Consternación en Alange por la muerte en Afganistán del soldado Germán Pérez Burgos

El soldado Germán Pérez Burgos, natural de Alange, de 33 años, casado y con un hijo, ha muerto hoy en Afganistán en el ataque que ha sufrido un contingente español. El Ayuntamiento de Alange celebrará mañana una sesión plenaria para decretar el luto oficial. El presidente de la Junta Guillermo Fernández Vara, da el pésame a los familiares de los soldado, especialmente al de origen extremeño.

AGENCIAS | HOY.ES
Fotografía de archivo de Germán Pérez Burgos./ EFE/
Fotografía de archivo de Germán Pérez Burgos./ EFE

La localidad pacense de Alange está consternada por la muerte del soldado Germán Pérez Burgos, de 33 años, que ha fallecido junto a otro soldado español, Stanley Mera Vera, y a un intérprete afgano en el ataque a un contingente español esta mañana en Afganistán, en el que también han resultado heridos graves otros tres soldados , entre ellos otro natural de Alange de 19 años, Rubén López García.

Germán Pérez Burgos nació en Alange hace 33 años, tenía una esposa y tenía un hijo, con los que residía en Sevilla, pero solía visitar Alange en verano, según ha señalado el alcalde de la localidad Juan Pulido. Pulido también ha contado que la familia del soldado es muy conocida en la localidad porque su abuelo materno fue el médico de cabecera de la localidad y en ella nació su madre y aún tiene familiares, en concreto unos tíos, ha declarado el alcalde Juan Pulido.

"El pueblo está muy dolido y muy consternado", lamenta Pulido, que ha informado de que el Ayuntamiento celebrará mañana martes, día 25, una sesión plenaria en la que se debatirá declarar unos días de luto oficial y la posibilidad de distinguirle de alguna forma, mientras que aún se desconoce dónde se celebrará el funeral y el entierro.

Respecto al soldado herido grave Rubén López García, también de Alange, el alcalde de dicha localidad, Juan Pulido, ha señalado que «no consta en el censo», aunque se están analizando los registros «por si hubiera nacido aquí circunstancialemente».

Pésame de Vara

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha expresado su pésame a los familiares de los dos militares fallecidos, y se ha referido "especialmente" al soldado de "origen extremeño".

Los otros heridos graves son Julio Alonso Sanjuán y Óscar Bertoméu.

Los talibanes afganos han asumido la autoría del ataque perpetrado hacia las 09:00 horas de hoy (hora española) cerca de Shewan, al noroeste de Farah. Según el portavoz talibán, Zabiullah Mujahid, la ofensiva destinada a las tropas de la OTAN se habría saldado con cinco víctimas mortales y siete heridos, cifra no confirmada por el Ejercito español.

El ministro de Defensa ha explicado que el convoy constaba de cinco vehículos que regresaban a la base tras ser relevados por soldados italianos. El blindado ha activado con una de sus ruedas traseras una mina de presión enterrada en la carretera. Durante su comparecencia ante los medios, Alonso ha insistido en que los coches estaban "muy bien equipados" y que "contaban con inhibidores", una tecnología que en este caso no ha servido para evitar la explosión.

Vehículos bien equipados

La misión en la que participaban los soldados fallecidos tiene el objetivo de dejar libre de insurgentes una ruta de paso por el interior del país, objetivo que el contingente español comparte con el resto de tropas de la OTAN presentes en el país.

Alonso ha anunciado que esta misma tarde partirá hacia Afganistán un avión Hércules con asistencia sanitaria que se encargará también de la repatriación de los dos cadáveres y de los heridos españoles.

85 muertos

El vehículo atacado formaba parte del mismo convoy militar español que el pasado 13 de septiembre fue asaltados por insurgentes en un cuartel del Ejército afgano, desencadenando una operación de rescate con fuerzas de la ISAF italianas, vehículos aéreos no tripulados y helicópteros de combate Mangusta A129.

La provincia en la que se ha producido la deflagración, cuya seguridad recae en un contingente del Ejército estadounidense encargado del Equipo de Reconstrucción Provincial, es fronteriza con la zona sur y es la que mayor número de ataques de insurgentes ha registrado.

Con estas dos muertes se eleva a 85 el número de militares españoles fallecidos en las misiones de España en el exterior. Las otras dos víctimas mortales por acciones de guerra en Afganistán son la soldado Idoia Rodríguez Buján el pasado 21 de febrero -la primera mujer militar española muerta en una misión en el extranjero-, y el soldado paracaidista Jorge Arnaldo Hernández -la primera víctima del Ejército español por un ataque hostil-, de origen peruano, que murió al ser alcanzado su BMR por la explosión de una mina anticarro el 8 de julio de 2006.

España mantiene en Afganistán un contingente de 690 militares en el marco de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF). El grueso de las tropas se concentra en la Base de Apoyo Avanzado de Herat y al frente del Equipo de Reconstrucción Provincial de Badghis, con sede en Qala-I-Now. Al estar al mando de la Base de Apoyo Avanzado de Herat, el destacamento español aporta una compañía reforzada a la Fuerza de Reacción Rápida (QRF), encargada de apoyar en tareas de seguridad a las cuatro provincias de la zona oeste (Ghowr, Badghis, Herat y Farah). El contingente español se completa con oficiales destinados en los Mandos Regional y Central de la ISAF y con un destacamento aéreo emplazado en la base de Manás (Kirguistán).

Fotos

Vídeos