Unos chicos de cuidado

Jony y Chamorro lideran una nueva generación de jóvenes talentos que promete dar muchas alegrías a la afición del Badajoz

JAVI PÉREZ
Unos chicos de cuidado

El Badajoz mira al futuro con ilusión. Puede estar tranquilo. La fábrica blanquinegra sigue a pleno rendimiento y no para de sacar nuevos valores. Los últimos: Chamorro, Jony, Iván y Dani. La política de cantera siempre es garantía de éxito y en momentos inesperados permite salir de algún aprieto, sobre todo en épocas de asfixia económica. Sin otra salida, el club blanquinegro apostó por los jugadores de casa, bajo la tutela de varios veteranos y en apenas siete jornadas ya ha empezado a dar sus frutos. Mimbres había en el Sub 18 de Juan Márquez que en el pasado ejercicio entusiasmó en la División de Honor juvenil. «Ya era hora que tiraran de la cantera y den oportunidades a jugadores que desde pequeños estamos en el Badajoz», declara Jony.

Chamorro y Jony, vaya par

Chamorro había ofrecido muestras de su clase en el equipo de Vicente Colín en los últimos partidos de Tercera. Se quedó en verano junto a Jony, Iván, Dani y Nelson -éste se fue cedido al Talavera-, convencidos de tener un sitio en la primera plantilla. Empezó la temporada de titular y se ha ganado a pulso su continuidad en el once. Ante el Villafranca se destapó, además, con dos goles y con el Recreativo no le impresionó contener las embestidas de Congo o marcar a Rosu. Parecía un veterano.

Jony fue el otro héroe de la última jornada. La sorpresa más agradable. Incluso para él mismo. «Durante toda la semana Vicente (Colín) había estado trabajando un sistema y creía que no contaría conmigo. Hasta que me dijo que quería probar conmigo de medio izquierdo», reconoce. Su posición es la de lateral derecho, pero el domingo consiguió devolver la ilusión a la sufrida afición blanquinegra con sus eléctricas apariciones por el flanco izquierdo. «Tengo vocación ofensiva. El año pasado jugaba de lateral derecho en el juvenil y metí tres o cuatro goles», apunta. El joven jugador pacense señala sobre su nueva función que «me encontré muy bien. Al principio algo desubicado porque no estoy acostumbrado a jugar en la izquierda».

Lo suyo fue un bautizo de clase alta. Jony se presentó en sociedad con dos goles como credenciales. «No esperaba marcar dos goles en mi debut con el Badajoz. Tuve la suerte de encontrármelos, aunque también es cierto que hay que estar en el sitio justo para meterlos», precisa.

Jony asegura que no le pudo el miedo escénico del Nuevo Vivero. «Estuve bastante tranquilo y la verdad es que esperaba estar más nervioso. Pero en el campo los compañeros me ayudaron a tranquilizarme y al finalizar el partido en el vestuario me dieron la enhorabuena».

Jony sólo tiene su objetivo en el presente y no es otro que el encuentro de mañana en Santa Amalia. «Espero seguir contando para el entrenador. Jugar o no en este equipo depende de cómo lo hagas durante la semana y yo si tengo una oportunidad la aprovecho». Esta nueva promesa del Badajoz dice que se ha llevado una buena impresión de todos sus compañeros, en especial del grupo de veteranos como Rai Ortega, D'Amico y Poli, cuya presencia considera muy importante en el vestuario. «Te dan consejos y es de agradecer. Muchas veces te tienes que dejar llevar por ellos porque tienen más experiencia y te enseñan mucho».