hoy.es
Miércoles, 22 octubre 2014

1.609.691 lectores. Datos marzo 2014 comScore

sol
Hoy 0 / 13 || Mañana 0 / 13 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Casi 8.500 cacereños en la diáspora

CÁCERES

Casi 8.500 cacereños en la diáspora

13.02.11 - 00:16 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Casi 8.500 cacereños en la diáspora
Gráfico: LUCAS GARRA
En 1911, Francisco, de Torremenga, y María, de Collado de La Vera, subieron a un barco y junto a sus tres hijos, cruzaron medio Océano Atlántico. Cogieron la maleta en La Vera y la soltaron unos cuantos días después en Argentina. Justo al cumplirse un siglo de aquella aventura, el nieto de ese matrimonio de emigrantes veratos es el altavoz del Centro Extremeño de Rosario (Argentina), donde él nació.
A Francisco Antonio Perna Paniagua, de 70 años, argentino de nacimiento y cacereño de espíritu, hijo de emigrantes del norte extremeño, los ojos siempre se le van al mismo sitio cuando mira el mapa. «El extremeño en Argentina extraña mucho su tierra y lo hace saber permanentemente; el desarraigo causa mucho dolor», escribía hace tres años para el Anuario de la Asociación de la Prensa de Cáceres. Hoy, su opinión es la misma. «Llevo cuatro viajes a España y me resulta imposible dejar de visitar a los amigos y respirar el aire puro de Extremadura, que me renueva el alma».
Su caso es uno entre muchos. Según las cifras oficiales, uno entre casi 8.500. A fecha 1 de enero de 2010 había 8.385 personas que llegaron al mundo en algún lugar de la provincia de Cáceres y que ahora tienen su casa no en su pueblo ni en su provincia ni en su región ni en su país. Son cacereños repartidos por el mundo.
El dato lo proporciona el INE (Instituto Nacional de Estadística), que también aclara que el 83 por ciento del total ha fijado su residencia en algún país europeo. Y entre todos ellos, el primero en la lista, con diferencia, es Francia, donde viven más de 3.800 cacereños.
Es el caso de Irene Cerro Herrero, nacida en Malpartida de Plasencia hace 26 años. En junio de 2009 terminó sus estudios de Ingeniería Superior de Telecomunicaciones, y accedió a una beca de seis meses en la Agencia Espacial Europea. Pero a la mitad de esa experiencia llamó a su puerta la empresa EADS Casa (Construcciones Aeronáuticas S.A.), y ella aceptó. Ahora, pasa más tiempo en Francia que en España. Más o menos, tres semanas en Toulouse y una en Madrid. «Mi contrato acaba en noviembre, pero calculo que me queda trabajo en Francia para un año», cuenta Irene. «Es un poco agobiante estar siempre de aquí para allá -añade-, pero tanto profesionalmente como personalmente es una experiencia muy buena». En lo que al trabajo se refiere, porque difícilmente podría acceder a algo similar en España; y en lo personal, «porque siempre es bueno aprender un idioma y una cultura diferentes», explica. ¿Y en el capítulo de las añoranzas? «La familia y los amigos», responde.
Su historia tiene tantas similitudes como diferencias si la comparamos con la de generaciones anteriores. Irene no emigró para dejar atrás un país con turbulencias, pero sí lo hizo para buscar una experiencia profesional que en España le resultaba más difícil. Ella eligió Francia, el lugar europeo preferido, por delante de Alemania o el Reino Unido .
Allí vive Pedro Javier Domínguez Crego, treintañero de Mohedas de Granadilla, ahora vecino de Londres y perfecto ejemplo de que el perfil actual de quien deja atrás su tierra tiene poco que ver con el del emigrante de toda la vida. «Estudié Educación Social en Salamanca -recuerda-, y después me puse a hacer Pedagogía, pero como no me gustaba y estaba ya un poco aburrido de Salamanca, se me ocurrió la idea de irme a Londres a aprender inglés». Su intención era estar allí tres o cuatro meses, pero la realidad le cambió los planes. «Mi sorpresa fue que la ciudad me encantó, hice buenos amigos y empecé a vivir experiencias que me gustaban, incluso más que las que había vivido hasta entonces, así que decidí que no me movía».
