hoy.es
Martes, 2 septiembre 2014

1.609.691 lectores. Datos marzo 2014 comScore

sol
Hoy 20 / 38 || Mañana 20 / 38 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El Rayo McQueen de Badajoz

SOCIEDAD

El Rayo McQueen de Badajoz

Rafael Galindo creó una réplica del popular bólido en su taller de chapa y pintura para hacer realidad el sueño de su hijo

12.11.12 - 00:04 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
En el año 2006 se estrenó la película Cars. Desde entonces, Rayo McQueen se ha convertido en el bólido más famoso entre los niños de todo el mundo, aunque uno de sus fanes más acérrimos es Rafael Galindo, un manitas de la chapa y la pintura que ha creado en su taller una réplica de este coche.
Rafael nació en Bélgica hace 42 años, pero solo vivió seis años en el país centroeuropeo porque sus padres, procedentes de Badajoz, regresaron a la capital pacense cuando aún era niño. «Con 13 años comencé a trabajar en un taller y en 1994 me independicé».
Desde entonces es el propietario de un negocio de chapa y pintura ubicado en la barriada de Llera. Y es allí donde dio vida a su creación más valiosa: una réplica del talentoso coche que hace las delicias de los pequeños.
La idea de crear su propio Rayo McQueen fue cobrando forma cuando vio que su hijo Rafael -por entonces tenía cuatro años- era el seguidor número uno de este talentoso coche de animación. «Como yo tengo un taller, vi que podía hacerlo, y me puse manos a la obra».
Su afición a los vehículos clásicos ya lo había animado a restaurar un Austin Morris de 1972, un Ford Granada Familiar, un R-4 Super de 1978 e incluso un velozmotor (una especie de bicicleta con motor) de la década de 1960 similar a las que utilizaban los carteros de la época.
Pero el nuevo reto era distinto, porque tenía que construir un coche que solo existía en la mente de los dibujantes de Pixar Cars. «Al final busqué un Hyundai Coupe, pero tuve que modificarle la parte trasera para ponerle el alerón, y la parte delantera para colocarle la lengua».
Eso ocurrió hace dos años y desde entonces Rafael, su esposa y su hijo se convierten en una atracción móvil allá por donde van. «Hemos salido dos veces en la cabalgata de Reyes de Badajoz totalmente gratis. Solo por ver la cara de ilusión de mi hijo montado en Rayo McQueen merece la pena el esfuerzo».
Pero no solo el día de Reyes triunfan. Rafael Galindo cedió su coche para que todos los compañeros de su hijo pudieran fotografiarse con él durante la fiesta de graduación que se celebró en el colegio Los Glacis cuando el pequeño terminó Infantil. «El primer día que lo llevé a la escuela fue lo más grande. Los niños estaban esperando que llegara Rayo McQueen y hasta que no se subieron todos no me quedé tranquilo».
El coche de Rafael es muy parecido al que aparece en la película, pero presenta varias singularidades. Entre ellas, el logotipo del capó: en lugar de Rust-eze, se lee Raf-fael. Además, el número varía: mientras en el original figura el 95 en recuerdo de uno de los miembros de Pixar, en la réplica aparece el 94 por ser la fecha en la que fundó el taller.
Pero la cabeza de Rafael Galindo no descansa y tras el éxito de Rayo McQueen ya trabaja en la creación de un nuevo vehículo de película. «Ahora quiero hacer Mate, la grúa que acompaña a Rayo. Ya tengo localizado el modelo que más se parece y estoy buscándola», adelanta.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El Rayo McQueen de Badajoz

Rafael Galindo posa junto a su hijo (izquierda) y su compañero Miguel delante de Rayo. :: PAKOPÍ

Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Hoy.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.