hoy.es
Miércoles, 22 octubre 2014

1.609.691 lectores. Datos marzo 2014 comScore

sol
Hoy 6 / 14 || Mañana 4 / 11 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«Soy adicto a observar y contar lo que veo»

REGIONAL

«Soy adicto a observar y contar lo que veo»

«Esta época será positiva si nos enseña la medida de las cosas: muchas necesidades que nos habíamos creado eran secundarias, pero muchos logros sociales son imprescindibles y no podemos permitir que nos los arrebaten»

15.07.13 - 00:10 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«Soy adicto a observar y contar lo que veo»
José Ramón Alonso de la Torre en la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura que dirige..:: LORENZO CORDERO

-Para quien no le conozca, ¿usted es?

-Me llamo José Ramón Alonso de la Torre Núñez. Nací en Cáceres, ciudad donde vivo. Soy profesor de Lengua y Literatura y en este momento dirijo la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura. Mi padre es asturiano y mi madre nació en Ceclavín (Cáceres). Creo que esa mezcla de Asturias y Extremadura me ha marcado mucho. A los 14 años me mandaron a estudiar a Zamora y ya no volví a mi tierra hasta los 44. He vivido siempre en provincias fronterizas: Badajoz, Cáceres, Salamanca, Zamora y Pontevedra. Desde los 23 años me gano la vida como profesor y desde los 13 me he dedicado en cuerpo y alma a múltiples pasiones hasta que un maravilloso día de finales de julio de 1986 me invitaron a escribir una columna en un periódico, dejé las otras pasiones por las columnas y hasta ahora.

-¿Cómo resumiría, brevemente, la época que nos toca vivir?

-En lo personal, como todas: complicada si aspiras más allá de tus posibilidades y armónica y razonablemente feliz si conoces tus límites, aceptas las reglas de la vida y no te puede la ansiedad. En lo colectivo, crítica porque nos quieren arrebatar 100 años de conquistas sociales.

-Será una época positiva porque.

-Será positiva si nos enseña la medida de las cosas: muchas necesidades que nos habíamos creado eran secundarias, pero muchos logros sociales son imprescindibles y no podemos permitir que nos los arrebaten.

-O quizás será lo contrario porque.

-Será una etapa negativa de la historia no tanto si desaparece el estado de bienestar cuanto si nos olvidamos de que un día disfrutamos de él y no volvemos a luchar para recuperarlo.

-¿Cómo saldremos de esta en Extremadura? ¿Mejores, peores, más, menos, más lejos, más cerca.?

-Soy optimista. Siempre pienso que la historia nos va a sonreír por fin, aunque llevemos desde el siglo XVI empantanados. Quizás si fuéramos capaces de cambiar el modelo económico, si dejáramos de depender tanto del Estado. Pero la crisis ha estallado justo cuando parecía que íbamos a dejar de ser periferia apartada para convertirnos en epicentro del eje Madrid-Sevilla-Lisboa. Me temo que seguiremos teniendo poca riqueza y mucha calidad de vida.

-¿Comentar la actualidad supone un reto, un riesgo, un placer, un dolor.? ¿Por qué?

-Es un placer. Soy adicto a observar y contar lo que veo. Siempre me ha gustado narrar historias, llegar a un grupo y tener una noticia que afecte, aunque sea tan tonta como que he descubierto una frutería donde las cerezas son picotas de verdad y son baratas.

-¿Y hacerlo en el HOY implica.?

-Que convierto el HOY en parte de mi vida. En eso soy un hooligan radical: el periódico donde escribo es el mejor y miro el EGM y la OJD como si más que medir lectores midieran mi estado vital.

-¿Son muchas las veces que se muerde la lengua? ¿Con qué temas, personas o noticias de actualidad?

-Nunca me muerdo la lengua, aunque después de 27 años escribiendo columnas he aprendido que puedo hacer mucho daño colateral gratuito. Procuro ser prudente y no humillar a ciudadanos que no se lo merecen.

-¿Cuáles son sus temas fetiche, aquellos por los que irremediablemente siente más atracción o interés?

