez Buiza. Pero el colegio presentó un recurso y ahora la Audiencia Provincial, en una sentencia que tiene fecha del 14 de noviembre, revoca el fallo anterior y ordena la devolución del lienzo al inmueble.

Aunque en el contrato de compraventa de la casa no se especificó el destino de esta pintura que se encontraba en la bóveda ni quién era el legítimo dueño de ella, la sentencia estima que la voluntad de los firmantes de la operación fue que sí se incluyera la pintura en la operación de venta.

Parte de la casa

La razón es que la pintura estaba en el techo de la sala principal, con carácter permanente. De hecho, cuando se retiró se produjo la rotura de las piezas de escayola que fijaban el lienzo al techo. Incluso quedaron fijados adheridos a la bóveda trozos de ese lienzo.

La Audiencia estima que este tipo de ornamentos están unidos de manera permanente al inmueble. Por ello deben considerarse «parte integrante de la finca vendida». El tribunal resalta el hecho de que aunque se trataba de una pieza tan singular, en el texto del contrato no se hizo ninguna reserva de dominio por parte de los vendedores, ni se retiró del lugar con anterioridad a la venta.

En virtud de estos argumentos, la Audiencia de Badajoz condena a la familia Álvarez-Buiza a devolver la pintura al Colegio de Aparejadores y a que la vuelva a ubicar en su lugar de origen. Deberá ser esta familia la que haga las gestiones materiales y técnicas para colocar la obra de Covarsí en la bóveda de la antigua joyería. Desde que fue retirado, el 9 de octubre de 2002, el lienzo está cedido al Museo de Bellas Artes de Badajoz. Al hacerse el depósito este museo lo valoró en 84.000 euros.