Un Cacereño «de jugones»

Pedro Rossi, reconoce que la llegada de Wálter, un medio centro defensivo, compensa el ecosistema de un equipo que avanza en su buen trato del balón

M. M. N.
Un Cacereño «de jugones»

El Cacereño ha dado un paso hacia el equilibrio con la llegada de Wálter Nicolás Fiumano. El medio centro de origen argentino se incorpora al equipo de Fran Nacarino en una apuesta por un equipo más completo, que busque no sólo su actual buen trato con el balón sino también la contención del juego del rival. «Es el jugador que nos faltaba», sostiene el técnico. Fran Nacarino hizo una petición expresa a Félix Campo, hijo, y le dio el perfil del tipo de futbolista que le hacía falta para dar forma a una plantilla más bien corta. La elección, sin embargo, no fue suya. De nuevo, la responsabilidad de un fichaje recae en el director deportivo, Pedro Rossi, el hombre que ha diseñado las dos últimas plantillas. Según él, Wálter viene a compensar el ecosistema natural de un grupo en el que sobresalen por su determinación los 'jugones'.

«Tenemos muchos jugones en el equipo y hace falta alguien que ayude en la recuperación de la pelota. Ahí es donde aparece Wálter, un jugador al que conozco bien y que ya tiene experiencia en España», analiza Rossi. Procedente de la Tercera andaluza (Ciudad de Vícar), Wálter Nicolás Fiumano aterrizó en España tras jugar en el Platense. Estaba en la agenda del propio Cacereño en pretemporada, aunque su contratación se desestimó por motivos económicos. Anteriormente había jugado en el Íscar de Valladolid.

«Wálter nos interesaba este verano, pero se fue a Almería. Ahora allí hay problemas de cobro y con la dimisión el presidente se han complicado las cosas. Nos hemos aprovechado de eso para llamarle y tenerle aquí», asegura Rossi. El entrenador se muestra encantado con la nueva vía que representa este jugador, que le evitará tener que hacer pruebas y experimentos con los jóvenes canteranos. «No había un hombre como Rezzónico en esta plantilla. Ahora, ganamos mucho. Sobre todo porque Manolo podrá trabajar con calma e ir puliendo detalles sin precipitarnos y Ruano creo que es más un lateral derecho que un medio centro, aunque haya jugado en esa posición», argumenta Nacarino.

En directo

El Cacereño, con un presupuesto a la baja, se ha encontrado con dos de sus actuaciones más convincentes justo ante rivales de entidad (Díter y Don Benito) y en partidos que tenían en el escaparate de la televisión. «Éste es un equipo hecho para tocar la pelota, con muchos jugones y gente de calidad. Pero el fútbol también requiere de jugadores menos vistoso», recuerda Pedro Rossi, el hombre que ha permitido que los aficionados cacereños descubran a talentosos como Massoni o Zalio. Ante la posibilidad de que cualquiera de ellos abandone el actual proyecto, Rossi se muestra tranquilo y saca su mejor aval: una agenda que nunca le falla.