La teoría de los cinco sentidos y la memoria

María Jesús Echániz Quintana, miembro del Colegio Oficial de Psicólogos de Extremadura, recurre a la Teoría de los Cinco Sentidos para explicar la influencia que las luces navideñas ejercen sobre la población. «Las luces navideñas ya están instaladas en la mayoría de las localidades y, aunque todos no lo deseemos, nos hacen pensar que la Navidad está ya aquí. Algunos pueden creer que esto se trata de una estrategia de marketing para precipitar el consumo en tiempos de crisis. Se sabe que el marketing sensorial, vivencial o experiencial, basado en la estimulación de los sentidos, incita a la compra y, con ello, a un mundo de sentimientos y emociones que generen experiencias gratificantes y a la vez compartidas. Los profesionales dedicados a esta tendencia comparten que la estimulación sensorial, visual, de luces, colores, sonidos, aromas y formas acrecientan la ganas de comprar», explica por escrito la psicóloga.

Echániz recuerda que nuestros sentidos seleccionan la estimulación y que recordamos un cinco por ciento de lo que vemos, un dos por ciento de lo que oímos, un uno por ciento de lo que palpamos, un 15 por ciento de lo que degustamos y un 35 por ciento de lo que olemos.

«Asociamos este porcentaje de recuerdos y sensaciones y las relacionamos a conceptos e ideas ya vividas y aprendidas provocando una amalgama de emociones que luego se transforman en una experiencia vivencial que es compartida», razona. «Y esta experiencia vivencial está llena de consumo compartido, pero que también es gratificante», concluye la psicóloga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos