La central de San Isidro producirá seis millones de kilos de fruta

Operarias munipulando fruta en la central de San Isidro. :: f. h.

La cooperativa afronta su decimotercera campaña frutícola, marcada por los malos precios

FRAN HORRILLO

La central frutícola de la cooperativa San Isidro de Villanueva de la Serena producirá esta campaña unos seis millones de kilos de fruta, cifra ligeramente inferior a la pasada.

Una campaña, la decimotercera desde su apertura, que como precisa el gerente, Francisco Gómez, se presenta preocupante. «Económicamente es una campaña muy complicada. Los mercados están resultando muy complicados y muy pesados, pues está todo muy saturado. Los precios son malos, desde el principio de campaña, pues cada vez más se está produciendo un fuerte solapamiento de las propias regiones productoras de nuestro país. Nosotros nos adelantamos, otros se retrasan y las ventanas comerciales naturales que teníamos cada región las estamos perdiendo y estamos creando un caos que no nos está beneficiando a nadie. Si a esto se une un estancamiento en el consumo de la fruta, sobre todo en países europeos, está produciendo un maltrato del sector. El año pasado no fue bueno, pero al menos salimos del paso. Sin embargo este año no creo que lleguemos a los niveles del año pasado y eso es preocupante».

La campaña se inició el 16 de mayo, y se espera que se esté a pleno rendimiento hasta finales de este mes de septiembre.

En concreto, en la central villanovense se procesa melocotón, nectarina, ciruela y algo de paraguayo. En este caso, la ciruela abarca el 60 por ciento de la producción.

En el año 2014 se puso en marcha la ampliación de la central, que consistió en duplicar la capacidad de frío, con lo que se cuenta con unos 4.800 metros cuadrados de cámaras frigoríficas para almacenar fruta. Además, también se aumentó la capacidad de manipulación con nueva maquinaria. En concreto, la inversión rondó los 1,5 millones de euros.

Gómez apunta que esta ampliación «era imprescindible porque estábamos en precario, tanto en capacidad de frío como en manipulación, en línea de calibrado, y ahora ya podemos afrontar con garantías las campañas venideras».

40 socios productores

En la actualidad, la cooperativa cuenta con unas 300 hectáreas de frutales producción, que aportan unos 40 socios productores.

En plena campaña, la cooperativa da trabajo a unas 70 personas. Si a esto se unen la veintena de trabajadores que están dedicados a la campaña de tomate, en la recepción de la materia prima, cabe destacar que en el periodo estival San Isidro genera un centenar de empleos.

En cuanto a la comercialización, se hará de nuevo a través de Acopaex, cooperativa de segundo grado, a la que pertenece San Isidro. La mayor parte de la fruta que produce la villanovense se dedica a la exportación. Así, se consume fruta villanovense en países europeos como Alemania y Francia, principalmente, mientras que la ciruela va a Brasil, Colombia e incluso ya llega hasta China.

Fotos

Vídeos