hoy.es
Viernes, 25 abril 2014

1.609.691 lectores. Datos marzo 2014 comScore

sol
Hoy 6 / 21 || Mañana 8 / 23 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
LA JURA DE BANDERA

CÁCERES

LA JURA DE BANDERA

06.11.11 - 00:29 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La historia de la Jura de Bandera la podríamos resumir como lo ha hecho brillantemente el General Fernández de la Yeza, en su larga trayectoria como escritor, en los términos: Desde el Reinado de Isabel II, las Unidades de las Fuerzas Armadas Españolas poseen la Bandera Nacional como enseña de su Unidad. Fue la reina Isabel la que ordenó que esta enseña sustituyera en el Ejército de Tierra a las antiguas banderas y estandartes propios de cada Cuerpo, como ya Carlos III había hecho en los buques de la Marina de Guerra.
Hoy en día, la forma, dimensiones e inscripciones de las Unidades que tienen derecho a tenerla están perfectamente reguladas y se conceden en dos modalidades: la Bandera, para las unidades «a pie» y el estandarte para las «unidades montadas». la que actualmente tiene el CEFOT fue donada por el Ayuntamiento de Cáceres el 17 de julio de 1993, acordada por unanimidad en Pleno del 25 de julio de 1991. El beso a la Bandera dentro del Acto de Jura es el refrendo que hace el Soldado o el español de defender a su patria hasta la última gota de su sangre. No puede haber un compromiso más grande en la vida de una persona.
La vinculación del soldado a un compromiso solemne, en forma de juramento, viene de lejos. En la antigüedad había quienes juraban lealtad a su Jefe hasta el extremo de no sobrevivirle. Los romanos prestaban juramento de seguir a sus Jefes, no abandonar las insignias ni realizar actos contrarios a la ley. En España, ya en la época feudal, el juramento se hace desde la fe y solicitando la ayuda de Dios para guardar fidelidad y lealtad al Rey. Carlos III en sus ordenanzas de 1768 modifica parte del objeto del juramento con una fórmula que ha inspirado la mayoría de las sucesiones versiones «Juráis a Dios y prometéis al Rey.». Por Real Decreto de febrero de 1927 se establece una nueva fórmula, «Juráis a Dios, por vuestra fe, prometéis al Rey por vuestro honor, seguir constantemente sus banderas.» Con la llegada de la República, en mayo de 1931, la fórmula era «Prometéis ser fieles a la Nación, leales al Gobierno, obedecer y respetar y no abandonar al que os mandare». Aquí encontramos que no se besa la Bandera si no que se pasa bajo sus pliegues. En septiembre del 36, se aprueba la fórmula «Soldados juráis a Dios y prometéis a España, besando con unción su bandera.» (se recupera el beso a la bandera).
Con la Ley 17/1980, entran otra vez las figuras de Dios y del Rey no planteando dificultad a los no creyentes, por su alternativa : «Juráis por Dios o por vuestro honor y prometéis a España, besando con unción su bandera, obedecer y respetar al Rey y a vuestros jefes.»
La Ley 17/1999 de 18 de Mayo de Régimen de Personal de las Fuerzas Armadas establece una nueva fórmula, «Juráis por Dios o prometéis por vuestra conciencia y honor.»; si siempre se ha contestado con un «sí lo juramos o sí lo prometemos «, en este caso los soldados contestaban con «sí lo hacemos» para terminar la Ley 39/2009 de 19 de noviembre, la fórmula se enuncia así «¡Soldados! Juráis o prometéis por vuestra conciencia y honor» con la única variedad que Dios ha desaparecido del texto.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Galerías de Fotos
Videos de Cáceres
más videos [+]
Cáceres
Hoy.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.