hoy.es
Miércoles, 16 abril 2014

1.609.691 lectores. Datos marzo 2014 comScore

claros
Hoy 11 / 25 || Mañana 12 / 24 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
La muerte de Franco

OPINIÓN

La muerte de Franco

11.06.11 - 00:18 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
EL día que murió Franco me levanté, como todos los días, a las ocho y media para ir al colegio. Enseguida me di cuenta de que algo grave había ocurrido porque mis padres estaban muy serios. Me dijeron que Franco se había muerto y que por eso habían suspendido las clases. Me lo comunicaron como si pensaran que yo sabía perfectamente quién era aquel señor mayor del que hablaban a diario en la tele y del que, en realidad, no conocía nada. Aunque en mi visión infantil percibía que era alguien muy importante en España y que su muerte era el final de algo, o el principio, no sabría decirlo. Los niños, como las madres, tienen un sexto sentido para intuir el peligro. Y eso es lo que yo entendí que pasaba. Que por algún motivo España estaba en peligro o, al menos, muy nerviosa. Recuerdo que era miércoles o jueves porque gracias a aquel señor que se había muerto me libré de un examen de mates. ¡Qué bien! Es lo único que se me ocurrió decirles a mis padres a mis nueve años.
Ha pasado mucho tiempo y he de reconocer que continúo sin conocer al Francisco Franco personaje histórico. Aunque no creo que sea exactamente por mi culpa, porque, como en el tema de la Guerra Civil y en algún otro, es evidente que los estudiosos, historiadores muy preparados algunos y aficionados otros muchos, han sido y continúan siendo ideológicamente sectarios. De una parte y de la otra. Y después de haber leído bastante, que no suficiente, sobre el tema constato que todos tienen razón. Y que todos no la tienen.
Recuerdo que mi primer acercamiento más o menos serio a este tema fue con catorce años, cuando cayó en mis manos un libro del hispanista Gabriel Jackson titulado 'La República Española y la Guerra Civil', obra que devoré en pocos días impresionado por lo que allí decía sobre lo que había ocurrido en mi país no hacía tanto tiempo. Un texto que me hizo llorar por la crueldad de lo que contaba. Un relato, así me lo pareció, en el que había buenos y malos, víctimas y ejecutores, héroes y malvados. Recuerdo que me pareció, en mi sentir y en mi mentalidad de adolescente, más ficción que realidad, una especie de cómic. Por eso, porque uno no debe conformarse con lo primero que cae en sus manos, continué leyendo para intentar saber si lo que allí contaba el norteamericano era o no verdad.
El hecho, constatable a día de hoy que ya pinto canas, es que después de más de treinta años de ¿democracia? continúo sin fiarme de lo que me cuentan los unos y los otros. En este caso, el de rabiosa actualidad, tampoco de las dichosas biografías publicadas por la Real Academia de la Historia.
El problema, a mi corto entender, no está en los datos que cada historiador nos ofrece sobre su biografiado, sino en el hecho de creer que sus funciones como historiador consisten en interpretar la historia en vez de contarla. Repito. Los unos y los otros. Decía Gómez de la Serna que la historia es una mentira de cinco millones de páginas. Yo no soy tan radical, pero he de reconocer que comulgo bastante con su opinión. Sobre el periodismo y los periodistas, mejor otro día hablamos con más tranquilidad.
En nuestra vida diaria tendemos a escuchar y leer a quienes piensan como nosotros y menospreciamos al resto. Un ejemplo muy claro lo tenemos en los mítines políticos a los que acudimos, los unos y los otros, para que nos regalen los oídos y para que nos confirmen que aquello que pensamos nosotros es lo correcto. O en las biografías de las reales academias de la historias españolas. Y nos olvidamos que la democracia no existe sin el respeto a quien no piensa como tú y que todavía tenemos mucho que aprender al respecto, porque continuamos actuando aún como aquel día. El día que murió Franco. Hace ya más de cuarenta años. Hace todavía más de cuarenta años. Depende de quien lo vea.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Hoy.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.