«Sufría más cuando corría en los karts»

Fernando Alonso se marchó del circuito de Fuji a escape y no se cruzó con su compañero Lewis Hamilton, y no lo hará hasta el próximo jueves en China

J. C. C.
Alonso saluda al público mientras va a los boxes después de su accidente. / AFP/
Alonso saluda al público mientras va a los boxes después de su accidente. / AFP

Una hora después de la capitulación, Alonso ya enfilaba la autopista hacia Tokio en dirección hacia el hotel de la capital nipona donde permanecerá dos días antes de viajar a Shanghai. Una forma como otra cualquiera de esquivar el tráfico, libre de compromisos como estaba. Sin rueda de Prensa oficial de la FIA, sin reuniones de ingenieros, sin nada que hacer salvo atender a la Prensa española, el asturiano ocupó una hora de su tiempo en ducharse, cambiarse dos veces de ropa, hablar diez minutos con los periodistas y coger la maleta verde. Otra forma de evitar la parafernalia de unas camisetas naranjas que esta vez

no saludaban su éxito, sino el de su rival. Alonso no se cruzó con Hamilton. No lo hará hasta el jueves en

China.

Ambiente de funeral

Cabizbajo, pero firme. Ese retrato-robot se dibujaba en la cara del español cuando atendió a la Prensa. «No hay que perder la esperanza hasta que matemáticamente esté fuera de la lucha. Siempre hay esperanza, pero necesito un abandono de Hamilton. De otra forma sabemos que es casi imposible, dos Mclaren y dos Ferrari van a acabar en las primera posiciones en una carrera en seco normal y eso no me vale. Hay que ser realistas. No ha abandonado en todo el año».

Alonso hablaba mientras al otro lado del biombo, el padre de Hamilton, Anthony, estrechaba manos, saludaba sonriente y se abrazaba a Ron Dennis y Martin Whitmarsh. «Son cosas que pasan en el deporte. Siempre piensas que no te va a pasar a ti, que vas a acabar la carrera bien y los demás igual tienen algún problema y esta vez te toca a ti y lo vives en tu propia piel».

No hubo desfogue británico en el momento de la derrota del español. En el espejo público del interior del pabellón McLaren, las gentes del equipo inglés guardaron silencio en un ambiente que tenía algo de funeral mientras Alonso aguantó por allí. «El golpe con Vettel afectó porque la aerodinámica estaba mal y el coche no iba exactamente igual, se iba un poquito de adelante en las curvas lentas y de atrás en las rápidas, pero en el accidente no ha tenido nada que ver. Fue un 'aquaplanning', porque con la aerodinámica bien hubiese pasado lo mismo».

Por el campamento empezó a llegar gente satisfecha. Felicidad en torno al éxito de Hamilton.

Alonso siguió con su relato: «Los neumáticos delanteros se destrozaron después del primer repostaje, y hasta que no se quedaron lisos, después de ocho o diez vueltas, no empecé a ir normal. Esas vueltas que fui despacio no ayudaron para nada. Al salir, tenía cuatro coches delante y Hamilton era el primero. Fueron todo detalles en contra como para augurar un buen final».

Hamilton ya estaba concluyendo su conferencia de Prensa, cuando Alonso dijo que «no ha sido el momento mas triste de mi carrera. Sufría más en los karts. Recuerdo un campeonato de Europa de kart. Si ganaba seguía en el equipo y no tenía que pagar nada. Si no ganaba pues igual volvía al colegio. Esos eran momentos mas difíciles, ahora quede segundo, tercero o quinto el año que viene seguiré corriendo, me van a seguir pagando y voy a ir a casa tan contento».