hoy.es
Sábado, 26 julio 2014

1.609.691 lectores. Datos marzo 2014 comScore

sol
Hoy 17 / 32 || Mañana 17 / 36 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Una cantera de seminaristas con seis décadas de historia

CÁCERES

Una cantera de seminaristas con seis décadas de historia

Las obras del Seminario no solo modernizarán sus instalaciones; el objetivo es abrirlas al resto de la sociedad

19.08.12 - 00:15 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La Diócesis de Coria-Cáceres prepara una ambiciosa reforma para el Seminario. El edificio, inaugurado en 1954 y situado en el barrio de Pinilla, será sometido a unas obras de modernización que no solo persiguen poner al día unas instalaciones desfasadas. El proyecto también contempla otro objetivo: brindar al resto de la sociedad una vasta construcción con habitaciones vacías por la crisis de vocaciones. La apertura de la biblioteca a los investigadores o la posibilidad de que el centro sirva como destino de retiro espiritual para grupos son algunas de las ideas que el Obispado baraja para el futuro más inmediato del Seminario. Sin olvidar, claro está, su principal fin: formar a los sacerdotes. En la actualidad, estudian en su interior cerca de 20 jóvenes, que serán trasladados a otras dependencias cuando comiencen los trabajos. Los de mayor edad se instalarán en la Casa de Ejercicios Espirituales de La Montaña y los más jóvenes, en la residencia que los padres dominicos tienen en La Mejostilla.
«La obra es necesaria», afirma Antonio Pariente, el párroco del barrio de San Blas. Hace años que su vida está ligada al Seminario. Primero fue estudiante, después formador y más tarde se convirtió en rector (entre 1998 y 2003). En estos momentos es profesor, secretario y bibliotecario del centro. «En 1604 Galarza inaugura el primer Seminario de la Diócesis de Coria en Cáceres. La decisión no gustó al Cabildo de Coria. Generó una controversia increíble. Lo instaló en el Parador de Galarza -el actual parking de Obispo Galarza-», recuerda el párroco de San Blas. Y, posteriormente, el Seminario estuvo en el centro cultural San Jorge, en plena Ciudad Monumental.
Desde entonces, y hasta la construcción del edificio actual, la sede del Seminario ha cambiado en varias ocasiones de ciudad. De Cáceres a Coria. Y de Coria a Cáceres. «En el siglo XIX el Seminario se trasladó a Coria. Pero cuando llegó don Manuel Llopis -obispo entre los años 1950 y 1977- decidió hacer un seminario nuevo en Cáceres porque era el centro a nivel político y cultural de la Diócesis. La decisión volvió a levantar polémica. En principio, el Seminario solo fue para los mayores, los que estudiaban de cuarto de Latín en adelante. Los pequeños se quedaron en Coria. Cuando se inauguró, estaba lleno de seminaristas», añade Antonio Pariente.
En torno a 1970 se decidió unificar los dos seminarios: el menor y el mayor. Los alumnos más jóvenes se trasladaron a Cáceres y el de Coria echó el cierre. No obstante, unos años más tarde, Coria contó con un nuevo seminario menor, pero apenas estuvo en funcionamiento una década. Desde 1985 todos los seminaristas de la Diócesis pasan por Cáceres. Aquí realizan los cursos Educación Secundaria, Bachillerato y los Estudios Eclesiásticos. En estos momentos, dado el bajo número de alumnos, los estudiantes de Secundaria van a clase al colegio Diocesano. Y los de Bachillerato, al IES El Brocense. La carrera eclesiástica sí se realiza en las instalaciones del Seminario.
Las futuras obras, cuyo proyecto está en fase de redacción, dotarán a cada habitación de un baño individual. En la actualidad, los aseos son compartidos y están situados en el sótano del inmueble. También se instalará calefacción y aire acondicionado.
El obispo Llopis Ivorra, promotor de otras obras importantes en la ciudad como el barrio de viviendas sociales que lleva su nombre o el cine Coliseum, levantó «un edificio monumental», describe José Manuel Martín Cisneros, docente jubilado y apasionado por la historia local. «Fue un revulsivo para la zona y, en su momento, una fuente de creación de riqueza para la ciudad». La construcción del Seminario costó algo más de 25 millones de pesetas. Consta de cocina, comedor, biblioteca (con más de 33.000 volúmenes, los más antiguos datan del siglo XVI), capilla mayor, salón de actos, aulas e instalaciones deportivas, entre otras dependencias. Desde 2009 también acoge el archivo diocesano. La tercera parte del edificio quedó convertida en 2003 en una residencia de mayores, que explota una empresa privada en régimen de alquiler. La Diócesis proyecta sufragar el coste de la reforma, que todavía no tiene un presupuesto cerrado, con estos ingresos.
«Para mí el Seminario fue la gran obra de Llopis Ivorra. El problema que tiene en la actualidad es que es un gran edificio sin seminaristas», resume Manuel Vaz-Romero, autor de la biografía titulada 'Manuel Llopis Ivorra. La huella luminosa de un obispo'.
«La obra es necesaria», opina el actual párroco de San Blas.
«El Seminario fue la gran obra de Llopis Ivorra».
«En su momento fue una fuente de creación de riqueza».
En Tuenti
Una cantera de seminaristas con seis décadas de historia
Una cantera de seminaristas con seis décadas de historia
Una cantera de seminaristas con seis décadas de historia

El Seminario, en blanco y negro. Imágenes del archivo de HOY del edificio y de algunos de sus antiguos alumnos. El Seminario fue bendecido en el año 1954. Su construcción costó algo más de 25 millones de pesetas.

Galerías de Fotos
Videos de Cáceres
más videos [+]
Cáceres
Hoy.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.