Hoy

El barrio del Pilar rinde tributo a su presidenta

Maruja con el ramo de flores y la tarta que le hicieron. :: b. p.
Maruja con el ramo de flores y la tarta que le hicieron. :: b. p.
  • Maruja Olivares ha cumplido este año sus bodas de plata al frente de la asociación

Las fiestas del barrio del Pilar de Villanueva de la Serena pusieron ayer su punto y final con una jornada pasada por agua, que impidió la procesión de la Virgen del Pilar por las calles de la barriada.

No obstante, si por algo destacó esta edición es por el homenaje que le rindieron los socios a Maruja Olivares, que este año cumplía sus bodas de plata como presidenta de la asociación vecinal.

Maruja, la 'panadera', como se la conoce en el barrio, recibió un ramo de flores y también le hicieron una tarta en su honor. Un detalle que emocionó a la presidenta que durante 25 años ha luchado de forma incansable para traer servicios a su barrio. Olivares recuerda que las fiestas en el barrio arrancaron el día que decidió juntar a sus vecinos en un corralón y les animó a moverse para que pudieran celebrar la festividad de su patrona. «Los primeros años, nos sentábamos en caja de cervezas, porque no teníamos ni sillas y lo hacíamos en los laterales de la calle Navegante Juan Patiño en cachito de carpa».

25 años que dan mucho de sí, aunque Maruja recuerda como anécdota más curiosa, el año en el que tuvo que hacer de árbitro de fútbol para dirigir un partido en las fiestas, al fallarles a última hora el chico que iba a arbitrar.

Aunque si por algo se ha caracterizado siempre Maruja es por su carácter reivindicativo. «Siempre me ha gustado pedir para mi barrio, al que he visto crecer y al que quiero. Logramos que viniera aquí el centro de salud, la farmacia y el centro de mayores. Y ahora es necesario ampliar las aulas del Cervantes, que va bien encaminado».