hoy.es
Miércoles, 22 octubre 2014

1.609.691 lectores. Datos marzo 2014 comScore

claros
Hoy 13 / 27 || Mañana 11 / 27 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El alcalde del belén

SOCIEDAD

El alcalde del belén

El regidor de Montemolín representa al molinero en el nacimiento viviente de su pueblo

04.01.11 - 00:24 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El alcalde del belén
El alcalde, en su molino del belén de Montemolín. R.F.
Elías Megías, alcalde de Montemolín, representa al molinero, en el belén viviente que cada Navidad organiza el Ayuntamiento que preside. En esta ocasión se cumple el tópico que como recurso suele utilizarse a la hora de explicar en los medios informativos la predisposición de los alcaldes a la hora de capitanear cualquier tipo de acontecimiento; y la frase, «con su alcalde a la cabeza», adquiere literalidad.
El primer edil de Montemolín no solo lidera de manera entusiasta la iniciativa que cada Navidad convierte a este municipio de la comarca de Tentudía en un auténtico Belén, sino que, predicando con el ejemplo, es de los voluntarios que al llegar la Navidad, durante siete días, escenifican los pasajes de la época del nacimiento de Jesús.
«Siempre me gustó colaborar con las actividades culturales », nos explica Elías bajo su disfraz de hebreo, mientras se afana, -dejando caer con mimo el grano sobre las amoladeras-, en desarrollar de la manera más profesional posible su papel de molinero en Belén. El alcalde cuenta cómo antes de ostentar su actual cargo ya participaba de esta iniciativa: «Por entonces era concejal y fui quien empezó a mover a la gente para que colaborara con esta representación». Al día de hoy cuenta con 120 personas totalmente entregadas en recrear a los personajes de tan peculiar Belén.
Lo que hace siete años comenzó siendo el empeño de Elías y de un puñado de vecinos, se ha convertido en cita obligada de la Navidad extremeña. El Ayuntamiento ha cedido para tal fin una casa señorial del siglo XVIII, catalogada como Bien de Interés Cultural por la Junta. En la vivienda y en sus inmensos patios tiene lugar una de las representaciones vivientes más famosas de nuestra región, pero fundamentalmente de Andalucía, que por su proximidad geográfica se convierte en la comunidad que mayor número de visitantes aporta.
El Belén viviente de Montemolín transporta a quienes acuden a este municipio a los tiempos de Jesús de Nazaret. Los sonidos, los efectos de iluminación y las representaciones de los trabajos artesanales, con los olores y los sabores propios de los hornos que cuecen panes y dulces, -que degustan quienes visitan el recinto-, se fusionan con el mercado hebreo que se instala a sus puertas, en el que el visitante puede adquirir dulces, artesanía de la zona e incluso degustar churros recién hechos. En su interior, el alfarero, el carpintero, las lavanderas y planchadoras, el zapatero, el lagar, los pastores, los soldados romanos, el coro de ángeles, el río, el chozo, el molino de agua, animales, y como escena central, la del nacimiento, en la que los niños nacidos a lo largo del último año y sus padres rotan en la caracterización de José, María y Jesús.
La noche del 6 de enero, cuando el Belén viviente de Montemolín cierre sus puertas, se hará balance del número de visitas, que este año ha roto todas las cifras anteriores, llegando incluso a quintuplicar a su número de habitantes. La entrada es gratuita y dificulta el cálculo de quienes acuden. No obstante el alcalde computa tomando como referencia el número de magdalenas que se regalan entre quienes acuden al Belén, de las que ya se lleva repartidas varios miles.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Hoy.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.