Dicho y hecho. Se puso a buscar un trabajo relacionado con su formación, y hoy ejerce como educador social con personas con enfermedad mental, en la Camden Society. Su red de amigos le ha permitido viajar por toda Europa, y visitar también Argentina, Australi o EE.UU. Su próximo destino será Japón. Y entre medias, claro está, alguna escapada a su tierra. «Vuelvo a España varias veces al año, siempre en Navidades y para San Ramón, que son las fiestas de mi pueblo».
A Inglaterra también se marchó en 2007 María del Carmen Viera, que ahora tiene 26 años y reside con su pareja José Miguel Andrada en Dublín, a donde se trasladaron más tarde. «La razón por la que dejé en su día Cáceres, pese a tener trabajo», explica vía correo electrónico, «es porque veía que, siendo una persona joven, no te ofrece muchas posibilidades, estaba y estoy llena de inquietudes y muy a pesar mío, Cáceres no las cubre». Así pues, abondonó su empleo, «en el que estaba estupendamente, pero que no me habría permitido independizarme», y decidió mudarse a Brighton.
«Hoy en día, aún no volvería a Cáceres, a pesar de que soy muy familiar. La situación está incluso peor que cuando me fui y, mi pareja y yo queremos seguir invirtiendo en nuestros conomientos profesionales y más aún personales. A ambos nos encanta viajar, como buenos técnicos en Turismo, y aprender, si es posible, viviendo con otras culturas».
De momento, no tiene fecha de regreso, aunque la crisis ha golpeado a Irlanda con más dureza que a España. «La situación aquí, ahora, en efecto, está peor incluso que en España, pero de momento ambos gozamos de buenos trabajos. Él trabaja en el departamento de atención al cliente de una agencia touroperadora, y yo para una conocida areolinea alemana y apesar del nivel de vida de Dublín, nos permiten ahorrar».
Carmen, en cualquier caso, dice que «no quiero engañar a nadie y pintar todo de color rosa, lógicamente hay que arriesgarse y a veces escoger, renunciando a muchas cosas, entre ellas el tiempo con los tuyos».
Al margen de Europa, el segundo continente con más representación de ciudadanos de la provincia es América, y dentro de ella, destaca Argentina, con 479 cacereños.
Cada uno de esos números esconde una historia. Unas más parecidas a las de Irene o Carmen, otras a la de Pedro, y quizás las haya también que se emparenten con la vida de Francisco Perna, el 'cacereño' de Rosario que se ganó la vida como radiotelegrafista en buques de la Armada Argentina, ahora jubilado.
Si añadiéramos casos como el suyo, no sería 8.385 los cacereños repartidos por el mundo, sino más de 13.000. Cada uno a su manera, sí, pero todos emigrantes. Y como es norma entre ellos, dueños de una rutina que probablemente, nunca perderán: volver a su casa cada vez que pueden. Es el peso del recuerdo.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Casi 8.500 cacereños en la diáspora
PEDRO JAVIER DOMÍNGUEZ CREGO DE MOHEDAS A LONDRES
Casi 8.500 cacereños en la diáspora
Mª CARMEN VIERA DE CÁCERES A DUBLÍN
Casi 8.500 cacereños en la diáspora
FRANCISCO A. PERNA PANIAGUA ARGENTINO, HIJO Y NIETO DE VERATOS
Casi 8.500 cacereños en la diáspora
IRENE CERROHERRERO DE MALPARTIDA A FRANCIA
Galerías de Fotos
Videos de Cáceres
más videos [+]
Cáceres
Hoy.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.