Imágenes por satélite para ver las dehesas

Un mapa señala que la región tiene casi 14.000 kilómetros cuadrados de espacios adehesados, el doble de lo que ocupa todo el País Vasco

PABLO CALVO
Una dehesa extremeña con aprovechamiento de porcino; algunas de las principales dehesas de la región estén en el suroeste y en el entorno de Monfragüe . / HOY/
Una dehesa extremeña con aprovechamiento de porcino; algunas de las principales dehesas de la región estén en el suroeste y en el entorno de Monfragüe . / HOY

Si colocáramos todas las encinas y alcornoques que pueblan Extremadura en Chipre, un animal podría ir de copa en copa sin pisar el suelo. En todo Luxemburgo seguramente no cabrían. La región es tan rica en espacios adehesados que suman 14.000 kilómetros cuadrados, un tercio de la superficie de la comunidad autónoma extremeña y el doble de lo que ocupa todo el País Vasco.

Todas esas encinas y alcornoques, y otras quercíneas, forman una masa vegetal verde fácilmente reconocible en el primer mapa de las dehesas elaborado con imágenes por satélite.

Su resolución no permite ver los árboles, precisa el profesor de la Universidad de Extremadura Felipe Leco Berrocal, pero permite determinar con exactitud y objetividad dónde acaba o comienza una dehesa y dónde otros usos del suelo. La consecuencia económica de esa linde es enorme.

Precio de la tierra

Las dehesas, como espacio de recreo al calor de la inversión en bienes rústicos, o bien como inversión ganadera, ha ido disparando su precio en los últimos años hasta situarse entre los 6.000 y los 18.000 euros.

Además, la nueva regulación del sector ibérico ¯aprobada por Real Decreto en el Consejo de Ministros del 2 de noviembre¯ insta a las comunidades autónomas a elaborar una base de datos que incluya las parcelas susceptibles de ser utilizadas para la alimentación del ganado, de modo que pueda llamarse jamón de bellota el procedente de aquellos animales realmente alimentados en dehesa.

En la elaboración del primer mapa de los espacios adehesados extremeños con imágenes por satélite se han empleado dos años, y forma parte de los trabajos del

Grupo de Estudios sobre Desarrollo Rural y Local en Espacios de Frontera (GEDERUL) de la Universidad de Extremadura. Otra parte de la investigación, todavía no concluida, determinará cuáles son las mejores dehesas de Extremadura, desde el punto de vista económico y desde la perspectiva de la gestión medioambiental. Estará finalizada antes de 2008.

También se abarca los montados, que es como se conoce a las dehesas en Portugal. La dehesa allí es igual, la misma continuidad geográfica, aunque existe mayor aprovechamiento forestal con el corcho porque, segunda leve diferencia, hay más abundancia de alcornoques.

Indra Espacio

Indra Espacio ha sido la empresa elegida por los investigadores de la Uex para tomar las imágenes por satélite, imágenes Landsat ETM+.

«Participa con nosotros en el Máster de Desarrollo Rural que impartimos y es la mejor empresa tecnológica en estas cuestiones. Hemos adquirido las imágenes, pero los procesos correspondientes para hacer el mapa se han hecho aquí», señala Felipe Leco, profesor de Geografía, desde su despacho de la Facultad de Filosofía y Letras.

Con el mapa se puede conocer qué superficie de dehesa existe en cada término municipal. Son imágenes de satélite que tienen unas resoluciones espaciales de 15 metros y oncluyen que Extremadura cuenta con 1,4 millones de hectáreas de dehesa.

«Es el uso agro-silvo-pastoril más importante de la región, por la superficie que ocupa, pero también por toda la historia y todo lo que encierra su concepto. Desde el punto de vista social, demográfico, económico, de patrimonio, cultural y de actividades complementarias como el turismo y la caza, en torno a la dehesa se mueven un sinfín de intereses muy importantes para la región», afirma Leco.

¿No existía hasta ahora ningún mapa de dehesas? Existe el 'Mapa Forestal de España', por ejemplo, pero la novedad que aporta la Uex es la utilización de imágenes por satélite, lo que añade objetividad. «Otras cartografías, como la del Mapa Forestal, tienen mucho trabajo de campo, son observaciones de profesionales, pero cuando lo hace un sujeto observador siempre tiene un margen de subjetividad. Nuestro margen de error oscila entre el 3% y el 5%».

Por eso, el nuevo mapa ha podido detectar zonas que no eran consideradas dehesas por otros estudios, y, en cambio, destierra espacios que realmente son pastizales.

«Nosotros hemos intentado afinar más y limitar esas deficiencias de otras cartografías. Hemos tardado bastante tiempo en la elaboración porque hemos corroborado con un trabajo de campo los resultados que nos daban las imágenes», subraya Leco Berrocal.

Los investigadores comenzaron fijando el criterio de qué se considera dehesa: debe tener al menos 15 pies de arbolado (encinas y alcornoques, principalmente) por hectárea, y una continuidad geográfica. Una alta densidad de encinas en una mancha muy aislada no es dehesa.

Tres zonas

El mapa refleja que las áreas más importantes de los espacios adehesados extremeños se encuentran en el suroeste de Extremadura (Jerez de los Caballeros, Fregenal de la Sierra, Monesterio), también en todo el continuo que va desde Las Villuercas, Sierra de Montánchez y Sierra de San Pedro hasta la Sierra de San Mamede, en Portugal, y un tercer bloque en el entorno del Parque Nacional de Monfragüe.

Un mapa de este tipo aún puede afinarse más con imágenes de satélite con mayor resolución. Se ganaría en detalle. De momento, no es como ver Chipre, que ocupa poco más de 9.000 kilómetros cuadrados, en el Google Earth.

Fotos

Vídeos