La feria del coleccionismo de Villanueva crece en superficie y en visitantes

Aspecto que presentaba ayer sábado la feria del coleccionismo de Villanueva. :: f. h./
Aspecto que presentaba ayer sábado la feria del coleccionismo de Villanueva. :: f. h.

Pese al mal tiempo, el pabellón multiusos Juan Hidalgo acogió en la jornada de ayer un goteo incesante de aficionados y curiosos

FRAN HORRILLO

El mal tiempo no amedrentó a los miles de coleccionistas, visitantes o curiosos que pasaron ayer a echar un vistazo a los 'pequeños tesoros' que se exponían en la séptima edición de la Feria Internacional de Coleccionismo de Villanueva de la Serena.

Una cita que vivirá hoy domingo su segunda jornada -hasta las 14.30 horas- y con la que Villanueva de la Serena ha vuelto a ser este fin de semana referente a nivel nacional para los coleccionistas y aficionados a este mundo.

Una Feria Internacional del Coleccionismo que ha contado con más de 120 expositores llegados no solo de nuestro país sino de Portugal, Francia y Andorra.

El evento este año presentaba una importante novedad y es que ha crecido en superficie, pues ha pasado de los 2.000 metros cuadrados que hasta ahora tenía en el Pabellón Juan Hidalgo, a los 3.000 metros cuadrados de exposición. Todo ello, gracias a añadirse una nueva carpa exterior de 1.000 metros cuadrados.

Juan Carlos Ojeda, director de la feria e integrante de la Asociación 'Estremadura Baxa', organizadora de la misma, destaca que en la actualidad la feria de coleccionismo de Villanueva «es la número uno del sector debido al gran número de comerciantes que se dan cita en ella, la gran variedad de temáticas y el público en general que la visita». De hecho, en esta séptima edición se esperaban superar las 13.000 visitas que hubo el año pasado.

Todas las temáticas

Los coleccionistas y curiosos pudieron disfrutar ayer de lo mejor del coleccionismo en todas sus temáticas, desde numerosas filatelias a numismáticas, juguetes, objetos de decoración, fotografía u objetos militares, entre otros. Durante el sábado fue continuo el goteo de visitantes que se arremolinaban en torno a las mesas instaladas en el pabellón, muchas de las cuales transportaban a tiempos pasados.

Además, gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Villanueva y de la Diputación de Badajoz, esta edición ha dado un salto de calidad al contar con exposiciones destacadas que se pudieron visitar en la parte superior del recinto.

Algunas de ellas muy curiosas como la de camisetas históricas del fútbol español, que expuso casi un centenar de ellas; así como balones y botas de jugadores míticos desde los años 50 hasta la actualidad. Otra muy peculiar fue la de bomberos del mundo, una exposición compuesta por trajes, cascos, gorras, parches o miniaturas. Algunas de ellas del año 1855 e incluso del fatídico 11S.

El cromo de 'Quini'

A todo ello se sumaron otras colecciones que llamaron la atención de los asistentes, entre ellas de sellos, monedas, lotería, llaveros, pins, juguetes, cómics, tebeos, cromos, miniaturas, calendarios de bolsillos, marca páginas, discos, muñecas o playmobil. Curiosamente, en uno de los puestos de cromos, varios coleccionistas iban en busca y captura de alguno del gran Enrique Castro 'Quini', que fallecía de forma repentina esta semana y que de esta forma se hizo presente ayer en Villanueva.

Además, tampoco faltaron otras colecciones con temáticas relativamente nuevas como la de lego, star wars, relojes o muñecos reborn, entre otras.

Unas colecciones que muchos de los visitantes pudieron ampliar mediante la compra o el intercambio.

Un evento que, además de suponer un auténtico paraíso para los coleccionistas, provoca un impacto importante en la localidad villanovense, ya que por ejemplo las plazas hoteleras de la localidad estaban ocupadas al cien por cien para este fin de semana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos