hoy.es
Jueves, 31 julio 2014

1.609.691 lectores. Datos marzo 2014 comScore

sol
Hoy 19 / 34 || Mañana 16 / 28 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Sabio Juan Bautista, ambicioso Juan del Álamo, valiente Silveti

TOROS

Sabio Juan Bautista, ambicioso Juan del Álamo, valiente Silveti

Viento, lluvia y granizo, una corrida noble y hermosa de Bohórquez, un excelente toro de Carmen Segovia, público entregado y un balance de tres orejas, una por barba

20.05.13 - 00:12 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Abrió un toro corto, acarnerado y bien armado. 509 kilos. En tipo. Murube-Bohórquez. Asustadizo y abanto. Se barruntaba tormenta: volaban en remolinos los papeles que echan los mozos de espadas para elegir terrenos. Juan Bautista lidió con precisión, quitó Juan del Álamo -dos chicuelinas graciosas y media, la suerte cargada a pies juntos, la embestida traída hacia dentro-, el toro abrió la boca y mugió en banderillas. Antes de entrarse en faena se levantó un vendaval. «¡Esa puerta.!», gritaron. No hubo ni dónde ponerse. Por debajo de los vuelos se metía el viento, Juan Bautista se sintió descubierto en todas las bazas y solo gracias a su notable oficio resolvió el problema. Un toro bondadoso, rebrincado, noble y flojo que vino con relativa desgana pero sin descolgar. Una estocada.

Al segundo de corrida lo saludó Juan del Álamo, la planta posada, con verónicas pausadas. Empezó a tronar y retumbar, se cerró el cielo. Tras un puyazo delantero, desistió de quitar el torero de Ciudad Rodrigo. Toro justo de poder. Tras la segunda vara salió desafiante al quite Diego Silveti. Tres mandiles ajustados y garbosos, media de remate. Un jaleo. Y entonces, la réplica de Juan: tres verónicas cambiadas y cobradas con las vueltas del capote -las llamadas cordobinas-, media y el remate de una larga preciosa.

Seguía molestando el viento. Si rompía a llover, se echaría el viento. Pero todavía no. Tuvo más nobleza que entrega o recorrido el toro, que se vencía mucho por la mano derecha y se abría por la otra. Brindis al público y una faena de buenas ideas, segura disposición y llamativa resolución.

Puso más el torero que el toro: lo provocó ganándole pasos -recurso clásico-, la muleta por delante, tandas cortas con la zurda, muletazos despaciosos, no siempre rematados, y el ingenio de buenos remates: el farol vitista con el de pecho, la trinchera. Se acabó el toro demasiado pronto. Una tanda justificatoria con la diestras, unas bien plantadas manoletinas y en la suerte contraria una estocada trasera. Cuatro descabellos a toro recostado en tablas y sin descubrir. Un aviso, una fuerte ovación.

Al asomar el tercero se puso a granizar. Granizada de un cuarto de hora. Llovían piedras. Un bohórquez muy alto de agujas que iba a salir bueno y noble. Los elementos: enfangado el ruedo pese al buen drenaje de las Ventas; diáspora de clientes de tendido. Soberbio Silveti en un quite capote a la espalda. De valor. Juan Bautista no perdonó su quite. Por chicuelinas, que no son novedad en esta feria de 2013. Trabajo heroico de Silveti: piso resbaladizo, golpes de viento y pedrisco. Dio lo mismo. Se puso, buscó toro y lo encontró, se templó, cuajó una última tanda en redondo muy bella. Una estocada casi perfecta. Volcada la gente. Reconocimiento. Tuvo sabor a gesta la cosa.

Rica faena

Completaba corrida un toro de Carmen Segovia, que se soltó de cuarto. Ancho, las palas abiertas, buen cuajo. De mucha movilidad y tan noble como todos los de Bohórquez recién arrastrado. Templado Juan Bautista con el capote, lidia sobria y ordenada, otro quite de un ambicioso Juan del Álamo, dos pares excelentes de Curro Robles. Todo eso, preludio de una rica faena de Juan Bautista: bien ideada -doblones largos para ahormar del todo la embestida-, ni un error en colocación, enganches ni toques, armonía general, tandas ligadas y largas -de cuatro o cinco y el cambiado de remate-, el toro empapado en el engaño. Por las dos manos, toreo de calmoso compás. La naturalidad del torero de Arles. Fácil, sencillo, ni despeinarse. Una excelente estocada. Triunfo a ley.

Con los otros dos de terna premiados, Juan de Álamo salió en el quinto a comerse el mundo. Dos largas cambiadas de rodillas en el saludo. El toro mejor cuajado de los cinco de Bohórquez. Corretón hasta que vino Juan a estirarse con él a la verónica en las rayas y frente a la puerta grande. Siete lances soberbios: el ajuste, el dibujo, el desgarro, la lentitud. Y dos medias. Fue un clamor. Un galleo, dos varas excelentes de Óscar Bernal, un nuevo quite de Silveti por mandiles, no tan afortunado como el primero y, al cabo, una faena de gran descaro. De acción inmediata: ya fueron de fondo el primer muletazo y la primera tanda, ligada en serio, como la segunda y la tercera. A diestro las tres. Muy vibrante. Los vuelos de la muleta, embarrados, pesarían. Cambió de engaño Juan y también de mano. Hubo que tirar del toro por la izquierda y lo hizo con técnica y pureza. La última tanda fue hermosa y difícil. Un gran desplante frontal. Que no se quedara nada dentro: una manoletinas de pasar rozando. Una estocada de fe. Muerte lenta de toro encastado. Cara la oreja. De las que dan moral a un torero más o menos nuevo. O no tanto.

El sexto, grandón, se empleó mucho menos que los cinco anteriores. Hizo amago de saltar, se picó corrido, se soltó mucho, se paró. Silveti no pudo redondear la tarde. Le habría asaltado la idea de salir en hombros. Se interpuso ese toro.

En Tuenti
Sabio Juan Bautista, ambicioso Juan del Álamo, valiente Silveti

Diego Silveti durante la faena a su primero. :: EFE

Hoy.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.