hoy.es
Miércoles, 22 octubre 2014

1.609.691 lectores. Datos marzo 2014 comScore

sol
Hoy 4 / 13 || Mañana 4 / 14 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
LA FORTUNA DE LOS GURTUBAY

LA CUCHARA DE SAN ANDRÉS

LA FORTUNA DE LOS GURTUBAY

21.10.12 - 00:08 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Simón era de Arratia que es como decir de buena simiente. Gente emprendedora, apegada a sus fueros y a sus leyes viejas. Vizcaínos que a Bilbao vinieron y en Bilbao levantaron fortunas. Aquel Bilbao chiquito que dejaba atrás la francesada y soñaba ya mundos nuevos. Allá se fue Simón, Simón Gurtubay. Se dedicó a los pellejos, o séase, al comercio de pieles. Menester que le reportó más pesares que reales. Así que comenzó a trapichear en bacalao, género estanco allá por 1830.
Simón tiró de telégrafo óptico para hacer su pedido. «Envíenme primer barco toque puerto Bilbao 100o120 bacaladas primera superior». Pero quiso el destino, que es caprichoso y faltón, que los bacaladeros entendieran que su pedido era de un millón ciento veinte bacaladas. Quizá el amanuense de Gurtubay no acentuó la disyuntiva o tal vez fuera error del telegrafista. Sea como fuere, el humilde, humildísimo, Gurtubay se tuvo que tragar el descomunal pedido. Corría noviembre de 1835 y Simón quiso morirse. Pero el vasco, sépalo el común de los mortales, empuja, calla y procura no morirse. Buscó compradores de Galicia a Navarra, pero nada resultó.
Mas cuando se abrazaba a la desesperación, el rey legítimo de todas las Españas, al menos para la facción, Carlos María Isidro, puso sitio a Bilbao. Zumalacárregui en Begoña y los bilbainitos sin pan que llevarse a la boca. Cercados. Desabastecidos hasta el hambre. Y Gurtubay con el almacén lleno. ¡Amor a primera vista! Bilbao se desposó con sus bacaladas para los restos. Y se amaron de mil maneras. En éxtasis, en gozo que aún arde hoy. De Indauchu a Begoña. Del Campo de Volantín a San Mamés. Al pil pil y a la vizcaína.
Al final, una bala perdida mató al general carlista. Se levantó el cerco y Simón Gurtubay Zubero se despertó rico y prohombre de la villa. Compró terrenos en lo que años después sería el Ensanche, se hizo más rico aún, fundó el Banco de Bilbao, se metió en ferrocarriles y a la postre su nieta casó con el Duque de Alba. Y todo porque alguien confundió en un humilde pedido de bacalao la o con el cero. Por supuesto,... fueron felices y comieron bacalao, mucho bacalao. En Bilbao, claro.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Hoy.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.