El asturiano no se rinde

JOSÉ MARÍA RUBIO

El naufragio de Fernando Alonso en el circuito de Fuji fue similar al de Hamilton en Nurburgring, aunque a las alturas de la temporada en que nos encontramos el del domingo puede resultar decisivo. Alonso, sin embargo, se mostraba moderadamente optimista cuando dijo que todo puede suceder. Hamilton todavía no ha abandonado este curso, pero el asturiano tampoco se había accidentado en carrera desde Canadá, el año pasado, y en dos carreras hay margen suficiente para algún error.

Nadie esperaba lo que sucedió, pero también hace dos años a Montoya se le levantó una rejilla de desagüe en el lateral de la pista y abandonó cuando podía haber ganado en China. Y a Schumacher se le rompió el motor en Japón el curso precedente y hacía años que no le ocurría una cosa semejante en carrera. En la competición puede pasar de todo y, por eso, mientras haya opciones Alonso luchará por alcanzar su tercer título, tal y como dejó claro el domingo por la tarde.

Para el asturiano, el futuro se va aclarando un poco más cada día. Después de asegurar que seguirá compitiendo el año que viene, las salidas no son muchas, aunque en las últimas horas se ha abierto la vía de Toyota, que ha confirmado la marcha de Ralf Schumacher después de tres años allí. Alonso asumiría un reto importante, ya que el equipo nipón, el más potente económicamente de la parrilla, no tiene un coche ganador, ni mucho menos, y su llegada podría suponer el espaldarazo definitivo, o el cierre, por no cumplir las expectativas.

Alonso sí tendría todo el apoyo de la escudería y tratamiento de primer piloto. La otra opción de Toyota es la llegada de Adrián Sutil, piloto alemán de Spyker que dejaría el equipo con sede en Silverstone, donde tendría cabida un hindú. Los Toyota de F1 se fabrican en Colonia, y el reemplazo natural de Ralf sería Alonso o Sutil. También podría volver a Renault, donde Briatore ya ha dicho abiertamente que le espera en cuanto se libere de McLaren, y más ahora que el Consejero Delegado de Ferrari, Jean Todt, dejó claro que no podrá estar en Ferrari en 2008.