hoy.es
Jueves, 28 agosto 2014

1.609.691 lectores. Datos marzo 2014 comScore

sol
Hoy 19 / 35 || Mañana 17 / 34 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«La subvención no puede ser la base principal de la economía»

Alon Bar Embajador de Israel en España y Andorra

«La subvención no puede ser la base principal de la economía»

14.02.13 - 00:06 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«La subvención no puede ser la base principal de la economía»
El representante israelí, durante el desayuno informativo en el Parador de Turismo, dentro del ciclo Extremadura Horizonte 2020 que organiza HOY. / BRÍGIDO

El representante israelí en España participa hoy en un desayuno informativo en el Parador de Turismo, dentro del ciclo Extremadura Horizonte 2020 que organiza HOY con apoyo de la iniciativa ONE de la Junta de Extremadura. En una conversación por teléfono, Alon Bar muestra un panorama breve de su país, poblado por 7,6 millones de personas y con un PIB por habitante ligeramente superior al de España.
-¿Qué datos económicos presenta Israel en estos momentos?
-No puede dejarnos de afectar la crisis ya que los principales proveedores y clientes israelíes son Estados Unidos, Unión Europea y el mundo occidental. A pesar de eso nuestras cifras siguen manteniendo un éxito bastante importante, 2009 fue el único año en que no crecimos, en 2012 fue algo más del 3%, y para 2013 esperamos un 3,9% de crecimiento. Nos basamos en la exportación, que se ha reducido, pero no con España, que en ambos sentidos se mantiene a un nivel de 800 millones de euros anuales. El paro es bastante bajo, el 6%, aunque ha aumentado algo.
-¿Cuál es su mensaje a los empresarios y a la sociedad extremeña?
-Israel ofrece una oportunidad bastante distinta a cualquier otra para buscar una salida a la crisis actual que vive España. Las relaciones entre ambos países tienen recorrido, no hay suficiente conocimiento entre nuestros empresarios de las oportunidades mutuas; hay 60 multinacionales de I+D establecidas allí con bastante éxito, pero ninguna de ellas es española, y muy pocas son europeas. Buscamos socios fuera con capacidad productiva, con acceso a los mercados, del mismo nivel educativo pero de distintos países. Queremos celebrar este año actos en Extremadura sobre financiación de la innovación, con la UEx como motor de la educación para la innovación aplicada, y algunos temas concretos como las incubadoras tecnológicas en Israel, un modelo adaptable.
-Tienen ustedes fama de, pese a las adversidades, haber levantado una agricultura modélica.
-Somos uno de los países que más ha experimentado e introducido innovación y tecnología en la agricultura; normalmente en todos los países ese sector es muy tradicionalista, pero en Israel desde la creación del Estado ha sido de permanente mejora por tener un territorio limitado y escasez permanente de agua. Ello ha llevado a diferentes métodos de aprovechamiento del agua y otros sistemas muy innovadores que aumentan la producción y la calidad. Compartir esto es una misión que tenemos, sobre todo para mejorar el nivel de vida de la población rural. Extremadura por su alta capacidad puede ser un colaborador muy fuerte de Israel en este esfuerzo.
-Uno de los problemas de Extremadura, como de otros países del sur de Europa, es la cultura de las subvenciones.
-La agricultura en muchos países busca soluciones para sobrevivir en un mundo en el que es más fácil llevar productos de un lado a otro, pero a la vez es preciso que la dependencia del exterior no sea total. Lo más importante es asegurarnos de que esa no sea la única base de la economía. La subvención y los incentivos a los agricultores no pueden cimentar el crecimiento económico de una región o país; que sea parte es una realidad, pero los líderes, los empresarios y las autoridades tienen que localizar otras bases para generar empleo y riqueza. Confiar a largo plazo en subvenciones, vengan de donde vengan, no garantiza el desarrollo de ningún territorio.
Iniciativas
-La sociedad israelí es también un vivero de iniciativas.
-España y sus autoridades no son tercermundistas, y nosotros no vamos a venir de otro lugar para decir: 'así lo pueden hacer'; lo que podemos hacer es presentar nuestra experiencia y no siempre todo puede ser adaptable. En mi país la escasez de otras opciones y de recursos, y una tradición en la educación, han creado una cultura de empuje permanente de los jóvenes; terminan el servicio militar y empiezan a buscar nuevos caminos. Pero hay una cultura que favorece ese espíritu, no castiga el fracaso sino que anima a continuar el esfuerzo.
-¿Cómo se puede motivar?
-Israel posee esa base cultural, la educación como parte de la tradición judía, y el empuje personal lo tenemos; no puedo decir que haya una fórmula secreta pero sí que a veces la necesidad es la madre de las motivaciones, y cuando no hay otras opciones los jóvenes, igual que en España y Extremadura, seguro que van a encontrar el espacio humano de motivación en esta situación que sufrimos ahora. Si la Administración ofrece soluciones a esa gente que impulsa, que insiste, pueden convertirse en modelo para otros jóvenes. Hay que crear un cultura y un espíritu en el entorno, no se puede hacer artificialmente ni hay fórmulas secretas, requiere un trabajo y se puede ver cómo se ha hecho en otros países de éxito, como Israel, y estudiar qué y cómo es adaptable.
-¿Qué sistema de apoyo a las empresas hay allí?
-En Israel no hay empresas grandes, todas son pequeñas y medianas, y hay incentivos dirigidos por el científico jefe del Ministerio de Industria en los campos que identificamos de valor añadido. Si las empresas entran en estos campos para nuevos productos, generan empleo e inversiones internacionales, por cada euro el Gobierno aporta otro. Después cuando las empresas tienen éxito devuelven el dinero, y si no, es algo que el Gobierno está dispuesto a perder. Este sistema, y otros que favorecen la inversión exterior y el que las multinacionales pongan centros de investigación, son políticas que estamos dispuestos a compartir con España.
-Cara a los nuevos fondos europeos 2014-2020 Extremadura se propone definir sus sectores económicos estratégicos, ¿cómo lo hacen ustedes?
-Tenemos una figura que es el científico jefe, que ayuda a identificar y decidir los campos en los que parece que Israel podría tener un valor añadido. El último análisis indica que telecomunicación, productos médicos, tratamiento de agua y agricultura son de valor especial. Esto no significa no apoyar a otros sectores, pero sí que hay una orientación a las empresas. Israel participa en programas europeos de innovación y esperamos ser el único país no europeo en ellos. Asociarse con empresas israelíes es una posibilidad para las empresas extremeñas de conseguir mucho más éxito en la obtención de fondos europeos.
-¿Cuáles son sus principales sectores económicos?
-La informática es lo que más empresas ha atraído a Israel y generado inversiones; otro sector es la seguridad del espacio informático, de las redes, la protección de los ordenadores y su información. Existe un interés elevado en el mundo debido a algunos ataques a infraestructuras críticas. La seguridad en general es un aspecto en el que lamentablemente tenemos bastante experiencia, seguridad de todo tipo, incluida la civil. Equipo y tratamiento médico, medicamentos, y últimamente también las soluciones de telecomunicación.

En Tuenti
«La subvención no puede ser la base principal de la economía»

Alon Bar, embajador de Israel, en su despacho de Madrid. :: HOY

Galerías de Fotos
Videos de Extremadura
más videos [+]
Extremadura
Hoy.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.