hoy.es
Miércoles, 22 octubre 2014

1.609.691 lectores. Datos marzo 2014 comScore

nuboso
Hoy 6 / 15 || Mañana 11 / 14 |
más información sobre el tiempo

Tercera A

Estás en: > > >
El juzgado fija la disolución del Mérida

TERCERA

El juzgado fija la disolución del Mérida

01.12.12 - 00:09 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El Mérida UD enfila definitivamente el camino de la desaparición. Siguiendo el camino del CP Mérida, que falleció deportivamente hablando en agosto de 2001 aunque judicialmente no desapareciese hasta 2009, su heredero seguirá ese mismo camino, salvo milagro y movilización social. Y todo por un hecho y una cifra concreta, 3.124 euros, que es la deuda no satisfecha a Felipe García Tarriño, su utillero desde hace tres décadas. Su denuncia ha precipitado los acontecimientos. El Juzgado de lo Mercantil nº1 de Badajoz ha abierto el proceso de liquidación del Mérida UD. Su disolución será cosa de pocos meses. Lo dice una sentencia de 20 de noviembre.
Este traumático y triste final pone fin si nadie lo remedia a una lucha que inició en 2010 el abogado Rafael Camps Pérez del Bosque, nombrado administrador concursal y que logró casi un imposible. Con unas deudas reconocidas de 1,5 millones, logró que los acreedores firmaran un ventajoso convenio para el objetivo del club de supervivencia. Y lo hizo en unas condiciones infrecuentes en esos procesos judiciales, logrando una rebaja de la deuda del 80% y un periodo de pago de lo que había que pagar en siete años. Es decir, la deuda final se reducía drásticamente y se habilitaba un plazo para abonarla muy cómodo. Pero no ha sido suficiente. El esfuerzo del administrador concursal ha sido en vano.
En verano del 2009, una junta gestora presidida por Antonio Higuero se hizo cargo del nuevo Mérida. En noviembre avanzó la idea de que la continuidad iba enlazada al hecho de que se acogiese a la Ley Concursal. El juzgado lo admitió. Fue el primer club extremeño en acogerse a la misma, una tabla de salvación seguida por numerosos equipos en España. Nombrado su administrador, logró la adhesión suficiente de los acreedores, que representaban el 53,58 % del total de las deudas y se firmó un convenio -2 de septiembre de 2010- y un plan de viabilidad. Dos años después la situación es la contraria.
El proceso de disolución se ha iniciado de la manera casi más insospechada posible. Lo ha iniciado la denuncia de incumplimiento del convenio por parte de uno de sus acreedores con menor cuantía.
Detalles
Ni la familia Fouto (700.000 euros), ni la Agencia Tributaria (210.000 euros), ni la Tesorería de la Seguridad Social (125.000 euros). Ninguno de los tres, que copaban la inmensa mayoría de los créditos (deudas) reconocidas han propiciado la liquidación del Mérida UD. A pesar de las dificultades económicas del club, no habían querido precipitar su final acudiendo al juzgado a reclamar su parte. Eso no quiere decir, obviamente, que no se les siga debiendo dinero, bastante dinero.
Paradojas de la vida, quien ha empujado legalmente al Mérida UD a su final como sociedad es un hombre de la casa, involucrado con la vida del principal referente del fútbol emeritense desde tiempos inmemoriales. El 6 de septiembre, en la disputa del Trofeo Centenario ante el Sevilla, con 4.000 espectadores en las gradas, el Mérida le entregó una placa en reconocimiento a su dilatada labor. Según el convenio firmado en 2010, Tarriño debía recibir un 25% de esa cantidad, unos 781 euros en total, desde entonces y hasta ahora. Pero no ha sido así. Tarriño acudió al juzgado denunciando que se había incumplido el convenio, entre otras cosas porque se requirió respuesta del club para solventar esta situación y no la hubo. Este diario intentó sin éxito ponerse en contacto con él.
Intentos
El suyo no fue el primer requerimiento judicial que se hizo pero sí al que el juzgado le ha hecho caso. Según ha podido saber HOY, la antigua presidenta, Marisa Gil, presentó un escrito denunciando el incumplimiento del convenio (lo que suponía la petición de disolución del club), pero al no ser acreedora, la jueza Esther Sara no lo tomó en consideración. Después acudió a la vía judicial el exdelantero argentino Luciano (que estuvo en el Mérida en la campaña 2007-2008). Pero Luciano, que era acreedor, lo hizo sin abogado ni procurador y se desestimó su reclamación.
El último intento sí ha cuajado porque el juzgado ha decretado que se incumple el convenio de acreedores lo que, a efectos legales, abre de oficio la fase de liquidación. Fuentes conocedoras de estos procesos indican que la disolución no se produce de manera inmediata. Hay que hacerlo de manera ordenada. En lo deportivo significa que puede seguir en Tercera. Pero por un tiempo. Su existencia está agotada, salvo cambios mayúsculos.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El juzgado fija la disolución del Mérida

Aspecto vacío del Estadio Romano emeritense, una imagen que puede producirse ante la disolución judicial del Mérida UD. :: HOY

El juzgado fija la disolución del Mérida

Tarriño, el eterno utillero. :: HOY

buscador

Buscador de deportes
buscar
Hoy.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.