'Embarcados' en el arte

Juan Rosco y Antonio Gázquez exhiben este mes en el edificio de Aldea Moret poesía visual y paisajes

CRISTINA NÚÑEZCÁCERES.
'Embarcados' en el arte

Poesía visual y paisajes. Fogonazos de ingenio, llamaradas de crítica y la serena contemplación de escenas urbanas y naturales. Ambos temas, ambas materias, que poco tienen en común, se mezclan en el edificio Embarcadero, que acoge durante todo el mes de noviembre, desde ayer y hasta el día 30, las exposiciones de Juan Rosco y Antonio Gázquez. Embarcados cada cual en su propio arte, comparten este espacio en el antiguo edificio industrial de Aldea Moret. Y ambos están muy contentos de ver allí sus creaciones. El espacio les gusta.

Rosco es el responsable de las obras de poesía visual. Tres pequeñas salas muestran los distintos conceptos, todo un juego de imaginación y de darle vueltas a las palabras y a las imágenes utilizando infinidad de objetos, desde juguetes a vegetales.

Este profesor lleva varias décadas, desde los años 70, modelando poesía visual. Demuestra que sumando cosas que no tienen nada que ver surge algo que no es la mezcla de las dos, sino algo nuevo con un mensaje distinto.

«Es un arte más democrático porque todo el mundo podría hacerlo», explica. Entre lo que puede verse en el Embarcadero está 'Tanatos', el feo rostro de la muerte elaborado con un champiñón cortado en su base o 'Césaropapismo', en donde se mezclan objetos alusivos a la religión y al poder político. En conjunto, pretende ser un golpe a la conciencia colectiva, trata hacer pensar sobre lo que sucede.

Antonio Gázquez , por su parte, exhibe 30 óleos en los que enseña paisajes urbanos y naturales. Es la producción de los últimos tres años. Gázquez, catedrático en la Facultad de Veterinaria de la Uex, pinta como aficionado y con notable calidad. «Yo no me propongo nada, pinto para disfrutar, lo que me gusta», explica. De hecho, aunque ha vendido obras, considera que cada vez que vende un cuadro es como si se lo arrebataran, y la idea no termina de gustarle. Las obras que pueden verse en el Embarcadero son escenas y paisajes que existen y que han sido captadas por el ojo del propio autor. Hay realismo y luz y trabajo a base de espátula y de pincel.

La exposición la organiza la asociación cultural 'Lemon y Coco', que acaba de instalarse en el Embarcadero y que organiza acciones culturales para éste y otros espacios. Su área de influencia, tal y como explicaba ayer uno de sus responsables, Miguel Gázquez, no se limita al Embarcadero, sino que pretende expandirse por distintos puntos de la región.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos