La policía confirma que el asesino en serie de Ipswich mató a una cuarta prostituta

Los análisis forenses aseguran que Paula Clennell, de 24 años, murió estrangulada

AGENCIAS | LONDRES
La policía confirma que el asesino en serie de Ipswich mató a una cuarta prostituta

La cuarta mujer asesinada esta semana en los alrededores de Ipswich (sureste de Inglaterra) era una de las dos prostitutas de esa ciudad del sureste inglés que permanecían en paradero desconocido, lo que confirma que el misterioso asesino en serie que está sembrando la alarma en esta localidad se fija en mujeres dedicadas a la prostitución. Se teme que la quinta mujer muerta sea la otra prostituta desaparecida pero aún no se ha confirmado oficialmente.

Paula Clennell, de 24 años y cuyo cadáver fue hallado el martes pasado, murió por "una opresión en el cuello", ha indicado el detective de la Policía de Suffolk Stewart Gull, que dirige las pesquisas y que no ha dado más detalles sobre la causa de la muerte. La joven fue vista ejerciendo la prostitución en Ipswich alrededor del mediodía del domingo en una calle cercana a su domicilio, según los investigadores.

El cuerpo de la segunda mujer, que previsiblemente es el de la otra prostituta que permanecía desaparecida, será trasladado hoy a un hospital para que se le practique la autopsia.

La Policía de Suffolk ha establecido que otra de las cinco mujeres asesinadas, Anneli Alderton, murió estrangulada, mientras sigue tratando de determinar las causas de la muerte de Tania Nicol y Gemma Adams.

Colaboración ciudadana

Los investigadores tratan de contactar con el conductor de un BMW azul en el que supuestamente se montó Anneli el día en que fue vista por última vez y de hallar las prendas de ropa vestidas por las cinco víctimas. Lo que se trata de establecer es si una chaqueta y un bolso encontrados en el río Orwell, próximo al lugar donde se hallaron tres de los cadáveres, son relevantes para la investigación

La Policía de Suffolk ha pedido hoy la colaboración ciudadana para hallar la ropa que vestían las cinco mujeres asesinadas y cuyos cadáveres fueron hallados desnudos en un plazo de diez días en los alrededores de Ipswich (sureste de Inglaterra).

La Policía, que ha recibido unas 5.500 llamadas de ciudadanos en relación con el caso, está revisando las grabaciones de las cámaras de seguridad instaladas a lo largo de la carretera A14, que une las localizaciones donde fueron encontrados los cuerpos sin vida y pasa próxima al barrio rojo de Ipswich.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos