hoy.es
Miércoles, 22 octubre 2014

1.609.691 lectores. Datos marzo 2014 comScore

sol
Hoy 1 / 12 || Mañana -1 / 14 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Un gran proyecto a cámara lenta

CÁCERES

Un gran proyecto a cámara lenta

Cultura quiere exprimir al máximo la parte antigua, pero los planes para la constitución del Consorcio Ciudad Histórica se retrasan

10.07.12 - 00:10 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La cultura parece la más volátil e intangible de las áreas del gobierno municipal. En tiempos de crisis pasa por ser un elemento secundario, pero representa, además de la chispa de la vida y una fuente de emociones, un imán económico y turístico de primera. El marco de Cáceres es impresionante, pero gana enteros cuando, además, hay una programación que lo llena de vida.
Después de mucho tiempo apostando fuerte por la cultura, debido al empujón y al reto que acarreó la candidatura de Cáceres como capital europea de la Cultura en 2016, el Ayuntamiento ha levantado el pie del acelerador y parece no estar dispuesto a embarcarse en nuevas aventuras, sino a no gastar mucho e intentar mantener lo que existe. «A la cultura le va a tocar hacer una travesía por el desierto, echándole mucha imaginación y mucho trabajo, quizás sea buena una cura de humildad», señala Jesús Bravo, actual director del Colegio Mayor Francisco de Sande, y que ostenta desde hace un año el cargo de concejal de Cultura.
Las actividades culturales programadas por el Ayuntamiento han sido discretas, pero Bravo califica el año como «intenso» y lleno de retos. Tal vez el más importante sea el de la creación del Consorcio Ciudad Histórica, que avanza lento pero seguro según Bravo y que antes de que termine 2012 estará en marcha.
En realidad, se había anunciado que antes de 2011 este órgano ya iba a estar en funcionamiento. Es una verdadera asignatura pendiente del actual equipo de gobierno, aunque él, más que en el retraso, prefiere pensar en los beneficios que acarreará la creación del Consorcio, en la protección y el lanzamiento de un área que considera prioritaria y que todavía no aprecian en su verdadera dimensión los cacereños.
«Hay que tener paciencia, hay que poner de acuerdo a tres administraciones, se ha trabajado muy bien en la comisión interadmistrativa, ha habido que hacer un borrador y las reuniones están siendo muy productivas y ahora estamos en una parte administrativa, pero el 2012 será el año del Consorcio», se justifica.
Considera que deberían articularse actividades para difundir entre los escolares la belleza de la ciudad monumental. «Cuando voy a otras ciudades disfruto de lo que veo, pero pienso que Cáceres está a la altura de todo eso», señala. Parece un reto antediluviano el de hacer que los cacereños visiten la parte antigua, pero es que todavía no lo hacen tanto como sería necesario.
Otro de los grandes proyectos que apunta el concejal es el de la declaración de Bien de Interés Cultural del barrio judío. «Eso va a suponer un empujón grandísimo para esa zona de la Parte Antigua que en cierta manera está un poco olvidada».
Amante de la Semana Santa, cofrade de toda la vida, Bravo asegura ser un hombre más de puertas para adentro que de puertas para afuera. Tal vez por eso sea un perfil bajo dentro del equipo municipal. Sí se echa en falta la creación de algún evento que defina su paso por esta concejalía. Él prefiere darle tiempo al tiempo. La llegada al equipo municipal al área de cultura coincidió, prácticamente, con el inicio de los fastos de Cáceres como Patrimonio de la Humanidad, que Bravo califica como un éxito. Fue su primer reto organizativo. «Estábamos celebrando una efemérides muy importante para la ciudad». Dice que aprobaron con nota, que fue un listón muy algo.
