hoy.es
Miércoles, 22 octubre 2014

1.609.691 lectores. Datos marzo 2014 comScore

sol
Hoy 0 / 13 || Mañana 0 / 13 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
20 años de majestuosidad lusitana

MÉRIDA

20 años de majestuosidad lusitana

09.12.11 - 00:07 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El 10 de diciembre de hace 20 años fue un día festivo para Mérida por dos motivos. Se celebraba el día de la patrona, la Mártir Santa Eulalia y a las seis de la tarde tuvo lugar la inauguración del Puente Lusitania. Una fecha señalada que ha quedado en la memoria de las 5.000 personas que dieron la bienvenida a la ciudad a una de las obras de ingeniería más importante que ha acogido la capital autonómica en los últimos siglos.
El 'skyline' de la capital autonómica comenzaría a cambiar un mes de agosto de 1988. Este año se iniciaban las obras de lo que en aquella fecha sería el cuarto puente de Mérida sobre el Guadiana.
Las más importantes empresas constructoras del país y prestigiosos arquitectos e ingenieros pugnaron por la adjudicación del concurso. Nueve proyectos fueron presentados por el alcalde de la ciudad en esa época, Antonio Vélez, en el recinto de Feval, en Don Benito.
Construcciones y Contratas, Dragados y Construcciones, Cubiertas y MZOV, Ocisa-Ginés Navarro Construcciones, Fomento de Obras y Construcciones, Ferrovial Huarte y Cía, Carija, Entrecanales y Távora y Agromán fueron las empresas concursantes.
Por otro lado, Santiago Calatrava, arquitecto español residente en Suiza pondría en aprieto al comité asesor al presentar la propuesta de diseño más innovadora y valiente de todas.
Su proyecto era el más modernista de todos. Un arco central de 250 metros de luz, una cubierta atirantada sobre el puente, dos calzadas rodadas laterales para vehículos, de siete metros cada una, y una central para los peatones, algo elevada sobre ellas (1,60 metros más arriba) y de 6,60 metros. En la parte inferior de la obra irían huecos imitando arcos. Según el autor se verían reflejados sobre el agua, en similitud a los del Puente Romano, muy próximo a él. El puente, de 600 metros de longitud, reposaría sobre seis pilares, que a su vez cuentan con un núcleo de 54 pilotes que llegan hasta los 18 metros de profundidad.
La idea es que el nuevo puente fuera situado entre el Romano y el de Hierro. Arrancaría de la glorieta de Fernández López y llegaría hasta la nueva estación de autobuses.
Antonio Vélez propone que el nuevo puente se llame de la Lusitania, destacando la unión Portugal-España a través de Mérida, capital de esta zona de la Península Ibérica en la era romana. Puente V Centenario fue otro de los nombres que se dejaron oír, además de Los Jubilados, de La Tercera Edad o incluso Calatrava, como su autor.
La decisión final fue que Construcciones y Contratas realizara, por cuenta de la Junta, la obra de unos 1.200 millones de pesetas, diseñada por Calatrava. Se llamaría Lusitania.
Y comenzaron las obras en agosto de 1988. Aunque deberían haber estado terminadas en diciembre de 1989, los trabajos se retrasarían varios meses.
Uno de los factores fue la propia complejidad del puente, obra única en el país y en el mundo. Un ejemplo. Cinco millones de kilos de acero, 23.000 metros cúbicos de hormigón y 4.300 toneladas de hierro sustentarán el puente, cuyo arco central, mantendrá con la superficie del río la distancia de 53 metros. Se hizo de acero procedente de Alemania y consta de 134 arcadas, con 202 metros de luz y 30 de altura. El ingeniero al frente de la obra fue Javier Ubierna y en las tareas de construcción estuvieron 130 trabajadores de la empresa además de otros 20 de subcontratas.
La nueva estructura permitiría que su predecesor, el Puente Romano, quedara exclusivamente para uso peatonal.
En abril de 1991 comenzó a funcionar, en pruebas, la iluminación del puente y en septiembre de ese mismo año se realizaron las pruebas de carga con 30 camiones cargados con un peso de 25 toneladas de arena cada uno, lo que supone más de un millón y medio de kilos. El puente resistió a la perfección.
Totalmente terminado, se inauguró tal día como mañana hace 20 años por el presidente de la Junta, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, y con la ausencia destacada de Calatrava. Contó con una inversión de 1.200 millones de pesetas más otros 800 que costó la preparación de los accesos al puente.
En manos de la Junta
Tras 20 años erguido y como surgido de las aguas del Guadiana, el Puente Lusitania todavía no ha pasado a manos del Ayuntamiento, por muchas veces que se haya dicho, ya se oía en 2007, y ese sea el objetivo. Por eso, la Junta responde de las revisiones periódicas y las grandes inversiones y el Consistorio del mantenimiento general.
Ese mismo año, un estudio revela el estado óptimo de la estructura del Lusitania aunque unos años antes, en 1999, y según se publicaba en las páginas de este diario, su aspecto dejaba mucho que desear, pues presentaba muchos baches, estaba lleno de óxido y cada vez tenía menos luces encendidas.
Hace pocos meses le hicieron un lavado de cara para que brille tanto como aquel 10 de diciembre de 1991.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
20 años de majestuosidad lusitana

El Puente Lusitania se levanta, al fondo, en el río Guadiana a su paso por Mérida. :: BRÍGIDO

Galerías de Fotos
Videos de Mérida
más videos [+]
Mérida
Hoy.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.