-Lo cotidiano: el autobús urbano, la cola del banco y la de la carnicería, los eventos con su vino de honor, las curiosidades de los pueblos y de los barrios y los personajes que son auténticos y cuentan sus andanzas con la misma pasión que las viven. Y de esa cotidianeidad procuro saltar a lo universal. El día que lo consigo, soy feliz.

-¿En quién piensa cuando escribe? ¿A qué perfil o prototipo de lector se dirige?

-Paso del lector. Es una premisa imprescindible para escribir columnas. Si piensas en quién la va a leer, en su reacción y en cómo llegar hasta él, mejor dejarlo. Hay que escribir para un lector indefinible, abstracto, inesperado. No se puede escribir pensando en las reacciones del lector en su casa o en Internet. Escribo como creo que debo hacerlo y que sea lo que tenga que ser, que me lea quien me tenga que leer y que reaccione como quiera reaccionar.

-¿En quién se inspira? ¿Qué escritores o columnistas son sus referentes?

-A los 28, cuando empecé, leía mucho a Umbral y, como les ha pasado a tantos columnistas, influye en artículos de esa etapa. Pero poco a poco se fue imponiendo otra voz y hoy no tengo referentes, la verdad. Eso no quiere decir que no me gusten Manuel Jabois, Luis Landero o mi colega de redacción de La Voz de Galicia en Santiago José Luis Alvite, con quien tomaba café en la rúa del Villar y hablábamos, sobre todo, de peluqueras y puticlubs. Alvite era experto, literariamente, en los segundos y yo estaba fascinado por las primeras, también literariamente. Ahora han llegado los blogs y sigo a blogueros de lo cotidiano como Carolina Díaz con su Solita en Cáceres.

-¿Recuerda alguna columna especial por su repercusión o consecuencias, fuesen positivas o no?

-Cuando llegué a Cáceres, escribí sobre el desbarajuste del mobiliario urbano en la plaza Mayor, a los pocos días, el alcalde sacó una ordenanza obligando a eliminar el mobiliario con publicidad y unificándolo. Aquello me asustó, la verdad, porque no me gusta tener repercusión ni escribo para cambiar ni el mundo ni nada. Un domingo 7 de septiembre, escribí de un restaurante portugués desconocido. Al día siguiente, lunes 8, fiesta en Extremadura, medio Badajoz fue al restaurante, que, desprevenido, se llenó como nunca, con grandes colas, se quedó sin comida y su dueño acabó maldiciéndome. En otra ocasión, conté cómo una bruja me predijo el futuro y el conserje del periódico estuvo 15 días atendiendo llamadas de medio mundo, que solicitaban el número de teléfono de la bruja, que desde entonces tienen en el listín de teléfonos de primera necesidad.

-¿Qué se pierden los extremeños que no leen a los columnistas de HOY?

-Se pierden entender lo que pasa en la región, se pierden conocer mejor la realidad, se pierden ese momento mágico en que lees una columna, levantas la vista y te dejas llevar por los pensamientos que te sugiere lo que acabas de leer. Eso es impagable y leyendo el HOY pasa con frecuencia.

-¿En verano lee más de lo habitual? ¿Qué lee? ¿A quién? ¿Dónde? ¿Cuándo?

-Leo en la terraza de casa, sobre todo temas de trabajo para ponerme al día: libros de teatro y libros sobre Extremadura (cada verano tengo varios pendientes sobre pueblos y comarcas de la región, lo que yo llamo best sellers locales). Cuando me voy de vacaciones, suelo comenzarlas entrando en una buena librería, donde paso la mañana, compro todo lo que me interesa y después, donde descanso, busco un buen sitio, sombreado, fresco y con un horizonte que me relaje cada vez que levante la vista del libro, y a disfrutar con la lectura de libros y periódicos. También me gusta mucho escoger un nudo ferroviario como centro de operaciones vacacional y viajar en tren leyendo, que es uno de mis mayores placeres.

-¿Estas fechas son idóneas para.?

-No escribir durante un mes y así volver en septiembre con un mono terrible y con unas ganas enormes.

-El curso que viene se ha propuesto.

-Seguir contando historias esforzándome para que sean más documentadas, más rebuscadas, más inesperadas y más potentes.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Galerías de Fotos
Videos de Extremadura
más videos [+]
Extremadura
--%>
Hoy.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.