El Galco prueba el sabor de la derrota

El talón de Aquiles del Plasencia fue la floja defensa que realizaron

JOSÉ BALBINO MARTÍNEZ SECO (GECA SPORT)

El Plasencia Galco recibió una dura derrota en su visita al terreno de juego del Alimentos de Palencia, que logró llevarse la victoria merced a un a sólida defensa y a una gran aportación anotadora de sus jugadores franquicia, especialmente de la mano de Boudin, Santana y Stanton. Por su parte, el equipo extremeño sólo pudo apoyarse en el sensacional encuentro que firmó Zoller, al conseguir 22 puntos, pero eso no fue suficiente. El resto de sus compañeros no le pudieron apoyar, aunque el talón de Aquiles del equipo dirigido por Juan Pablo Márquez, al menos en el día de ayer, fue sin duda la floja defensa, especialmente en los dos últimos periodos en los que el Alimentos de Palencia jugó a su antojo. El equipo extremeño no mostró ayer ninguna de las armas que le han llevado a liderar la categoría y a llegar a este partido invicto en la competición. Desde luego, en la noche de ayer no salió nada.

Siempre a remolque

No obstante, el conjunto extremeño logró aguantar a duras penas en los dos primeros parciales. Se veía que iban a remolque, pero al menos no permitían que los palentinos se escaparan de forma definitiva en el marcador. El conjunto de Plasencia no defendía bien, pero al menos había cierta presión que incomodaba bastante a los tiradores del Alimentos. Aún así Boudin y Santana hacían de las suyas y permitían que la ventaja a favor de los castellano leoneses se colocara entre los cinco y los diez puntos de ventaja y la intensidad que mostraban los dos equipos no permitía ni que el equipo local se marchara definitivamente en el marcador, ni que los visitantes se abandonaran a su suerte y dieron el encuentro por perdido.

No obstante, la sentencia definitiva para el Plasencia Galco llegó al inicio del tercer periodo en el que un parcial de 10-0 prácticamente servía en bandeja la victoria a los pupilos de Quino Salvo.

A partir de ese momento, el Alimentos se mostró con la tranquilidad de tener rentas siempre por encima de los diez puntos y beneficiarse de la extrema debilidad defensiva del conjunto visitante en estos instantes del encuentro. El Plasencia había bajado los brazos y jugadores como Stanton o Berry se unían al festival anotador del conjunto palentino. Por parte visitante, tan sólo Soller mantenía el nivel, pero él sólo no podía ante la regularidad del equipo local y la aportación de la práctica totalidad de su plantilla.

El último cuarto sólo sirvió para certificar la debilidad del conjunto extremeño, sin garra y con ganas de que los diez últimos minutos del choque pasaran cuanto antes, puesto que el encuentro era ya un auténtico suplicio. No salía nada y no podían detener el vendaval de juego que le venía por parte del equipo local.

Al final, 94-71, victoria contundente del Alimentos de Palencia que suma su tercera victoria a costa de un Plasencia que ya conoce el sabor de la derrota esta temporada, aunque permanece al frente de la clasificación a la espera de mejores noches.