El resumen de su trabajo lo lleva en un dossier que guarda los hitos de su gestión. Está orgulloso del ciclo de conferencias organizado en San Jorge, por ejemplo. El archivo histórico municipal también está siendo exprimido para mostrar al público sus tesoros. Cada mes se exhibe una pieza y se están llevando a cabo visitas guiadas todos los viernes.
Defensa de lo gratis
Bravo quiere tirar de la gente dispuesta a aportar su trabajo de forma gratuita: exposiciones y espectáculos que no cuesten dinero a las arcas públicas y que ayuden a dar lustre a la ciudad. La máxima, repetida muchas veces, viene a ser la de conservar todo lo que haya, pero bajo mínimos. «Hay cosas que se tienen que pagar, pero se pueden hacer muchas por un coste mínimo», apunta. Es un argumento de doble filo, ya que no todo el mundo está dispuesto a dar su trabajo de forma altruista. «Se puede organizar un ciclo de conferencias impresionante por coste 0, porque los conferenciantes no cobran, se te ofrecen». Él llama a la solidaridad de todo el que tenga algo que dar, y que sea «a cambio de nada».
No obstante, hay cuatro festivales de la ciudad que el Ayuntamiento continuará apoyando con una partida de 36.000 euros, repartidos en 12.000 al Festival Folclórico de los Pueblos del Mundo, 12.000 al Irish Fleadh y 6.000 al Cáceres Pop Art y al Europa Sur. «Una cosa es la crisis y otra es que la cultura se tiene que mantener». No le parece mala idea que se empiece a pagar entrada. «Habrá que olvidarse un poco del gratis total en estos momentos».
Una de las actividades que más le ha gustado, y prácticamente la única que ha mantenido su presupuesto (50.000 euros) ha sido la Feria del Libro. Cree que la gestión de Elena Crespo como nueva responsable de Ifeca ha sido intachable, aunque para próximas ediciones él pondría el acento en la difusión de esta feria y en un carácter más general, incluyendo autores locales pero también nacionales. Pero sin duda, considera que es una de las citas que hay que fomentar. «Ha habido stands que antes no habían estado, es una feria que va para arriba».
Otra de los deberes que se ha impuesto Bravo es el de difundir la ciudad. «Tenemos que conocer las raíces de nuestra propia cultura y de nuestra ciudad y que se conozca Cáceres». Cita la campaña llevada a cabo por Renfe en sus trenes en la pasada Semana Santa en la que aparecía la ciudad como un destino para esas fechas. «No costó ni un duro», argumenta ensalzando los beneficios de lo gratis.
«Hay pocas cosas para la gente de mi edad», apunta esta joven, de 16 años. «En verano se está mejor, pero en invierno, quitando el Eroski no sabemos qé hacer, deberían habitar un centro cultural para jóvenes o algo así».
«Creo que la vida cultural de Cáceres está bien, no ha cambiado en el último año. Hay bastante teatro, aunque yo no voy por pereza», confiesa esta mujer de 83 años, que forma parte de la Asociación Musical Cacereña.
«Ha habido una oferta de conciertos que ha resultado excesiva para una ciudad de 90.000 personas», estima esta periodista de Cope Cáceres, que cree que aunque es positivo tener donde elegir, falta dinero en los bolsillos para cubrir esta oferta.
«Salgo poco, no voy a museos pero el ambiente de cañeo está bastante bien», asegura este estudiante, que se muestra satisfecho de la oferta de ocio de la ciudad. La cultural no la conoce tanto, pero cree que es suficiente.
«La vida cultural sigue igual: faltan sitios donde haya cosas, locales privados, sitios donde haya exposiciones y donde se mueva la vida cultural». A renglón seguido reconoce que en ocasiones «el público no responde» a estos estímulos. «Cáceres es pasivo».
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Un gran proyecto a cámara lenta

Vista de la Ciudad Monumentaldesde la torre del Palacio de Carvajal . :: LORENZO CORDERO

Un gran proyecto a cámara lenta
Galerías de Fotos
Videos de Cáceres
más videos [+]
Cáceres
Hoy.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.