hoy.es
Lunes, 22 septiembre 2014

1.609.691 lectores. Datos marzo 2014 comScore

chubascos
Hoy 17 / 29 || Mañana 15 / 24 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El lucrativo negocio de la ropa usada

CÁCERES

El lucrativo negocio de la ropa usada

La mayor parte de las prendas depositadas en los contenedores se vende a mayoristas y acaba en mercadillos del África subsahariana

06.02.13 - 00:12 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Fíjese bien cuando vaya a tirar ropa usada al contenedor. En la tapadera metálica que hay que empujar para dejar caer la bolsa figura un emblema. Pone 'Jóvenes unidos', y al lado hay un dibujo que muestra a tres figuras humanas con aire infantil agarradas de la mano.
Son el nombre reducido y el logotipo de la empresa que gestiona la recogida de ropa usada en Cáceres. Se llama Jóvenes Unidos por el Desarrollo Medioambiental Sociedad Limitada. Es decir, no es una oenegé ni una asociación con fines sociales, como pudiera pensarse al ver el nombre y el logotipo. «Las oenegés, las asociaciones o las empresas, todos hacemos lo mismo, que es vender una parte de lo que la gente deja en los contenedores», asegura Ángel Alonso, responsable de Jóvenes por el Desarrollo Medioambiental S.L., que en octubre del año 2010 firmó un convenio con Conyser, la concesionaria del servicio de limpieza en la ciudad.
«Nosotros les pagamos una cantidad de dinero a cambio de encargarnos de una parcela que podría ser suya si quisieran», cuenta Alonso. Su empresa se encarga de todo, desde la compra de los contenedores -a 1.200 euros cada uno- hasta la recogida, que se hace «cada dos o tres días excepto en temporada alta, que es en octubre y tres semanas en junio, al producirse el cambio de estación», añade.
El primer destino de las prendas que recogen en Cáceres es un almacén en la localidad de Yuncos, en Toledo, provincia en la que la empresa tiene su domicilio social. «Allí se clasifica y en función de su estado y su composición, se vende a distribuidores que la envían al África subsahariana o se destina a alguna labor social», resume Alonso. Entre las entidades a las que donan ropa, cita «parroquias, comedores sociales, asociaciones, gente necesitada que nos llama, la cárcel de mujeres de Soto del Real, la prisión de Meco o la fundación peruana Fe y Alegría, con la que llevamos colaborando diez años».
Según comentó él el 26 de octubre del año 2010, cuando acudió a Cáceres para presentar los nuevos contenedores, el porcentaje de ropa que se destina a fines sociales es del diez por ciento. Exceptuando esta parte y la que acaba en el vertedero de la localidad madrileña de Pinto, lo demás es negocio. Lo explica la propia empresa en su web. «En el proceso de clasificación -se explica en reciclayayuda.com- seleccionamos la ropa en diferentes grupos, destinando la ropa en mejor estado para su posterior venta en países en vías de desarrollo y el resto utilizarla para hacer material textil para la industria o para su posterior utilización en la realización de nuevas prendas».
«Si hay oenegés o asociaciones que venden un porcentaje menor de ropa que nosotros será porque tienen subvenciones, pero si no las tienes, y ahora cada vez son menos las ayudas porque no hay dinero, tienes que vender ropa; es así, porque hay que pagar a los trabajadores, el coste de los contenedores, los camiones para la recogida... Esto es un trabajo de ocho horas diarias», reflexiona Ángel Alonso. Su nombre se ha asociado en alguna ocasión a la polémica, como cuando el ayuntamiento de Guadalajara abrió una investigación tras las denuncias de la oposición y varios colectivos sociales por el fraude que suponía servirse de la bandera de la solidaridad y la ayuda a los necesitados para hacer negocio.
Aquello fue hace dos años, cuando Ángel Alonso ejercía como voz pública de Acvig (Asociación Contra la Violencia de Género), el mismo colectivo que en marzo del año 2010 presentó su proyecto para ocuparse de la ropa usada en Cáceres. El PSOE, entonces al frente del gobierno municipal, lo rechazó, mientras que PP e IU conminaron al equipo de gobierno que lideraba Carmen Heras a que admitiera el proyecto de Acvig.
Unos pocos meses después, en octubre, Alonso volvió a Cáceres, esta vez para presentar los contenedores y como portavoz no de Acvig sino de Jóvenes Unidos, aunque las relaciones entre las dos empresas son tan evidentes que en la web de Jóvenes Unidos se alude a la colaboración con Acvig. Más recientemente, en concreto a finales del pasado mes de enero, la junta de gobierno local del ayuntamiento de Puertollano acordó rescindir el contrato con Jóvenes Unidos. No porque hubiera deficiencias en el servicio que prestaban, sino porque no tenían constancia de que lo recaudado a partir de la gestión de la ropa usada se hubiera destinado a fines solidarios.
Otro punto de vista sobre la cuestión lo aporta Laura Rubio, coordinadora de Aeress (Asociación Española de Recuperadores de la Economía Social y Solidaria), entidad que agrupa a 53 entidades sin ánimo de lucro -ninguna extremeña-que se sirven de la ropa usada para ayudar a colectivos desfavorecidos. «No es cierto que oenegés, asociaciones y empresas hagan lo mismo -asegura-. Hay una diferente importante entre tener ánimo de lucro o no tenerlo, y una cuestión importante es la transparencia; en el sector del reciclaje de ropa usada hay empresas que están transmitiendo un mensaje que confunde al ciudadano, y pedimos a las administraciones que conozcan y expliquen cómo funciona este servicio, para que sus vecinos lo tengan claro».

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El lucrativo negocio de la ropa usada

Un vecino utiliza uno de los contenedores instalados en la avenida de España. :: MARISA NÚÑEZ

Galerías de Fotos
Videos de Cáceres
más videos [+]
Cáceres
Hoy.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.